0
×
1
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
31 Enero 2019 03:52:00
Usted perdone, señor narco
Decía John Lennon: The war is over. Y con el pretexto de que la guerra había acabado, se casó con Yoko Ono, lo cual no le perdona naaadie. Usualmente cuando una guerra concluye, la gente sale a festejar, se besan en las calles, bailan sin preocupación, beben como si no hubiera mañana, celebran la vida. En México ayer se anunció que la guerra contra el narco había concluido, y extrañamente no veo a nadie echando cuetes. Vaya, ni una miserable cerveza me invitaron por el fin de la guerra. Pareciera que los mexicanos no se creyeron (ellos, yo sí lo creo completamente) lo que dijo el amado líder, varón de los pantanos, teórico de los hidrocarburos, azote de los “fifís”, en el sentido de que la guerra contra el narco... ¡ya se acabó! En serio, en serio, en serio eso fue lo que dijo ayer Andrés Manuel López Obrador en su show mañanero: que su gobierno ya no va a perseguir a los capos de los cárteles y que la guerra contra el narco ya se acabó. Así, sin más, se acabó. Y eso me parece muy bien, ahora nada más falta avisarle a los güeyes que siguen transportando drogas por todo México, a los narcos que controlan buena parte de Tamaulipas, a los huachiconarcos que quemaron autos en Guanajuato, a los tepinarcos del Barrio Bravo aquí en la CDMX, también a los narcos que tienen del cogote a los productores de aguacate en Michoacán y a los narcos que obligan a los campesinos a cultivar amapola en la sierra de Guerrero. Hay que avisarles a todos ellos que el Gobierno ya no les hará la guerra, para que se pongan a festejar.

No sé qué pienses, pero me da la impresión que esta guerra no la ganamos. De hecho, todo indica que la perdimos, pero el Presidente busca que parezca un gran triunfo, pero en realidad creo que es como cuando la Selección Nacional empata contra Martinica, Haití, San Vicente o alguna otra isla caribeña cuyo equipo de futbol se armó la semana previa al partido. Eso de “ya se acabó la guerra” me suena a como cuando te peleas con el novio o la novia y de pronto dice: “Bueno, ya, no vamos a seguir discutiendo”, como si tú fueras quién decide cuándo apagar o prender el botón de encendido del enojo de tu pareja. Usualmente decir “no vamos a seguir discutiendo” es el inicio de oootra gran discusión. Y el que no lo crea es porque es un foreveralone.

Maduro inmaduro

¿Qué vamos a hacer con Venezuela? Donald Trump dice que hay que obligar a Nicolás Maduro a entregar el poder y Andrés Manuel López Obrador dice que hay que dejar que los venezolanos resuelvan sus broncas. ¿Quién tiene razón? Curiosamente los dos. Y lo que más horror me causa es estar de acuerdo con ambos. Quisiera suicidarme antes de decirlo, pero los dos tienen razón. El problema es ni Trump ni AMLO tienen la menor idea de cómo lograr lo que proponen. Y es que el problema en Venezuela es más complejo que el peinado de Olga Sánchez Cordero. Es más fácil entender la telenovela de El Señor de los Cielos que entender lo que hay detrás de toda la bronca en Venezuela. En resumen es que hay un gobierno que tiene un gran respaldo popular (me suena), pero que toma decisiones autoritarias (me suena), absurdas (sí me suena), sin sentido (me requetesuena) y que mantiene aplastada a la oposición (sí, sí suena), por lo que la vida democrática en ese país es una farsa aunque se hagan elecciones. Y todo porque el líder de ese país era un tipo que se creía el salvador de la patria y se dedicó a regalar dinero, llevando a Venezuela a la ruina. Cualquier parecido con nuestra realidad no es mera coincidencia.

¡Nos vemos el domingo!
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95