×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
13 Marzo 2019 04:06:00
Violencia doméstica
Esta es una historia de monstruos, de los de carne y hueso, y que conviven con nosotros.

Hoy, al menos 11 saltillenses fueron agredidos en sus propios hogares. Mujeres y niños recibieron golpes, maltratos, incluso abusos sexuales a manos del esposo o padre, de algún familiar. Y esto pasa todos los días.

Los datos que revela la Unidad de Integración Familiar del Municipio no son cosa menor y deberían significar una verdadera llamada de alerta.

De las mil llamadas de auxilio que se reciben en promedio cada mes en esta ciudad, 335 son reales, entre 11 y 12 casos diarios.

Y para dimensionar de qué estamos hablando, el balance que tienen las autoridades a nivel estatal es aterrador: por ejemplo, en 2018 se presentaron 295 denuncias por abuso sexual, 136 por abuso a menores, 82 por acoso, 139 por violación, 51 por agresión “equiparada a la violación”, 8 de violación conyugal y 24 de hostigamiento sexual.

Todo esto en lo que debería ser un santuario, tal vez el único lugar donde mujeres y niños deberían estar y sentirse 100% seguros, el interior de los hogares.

Y se debe ponderar que aquí, en Saltillo, los expedientes que acumula la Pronnif revelan un verdadero infierno en centenares de hogares.

Algunos detallan agresiones que ponen a prueba hasta al más curtido, que desafían lo que sabemos, por las noticias de este México bárbaro, de lo que un ser humano es capaz de hacerle a otro.

Sí, en nuestras colonias, en centenares de viviendas, la realidad supera a la ficción… y estamos hablando de películas de horror. Esto también es Saltillo y debemos estar conscientes de ello.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5