×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
15 Octubre 2019 04:05:00
Vecinos en alerta
El termino de gobierno paternalista fue muy escuchado en nuestro país durante muchos años atrás y aunque por su definición dentro del marco jurídico o constitucionalidad es muy diferente a lo que la gente lo entiende o bien usado en discursos políticos del pasado.

Su concepto era más inclinado a lo semejante de un padre en su núcleo familiar en su concepción de sobre proteger a los hijos en todo, pero primordialmente en brindarle ayuda económica o bienestar económico de una u otra manera.

El pueblo de México se quedó acostumbrado bajo este erróneo concepto de estar exigiendo y extendiendo solamente la mando para ayuda a las diferentes imágenes de autoridad municipal, estatal y federal. Se hiso un mal hábito por parte de la población de solamente exigir como si se tratase de un derecho constitucional cuando no lo es de solamente pedir sin dar nada a cambio.

La gente todavía tiene esta vieja costumbre y sobre todo una mala memoria en donde resulta más cómodo criticar que hacer al respecto como obligación ciudadana.

Un ejemplo de ello son aquellas plazas públicas que son entregadas por los diferentes alcaldes del país cuya misma sociedad son quienes acaban con ellas porque los mismos colonos lo permiten ante la indiferencia de la denuncia.

La inconciencia de la gente de cuidar bien esos parques públicos como es el cuidado de su vegetación, los juegos como el columpio, el resbaladero, entre otros juegos para niños, y en ocasiones hay equipo para ejercitar especial para el exterior entre otros espacios de diversión como canchas de futbol o basquetbol.

Es la misma gente que vive ahí, quienes hacen sus fechorías para acabar con ellos en un corto plazo dándole un uso inadecuado como es desde adolescentes y adultos quienes juegan en equipos diseñados para el peso normal de niños o bien las mismas pandillas quienes ensucian los parques o se ponen a hacer grafitis en esos espacios públicos y ningún vecino es para decirles algo o mucho menos para denunciarlos.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65