×
Manú Dornbierer
Manú Dornbierer
ver +

" Comentar Imprimir
24 Noviembre 2018 04:00:00
Una fecha especial
Si eres chayotero y aún te queda un poco de respeto por tu oficio, no leas este escrito, porque te va a avergonzar. Si eres chayotero, como la mayoría cínica, enriquecida por su  prostitución y orgullosa de su divisa “el que no transa, no avanza”, lee : Te morirás de la risa de lo tremendamente tontos que somos algunos que no escribimos por intereses bastardos. Y si NO eres chayotero, léelo : ¡Te calentará el alma!

EXTRACTO DEL DISCURSO DE GERARDO VILORIA

Metepec, Edomex, 17.11.18.:“La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos garantiza el derecho de toda persona a dedicarse a la profesión que quiera hacerlo, siempre y cuando esta se desarrolle en el marco de la ley.

No obstante, lo anterior, hay un trabajo en particular que está específicamente protegido por nuestra Carta Magna, y ese es precisamente el del periodismo.

Para promover y alentar los valores y procedimientos democráticos en todas las esferas de la vida social, nuestra Norma Suprema alienta las libertades de pensamiento y expresión.

Es un hecho que los Constituyentes del 17 notaban de la importancia del periodismo y de su poderosa influencia en la transformación social.

Sabían, por ejemplo, de la relevancia que tuvieron los periódicos para informar y difundir información imprescindible durante la defensa de la República.

Grandes nombres desarrollaron, aún con el riesgo de perder la vida o la libertad, actividades de investigación, análisis y crítica.

Ireneo Paz, Guillermo Prieto, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, los hermanos Serdán y los Hermanos Flores Magón, son solo algunos de ellos.

Como impetuosa danza consagrada, desde siglos atrás, el periodismo en México, ha sido ejercido por muchos mexicanos de inteligencias mayores.

Las páginas de todos los periódicos han estado llenas de genialidad y brillantez a lo largo de las décadas, y sin ello no podríamos entender la democracia en que hoy vivimos.

Hilvanando los hechos históricos, puede sostenerse sin exagerar, que la prensa juega un papel crucial como guardián de la conciencia crítica de la sociedad.

Por ello, es tan grave que México esté convertido en uno de los países en donde hay mayores riesgos por ejercer esta profesión-vocación.

Ante el clima de hostilidad en que el periodismo se desarrolla hoy en el país, es fundamental que el Estado diseñe una nueva estrategia para proteger a esta profesión que, debe insistirse, tiene en función de su relevancia, su fundamento y sentido directo en nuestra Constitución.

Debe entenderse: los medios deben ser protegidos no porque sean solo una parte del juego democrático, sino porque el periodismo es tan relevante, que es la propia crítica social la que se encarga de desenmascarar a los impostores; es el diálogo agudo el que permite posicionar y rebatir argumentos; es siempre, a final de cuentas, la palabra la que persiste, la que sigue siendo guía y la que continúa orientando a la conciencia social hacia la libertad y la igualdad.

Sé que no, no somos especiales, ni deberemos serlo, pero nuestra tarea pertenece a la sociedad.

Nos callan para callar la voz de la gente, para controlar la información, para confundir a la opinión pública.

No olvidemos que la libertad de expresión es un bien social, obliga a un ejercicio permanente para hacer posible lo necesario.

Señoras y señores:

Puedo afirmar que ni las ideas han perecido ni la historia ha concluido.

En el mundo que estamos construyendo, los problemas marchan con apremio.

No obstante, las ideas transmiten concepciones de la vida y sentimientos, éstos son los únicos que pueden movilizar a la sociedad.

En torno a este escenario no olvidemos que somos producto y esfuerzo para lograr un mundo mejor.

Distinguidos invitados, sobresalientes colegas:

Con la remembranza que sublima, deseo en enfatizar que, en este empeño y compromiso superior, dejo -como juramento- mi palabra para continuar en cualquier ámbito en que me encuentre, exigiendo intencionalidad, conciencia y libertad.

Modelando mi deseo, con la humildad del iniciado, en un pasado en devenir, acudo a su comprensión para poner luz en la confirmación de muchas magias de una lengua materna de mi natal Oaxaca, al expresarles lo siguiente:

“Gutu den dia ga, akusti akusi niu”

(Aunque mis ojos no vuelvan a mirarte, mi corazón siempre te verá)

Metepec, Estado de México, 17 de noviembre de 2018

POSTDATA: Gracias por compartirme tu excelsa medalla.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5