×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
04 Enero 2010 04:40:49
Una cosa de locos
Este tipo de situaciones, solamente podrían ocurrir en el balompié mexicano. Me refiero a la recientemente iniciada séptima edición del Torneo Interliga, el cual está rodeado de una y mil raras circunstancias.

Se trata de una competencia entre equipos Aztecas, que se disputa en el vecino país del norte, como una eliminatoria para obtener dos oncenas que participen en la Copa Libertadores, que es un campeonato que corresponde a Conmebol. ¡Órale!

Para acabarla de amolar, es dirigido por silbantes gringos, que a su vez son designados por la Comisión de Árbitros estadounidense; pero que es sancionado desde el punto de vista disciplinario por la “Santa Inquisición” de la FMF, bajo el reglamento vigente.

Se lleva a cabo en canchas que están al límite de la regla de juego, en cuanto a dimensiones y condiciones se refiere, por llamarles de una forma más elegante.

Se supone que los ganadores calificarán para la Copa Libertadores; es decir, se enfrentarán a la crema y nata del cono sur, lo más granado y lo más importante, oncenas que recientemente resultaron campeones en su torneo doméstico.

A cambio, por México participan en el Interliga, una bola de equipos que no han logrado un título, ni jugando a las “coladeritas” u otros, que tienen años y felices días de no ceñirse la corona y es entonces cuando surgen las preguntas: ¿Tienen los merecimientos para jugar el prestigiado torneo continental? ¿Cómo es posible que equipos que tienen un pie en el averno de la Primera A y el otro en una cáscara de plátano tengan la osadía de pretender llegar a la Libertadores?

Aunque debemos de reconocer que poco a poco han venido mejorando muchas de las condiciones adversas con las que contaba el Torneo, como lo eran: la logística, los malos arbitrajes, las pésimas condiciones de los terrenos de juego, y la cantidad de patadas que se propinaban los contendientes; tanto así, que llegó a ser conocido como el “Interleña”, debido a lo violentos que resultaban ser los partidos.

Todo esto sin mencionar lo costosas que han resultado ediciones anteriores, debido a que los jugadores todavía no están en óptimas condiciones y elementos de primer nivel han salido gravemente lesionados: Oswaldo Sánchez, Saturnino Cardozo, El Pocho Insúa, El Chelito Delgado, por mencionar unos cuantos.

Pero al grito de “poderoso caballero es el billete verde”, todo tiene solución. Ni hablar… una cosa de locos

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5