×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
25 Julio 2020 04:00:00
Urgen buenos ejemplos
Escuchar Nota
Cuando niños, aprendemos lo que nuestros padres nos enseñan. En la escuela, reforzamos lo que llevamos desde casa. Y todo eso lo podemos transmitir al convivir con otras personas.

Es en el hogar realmente donde se aprenden los valores con los que nos hemos de guiar en nuestra vida. Por eso es y será siempre necesario tener buenos ejemplos.

Si hacemos un recuento de lo que aprendimos de niños, nos daremos cuenta de que las generaciones anteriores, sin importar el nivel social que tuvieran, valoraban mucho la educación para sus hijos. ¿Qué esperaban de ellos? Que fueran buenas personas, buenos ciudadanos, respetuosos, ante todo.

Sí, el respeto es un valor que se manifiesta en la gente buena, educada, con buenos principios.

Es una lástima que ese valor se haya ido perdiendo a través de los años.

Lo vemos con frecuencia; niños de escuela, que asisten a buenos colegios pero con un pésimo comportamiento. Miramos a los padres, algunos profesionistas, buenos carros, buen trabajo, muy buen nivel de vida.

Sin embargo, al escucharlos reclamar al maestro de sus hijos por algún incidente en la escuela, nos damos cuenta de inmediato que ahí faltó algo muy importante: Una buena enseñanza en casa.

Lo estamos viendo con mucha frecuencia en la actualidad, en todos los ambientes. La clase política por supuesto, no es la excepción.

No me voy a detener a analizar cómo llegaron algunos a ocupar cargos porque creo que todos lo sabemos. Son las cuotas, los regalos o como quieran llamarle por su “lealtad” a una persona o grupo político.
Por eso no siempre vemos a los mejores ocupando cargos públicos, sino a los “cuates” o a los que son ignorantes, por lo tanto, fáciles de manejar.

Las Cámaras, de Diputados y Senadores han mostrado la sumisión al presidente y no lo disimulan. ¿Son honestos? ¡Por supuesto que no! Nos falta al respeto a todos los ciudadanos. Ellos olvidan con frecuencia que no son representantes ni de un político, así sea el presidente, ni de un partido político.

Están para analizar la problemática nacional y velar por los intereses de las instituciones. De ninguna manera están para levantar la mano para aprobar lo que alguien les ordena.

Con el nuevo Gobierno hemos observado algunos pésimos ejemplos. El manejo de la pandemia; las mentiras que se han dicho. Que si los hospitales estaban listos para recibir a los pacientes con Covid-19; que había medicamentos para todos.

La realidad nos ha mostrado otra cara, muy distinta a lo que se había dicho. Nosocomios sin insumos, personal médico y de enfermería sin el equipo necesario que los protegiera adecuadamente. Todo el personal que ha estado luchando en el campo de la salud, merecía respeto y atención desde antes de hacer frente a una situación que se tornó muy grave y dolorosa.

¡Ah! Pero inexplicablemente se “contrataron” médicos cubanos para apoyar en las tareas a los médicos mexicanos. ¡Falso! Los nuestros, son los que han enfrentado las carencias, desvelos, los que han recibido desprecios de quienes, desagradecidos, han llegado a responsabilizarlos por no atender a sus familiares o porque han perdido la vida.

Al gobierno de Cuba se le regalaron varios millones de dólares que no equivale a sueldos de sus médicos. Eso es engañarnos y faltarnos el respeto.

Los médicos cubanos, cumplen horarios, los han transportado en un buen autobús de lujo (algo que en su isla de seguro no disfrutan), mientras que los nuestros, se han expuesto al contagio y no pocos han sufrido ya la enfermedad y han perdido la vida.

Todo el personal sanitario, merece el reconocimiento a su valor, a su entrega, a su amor al prójimo.

El Gobierno no tuvo dinero para comprar los medicamentos para pacientes con cáncer y privó a muchos niños de recibir su tratamiento. En cambio, tuvo para darle los millones de dólares al gobierno de Cuba. Ha tenido dinero para satisfacer sus caprichos, llámese aeropuerto, Tren Maya o darle a sus “compromisos” (ninis, que manejan sus “benditas” redes para insultar).

Nuestro país necesita urgentemente de buenos ejemplos, de personas, de políticos que respeten a los ciudadanos, que demuestren verdadero amor a la Patria no al cargo. Gobernantes que gobiernen para todos no para un grupo político. Hombres y mujeres que sean capaces de conciliar no de dividir.

Gobernantes que nos respeten, no pretendan “vernos la cara” con sus mentiras y engaños. Urgen buenos ejemplos, porque los malos hacen mucho daño. ¿Un ejemplo más? El uso de cubrebocas. Mentira tras mentira de quien difícilmente acepta que está equivocado.
Imprimir
COMENTARIOS