×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
11 Abril 2019 04:06:00
Una raya más al tigre: otros $200 millones en deuda
Justo cuando la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) está en su punto más alto de la última década, y por consecuencia no es recomendable contratar créditos, el Gobierno de Coahuila pidió dos préstamos en un plazo de dos meses. El primero por 550 millones de pesos, el 7 de diciembre pasado, y el segundo el 7 de febrero por 200 millones más. En ambos casos a un año de plazo, con HSBC, y argumentando “insuficiencias de liquidez de carácter temporal”.

La historia es cíclica. Con la mano en la cintura repiten la fórmula.

De entrada, el primer contrato se inscribió hasta el 30 de enero en el Registro Público Único de Financiamientos y Obligaciones de Entidades Federativas y Municipios. Es decir, 50 días después de ser formalizado. El segundo documento –prácticamente una réplica del firmado en 2018– ni siquiera ha sido registrado.

En el primer caso, luego de ser descubierta, el 18 de febrero la Secretaría de Finanzas no tuvo más remedio que revelar a través de un comunicado que sí pidió un crédito (para pagar “aguinaldos de burócratas y sindicalizados”, además de “bonos y gratificaciones al magisterio” y conceptos indefinidos a la UAdeC, ITS, Cobac, Cecytec, Universidad Tecnológica de Parras y el Instituto Tecnológico de Múzquiz), el cual había ocultado a la opinión pública y especialmente al Poder Legislativo. En el más reciente, en cambio, todavía no llegan las explicaciones.

Y aquí viene lo interesante: el negocio –para HSBC, por supuesto– radica en la TIIE del Banco de México fluctuante. En este momento alrededor de los 8.50 puntos aunque con la tendencia a subir 25 unidades cada trimestre. Eso significa, haciendo una proyección, que se ubicaría para mediados de abril en 8.75, a 9.00 en julio y 9.25 en octubre. A ello habría que agregar 70 puntos base, como se convino en ambos documentos con HSBC. La cifra final, por tanto, quedaría ya no en el 9.20 inicial, sino 9.45, 9.70 y 9.95 respectivamente conforme avance el calendario de 2019.

Eso significa que, por 550 y 200 millones de capital que prestó respectivamente HSBC al Gobierno del Estado, tendrá que desembolsar éste alrededor de 75 millones por concepto de intereses.

¿Tiene sentido endeudarse así?

Y eso que, según las actas de fallo SEFIN/SSIC/003/2018 y SEFIN/SSIC/001/2019, se trató de la mejor opción posible.

Escandaloso es que su órgano revisor, el Poder Legislativo, no tenga conocimiento de los préstamos en tiempo real ni tampoco posea información de primera mano, muchos menos privilegiada, y termine como cualquier persona: enterándose a través de los medios de comunicación. Vamos, ni siquiera han podido sentar a Blas Flores en el Palacio Legislativo para explicar qué pasa con las Finanzas.

Así como la Secretaría encabezada por éste responde cualquier cosa, dilata, y hace sistemáticamente nugatorio el derecho a la información de los ciudadanos, al Congreso del Estado y la Auditoría Superior entrega mes a mes una relación de la deuda pública en un renglón. Sí, en un renglón, sin detalles mínimos como el monto que se debe a cada institución bancaria en particular.

Y no pasa nada.

Cortita y al pie

Como se dejó por escrito el 12 de marzo en este mismo espacio, Finanzas informó de manera oficial que gastó 652 millones 945 mil pesos en “asesorías” durante 2018. Pero también informó de manera oficial a quien esto escribe que sólo gastaron, en ese mismo rubro, sólo 11 millones 350 mil pesos.

Ese incidente, para contextualizar, revela en el fondo incapacidad para cumplir compromisos, desaseo, e irresponsabilidad en la gestión financiera.

¿Qué le hacen realmente al dinero una vez que entra a la licuadora de recursos?

La última y nos vamos

Mientras nada impida que se puedan pedir nuevos créditos a corto plazo gracias a “insuficiencias de liquidez de carácter temporal” (y técnicamente desde 2011 Coahuila padece “insuficiencia de liquidez de carácter temporal”) un rosario de mini deudas podrían acumularse a la deuda mayor en lo que resta del sexenio.

Ojo. Más rayas al tigre.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5