×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
22 Diciembre 2014 04:00:26
Veinte exitosos años de libre flotación
Por: Guillermo Garza de la Fuente
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo) / @guillermo_garza


Un día como hoy, pero de 1994, el país se colapsaba, perfilándose a una de las crisis económicas más dramáticas en nuestra historia.

También ese día se tomó una de las decisiones más trascendentales en la conducción de la política económica del país. El Banco de México dejó de intervenir en el mercado cambiario, abandonando el esquema de bandas de flotación y optando por el de libre fluctuación.

Los hechos que sucedieron en los meses previos, como el levantado armado del EZLN en Chiapas, el asesinato de Luis Donaldo Colosio y el de Ruiz Massieu fueron cruciales en el rumbo que tomaría la historia.

Aunado a lo anterior, que provocaba un nerviosismo natural en los inversionistas, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) aumentaba las tasas de interés y ello reforzaba aún más la salida de capitales del mercado nacional, presionando al tipo de cambio.

Las condiciones macroeconómicas internas tampoco ayudaban mucho. El Gobierno optó por un mayor endeudamiento ¡y en dólares!, para aminorar la fuga de capitales.

El déficit en cuenta corriente era insostenible. En 1994 representaba el 8% del PIB, una magnitud estratosférica. Los mercados sabían que el Gobierno tendría que hacer algo para revertirla. Y la única opción era devaluar. Ello acentuaba la fuga de dólares.

Para mantener el peso dentro de la banda, el Banco de México (Banxico) recurrió a la venta de dólares de las reservas internacionales. Dados los niveles de paranoia ante la fragilidad de las condiciones macroeconómicas, ello representaba aventar dinero a un barril sin fondo.

La hemorragia de reservas internacionales implicó que de enero de 1994 a diciembre del mismo año pasáramos de tener 26 mil 273 millones de dólares (mdd) a 6 mil 148 mdd.

Los días del 19 al 21 de diciembre constituyeron los momentos cruciales de esta historia.

El lunes 19 de diciembre los integrantes del Pacto son convocados por la noche a una reunión extraordinaria. El Pacto fue el instrumento exitosamente implementado por Salinas, para lograr atemperar la inflación heredada por De la Madrid.

El Pacto estaba integrado por representantes del sector empresarial, de los trabajadores y del Gobierno. Cada uno se comprometió en su momento a adoptar medidas para amarrar la inflación. El compromiso del Gobierno fue el controlar el tipo de cambio. Cualquier decisión que implicara mover la paridad tenía que pasar por la aprobación de aquel.

Durante esa reunión, ya entrada la madrugada del día 20, se decide ampliar la banda de flotación en un 15 por ciento. La medida causó más pánico en los mercados financieros durante los días siguientes.

Tan sólo el 21 de diciembre, la fuga de dólares provocó que las reservas se colapsaran en 4 mil mdd. En un solo día perdimos la cuarta parte de lo que quedaba en reservas. A ese ritmo sería cuestión de horas para que se vaciaran las arcas del banco central.

Era el momento de tomar decisiones y el 21 por la noche, tras una nueva reunión de los integrantes del Pacto, Hacienda anunciaba que se dejaría flotar libremente el peso.

Al día siguiente, amanecimos con un nuevo sistema cambiario. Banxico dejó de intervenir en el mercado y la cotización se disparaba más.

Lo que le sigue es la historia que ya todos conocemos: crisis, devaluación quiebras, etcétera.

Esa misma decisión que se tomó y nos fulminó de golpe, fue a la vez uno de los cambios más trascendentales. La adopción del régimen de tipo de cambio flotante hoy cumple 20 exitosos años.

Las bondades de este sistema han sido más que obvias. Pretender enumerar cada una merecería un espacio aparte. Del error de diciembre, se aprendió, y se aprendió bastante. Aprendimos a privilegiar la estabilidad económica por encima de cualquier otra cosa.

Tal cual ave fénix, fuimos capaces de renacer de entre nuestras cenizas.

Coordinador de carreras jurídico-administrativas de la Universidad LaSalle Saltillo.

Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5