×
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
28 Junio 2020 03:52:00
Una Mirada al Renacimiento
Escuchar Nota
El humanismo, término que hoy en día nos resulta bastante claro y necesario, aunque muchas veces tergiversado, no podría entenderse a cabalidad sin sumergirnos en el pensamiento y contexto renacentista.

Como bien sabemos, podemos considerar el periodo medieval, que antecede al Renacimiento, como un paréntesis en la Historia –con las pertinentes reservas que la frase nos despierta–.
Sabemos bien que la idea del humanismo, desarrollada a partir del siglo 15, estará cimentada en el pensamiento filosófico platónico y aristotélico, principalmente. Así que no es extraño, entonces, coincidir o al menos comprender la postura de hombres como Pico Della Mirandola, quien se sabe situado entre dos mundos confrontados ideológicamente: el medieval y el renacentista.

La visión teocéntrica y colectiva del mundo medieval impide al hombre plantarse ante la vida como un individuo autónomo, de ideas propias. El contexto feudal lo confina a una esclavitud condescendiente que hoy en día no nos resulta del todo ajena en el entorno económico en el que vivimos, aunque evidentemente con sus variantes. Pero no nos desviemos de la reflexión.

Gracias a pensadores como Tomasso Campanella podemos entender el lugar del hombre en el mundo: El hombre es el centro y la medida de todas las cosas, su visión del mundo no solo observa, sino crea.

La persona humana, para usar maliciosamente el término de Tomás de Aquino, es el centro y es a través de su razonamiento del mundo, por medio de las ciencias, la reflexión filosófica y retórica y, por supuesto, del arte que se planta frente a la sociedad para dignificar su existencia. El hombre ya no es un ser colectivo, sin individualidad, sino que merece el respeto en tanto es único y auténtico.

El humanismo es entonces un paso enorme en el desarrollo de los derechos humanos, un tanto descontextualizado el término, pero válido a la hora de entender el concepto y sus raíces hoy en día.
¿Y la música? Ah, ese universo inagotable. Acompáñame en la siguiente columna para cometer de la maravillosa música del Renacimiento.
Imprimir
COMENTARIOS