×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
12 Diciembre 2018 04:02:00
Veinte años de Chávez
El 6 de diciembre de 1998, hace poco más de 20 años, Hugo Chávez logró su primer triunfo en una elección presidencial en Venezuela. El triunfo del teniente coronel en retiro sorprendió a muchos, pues en febrero de 1992 había encabezado un intento de golpe militar contra el presidente Carlos Andrés Pérez.

Chávez fue perdonado por el propio Mandatario, pero utilizó su libertad para buscar nuevamente el poder, ahora a través de las urnas. El que los electores hayan elegido a un golpista sorprendió a los demócratas, aunque esto era consecuencia del desprestigio al que habían caído los partidos que habían dominado la vida democrática del país.

Una vez que llegó a la Presidencia el 2 de febrero de 1999, Chávez empezó a tomar medidas para mantenerse en el poder. En el mismo 1999 modificó la Constitución para garantizarlo y para darse nuevas facultades. De hecho, habría de ser Presidente hasta su muerte, en 2013, y fue sucedido por un delfín que él mismo designó, Nicolás Maduro, quien hasta la fecha es Presidente. En 2016, los partidos del régimen perdieron las elecciones legislativas, pero la respuesta de Maduro fue despojar de poderes a la Asamblea Nacional y crear una nueva Asamblea Constituyente, la cual actúa bajo las órdenes del Presidente.

Muchos demócratas y empresarios apoyaron la elección original de Chávez porque consideraron que este ofrecía un nuevo camino para construir un país más próspero. Algunos inversionistas se congratulaban en un principio de todo el dinero que estaban ganando en el nuevo régimen, ante el acelerado crecimiento de la economía.

Chávez compraba lealtades con dádivas a las personas de escasos recursos y con contratos gubernamentales a los empresarios. Los altos precios del petróleo durante buena parte de su Gobierno ayudaron a generar la idea de que el Presidente había encontrado un camino fácil para la prosperidad que los gobiernos anteriores, por su corrupción e ineptitud, no habían seguido.

Chávez también demostró que no estaba dispuesto a aceptar críticas. Censuró a los medios y a los periodistas que lo criticaron. En 2007, canceló las concesiones y confiscó los activos de Radio Caracas Televisión, la principal televisora del país. Castigó y censuró también a otros medios críticos, hasta lograr una casi absoluta unanimidad. Las expropiaciones que empezó a hacer a diestra y siniestra de empresas que no hacían lo que él quería provocaron un desplome de la inversión privada. Pronto empezó la escasez de productos y el deterioro del nivel de vida. Cuando las cosas empeoraron, el Gobierno dejó de dar a conocer información económica o abiertamente manipuló las cifras.

Venezuela fue en un momento, gracias al petróleo, uno de los países más prósperos de Latinoamérica. Hoy es uno de los más pobres, aunque no sabemos cuánto por la falta de estadísticas fiables. Se piensa que nada más en 2017 la economía se desplomó 16.6% (tradingeconomics.com), lo cual se suma a caídas muy fuertes en años anteriores. La inflación alcanzó en noviembre de este 2018 la cifra de 1,299,724% anual, según la Asamblea Nacional, que ofrece cifras ante la falta de estadísticas oficiales.

Maduro culpa a Estados Unidos del desplome. Muchos venezolanos responsabilizan a Maduro, pero siguen adorando a Chávez. Los economistas entienden, sin embargo, que las políticas de Chávez estaban destinadas a producir este desenlace.

Chavistas

El presidente López Obrador ha dicho muchas veces que no busca imitar ni a Chávez ni a Maduro. Pero hay políticos a su alrededor, como Yeidckol Polevnsky y Héctor Díaz Polanco, de Morena, o el diputado del PT Gerardo Fernández Noroña, que consideran a Venezuela como un ejemplo a seguir.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5