×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
02 Junio 2019 03:58:00
Volver a nuestros orígenes
El 5 de junio de cada año se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, fecha elegida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para motivar una reflexión global sobre los retos en materia ambiental. El tema para 2019 es: “Contaminación del aire”, y tiene por objeto la difusión de la problemática derivada de la mala calidad del aire, así como las alternativas para reducir dicha contaminación a través de energías renovables y tecnologías verdes.

Desafortunadamente, los datos revelan que aún estamos muy lejos de asegurar un medio ambiente sin contaminantes. De hecho, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), ha reportado que el 92% de la población mundial no respira aire limpio, a lo cual se suma que aproximadamente 7 millones de personas en todo el mundo mueren prematuramente cada año por esta causa. Asimismo, la UNAM señala que actualmente se presentan alrededor de 21 mil muertes al año asociadas con la mala calidad del aire.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta que la exposición a contaminantes del aire es uno de los problemas prioritarios que incrementan la morbilidad (cantidad de enfermos) y mortalidad (cantidad de muertes) de la población. En tal sentido, “la emisión de contaminantes generados por los incendios forestales, las quemas agrícolas, la combustión de basura y llantas, los vehículos automotores, la industria manufacturera, la erosión de suelos, los basureros a cielo abierto y las aguas residuales actualmente contribuyen en forma importante a la contaminación del aire y son los responsables de episodios de contingencias locales y globales” como las que se vivieron en diversas ciudades mexicanas en el mes de mayo de 2019.

A su vez, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha identificado diversos efectos de la mala calidad del aire, entre ellos: un mayor riesgo de mortalidad y morbilidad generadas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares, cáncer de pulmón en niños y adultos, así como un incremento en gastos por atención médica y días laborales perdidos, ausencias escolares, incremento en las admisiones hospitalarias por enfermedades respiratorias, y efectos adversos en el crecimiento del feto por la exposición a la contaminación durante el embarazo.

La autoridad federal responsable de dar seguimiento a la calidad del aire, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), informa que de las 241 estaciones de monitoreo atmosférico que existen en México no todas cuentan con mantenimiento apropiado, lo cual impide que sus reportes sean exactos, a lo que se suma que dicho número es insuficiente para cubrir las necesidades del territorio nacional.

A nivel global, Naciones Unidas elige a un país distinto cada año para realizar las celebraciones oficiales del Día Mundial del Medio Ambiente. En 2019 este honor recayó en China, país que habrá de realizar eventos conmemorativos en diversas ciudades, teniendo como sede principal la ciudad de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang. Cabe recordar que China posee la mitad de los vehículos eléctricos y el 99% de los autobuses eléctricos que circulan en el mundo.

Como es sabido, la vida y su permanencia se sustenta en tres columnas fundamentales: aire limpio, agua limpia y suelo fértil, todas ellas necesarias para asegurar el bienestar de las generaciones presentes y futuras. Sin embargo, la degradación de estos recursos es creciente y la labor para restaurarlos es una tarea pendiente.

¿A qué hora nos apartamos de nuestros bisabuelos y abuelos que nos enseñaron a convivir con la naturaleza? Recuerdo que en la casa de mi bisabuela los techos altos y las paredes de adobe permitían contar con una temperatura al interior bastante agradable, sin necesidad de abanicos o incluso refrigerador.

Era una época en donde el reciclaje y reúso eran cotidianas. De niña iba a la tortillería con una servilleta que se utilizaba una y otra vez, o a la tienda con una bolsa o red de materiales naturales y que pasaban de generación en generación.

Les invito a charlar con sus abuelos y padres para darse cuenta de la enorme cantidad de cambios que hemos experimentado. No hace falta ser experto en medio ambiente o cambio climático para identificar en estas charlas cómo se ha modificado la temperatura, cómo ha cambiado la distribución y cantidad de las lluvias, cómo nuestros ríos se han contaminado y perdido su caudal. En este último caso recordemos al río Monclova, que en mi niñez todavía era apto para acercarse a jugar y presenciar la vida que rebosaba en él.

Hoy nos estamos dando cuenta que tenemos que reflexionar, empezar a ver nuestros errores y corregirlos. Algunas entidades han empezado a prohibir las bolsas de plástico y los popotes. No dudo que el Congreso de la Unión seguirá estos pasos. Estoy segura que algún día cambiaremos nuestros hábitos de producción y consumo en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5