×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
27 Septiembre 2019 04:05:00
Una solución: el canibalismo
UNA SOLUCIÓN: EL CANIBALISMO
“Un economista sueco que habló en la cumbre de Estocolmo ofreció una posible táctica inusual para combatir el cambio climático global: comer carne humana. El profesor e investigador de la Facultad de Economía de Estocolmo, Magnus Soderlund, dijo que cree que comer carne humana, derivada de cadáveres, podría ayudar a salvar a la raza humana si solo la sociedad mundial ‘despertara a la idea’. El argumento de Soderlund en favor del canibalismo humano fue el tema central durante una charla de panel llamada ‘¿Puedes imaginar comer carne humana?’. Los tabúes ‘conservadores’ contra el canibalismo, dijo, pueden cambiar con el tiempo si la gente simplemente intenta comer carne humana. Algunos de los puntos de discusión en el seminario incluyeron si los humanos eran demasiado egoístas para ‘vivir de manera sostenible’ y si el canibalismo es la solución para la sostenibilidad alimentaria en el futuro. Cuando se le preguntó si personalmente probaría la carne humana, Soderlund dijo que estaba abierto a la idea. ‘Me siento algo vacilante, pero no parezco demasiado conservador ... tendría que decir ... que estaría abierto para al menos probarlo’, dijo a TV4 de Suecia. Sugirió opciones más plausibles, como comer mascotas e insectos. Sin embargo, antes de que la carne humana se convierta en la próxima tendencia de la cocina, la historia muestra que existen riesgos potenciales para la salud. Una tribu en Papúa Nueva Guinea practicaba comer a sus muertos como una alternativa a permitir que sean consumidos por gusanos. La práctica cultural condujo a una epidemia de una enfermedad llamada Kuru, también conocida como la muerte de risa. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de EU, esta enfermedad incurable y neurodegenerativa es causada por una proteína infecciosa que se encuentra en el tejido cerebral humano contaminado. La práctica del canibalismo entre la gente de Nueva Guinea llegó a su fin en 1960”. (Una especie de enfermedad de las vacas locas. ¿Una alegoría de la descomposición del sistema financiero global, que ahora obviamente se ha vuelto demente, emitendo trillones de papel fíat y entrando en el pantano de los intereses negativos?)
 
CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE
Ay, estos suecos, siempre tan sensatos y prácticos. Lástima que también en ese susto se les adelantó la ficción popular, como siempre. En este caso, nada más como medio siglo. Wikipedia: Cuando el Destino nos Alcance (título original: Soylent Green) es una película estadunidense de 1973, basada con muchos cambios en la novela Make Room! Make Room! (1966), de Harry Harrison (que explora las consecuencias sociales del crecimiento irrefrenado de la población).
La industrialización del siglo 20 llevó al hacinamiento, la contaminación y al calentamiento global debido al ‘efecto invernadero’. En el año 2022, en este futuro distópico, la ciudad de Nueva York está habitada por más de 40 millones de personas (hoy en realidad no llega ni a la mitad de esa cantidad), físicamente separadas en una pequeña élite que mantiene el control político y económico, con acceso a ciertos lujos como verduras y carne, y una mayoría hacinada en calles y edificios donde malvive con agua en garrafas, y dos variedades de un producto comestible: Soylent rojo y Soylent amarillo, que son la única fuente de alimentación, ya que los alimentos naturales son un privilegio para los sectores dominantes. La compañía Soylent es una empresa que fabrica y provee los alimentos procesados de concentrados vegetales a más de la mitad del mundo. Soylent verde es el nuevo producto alimenticio sacado al mercado, basado en plancton, según la publicidad de la empresa… El final de la película muestra a Heston mal herido manifestando a los que le socorren la terrible realidad escondida: ‘¡Soylent Green es gente muerta!’. Un mensaje que no ofrece ninguna solución a lo que ya se ha generado. Lógicamente dirigido a las personas de la época actual incitándolas a preservar la Tierra y su medio natural”.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65