×
Joel Almaguer
Joel Almaguer
ver +
Inició sus estudios en la Universidad Autónoma de Coahuila, donde tuvo como maestros a Gerardo Monjarás y en sus últimos años al reconocido pianista regiomontano Gerardo González. Ha desarrollado su actividad musical como pianista en danza y como acompañante de cantantes principalmente. Ha participado en musicales como pianista. Imparte diplomados en historia de la música para la UAdeC. El año pasado vivió en Francia donde tuvo oportunidad de compartir su talento musical. Música Sobre Ruedas es un proyecto que ha desarrollado para compartir música en espacios públicos. Actualmente también es miembro de la Orquesta Filarmónica del Desierto donde participa activamente en el Coro Filarmónico. [email protected]

" Comentar Imprimir
26 Abril 2020 03:35:00
Wolfgang Rihm
Escuchar Nota
Cuando pensamos en música del siglo 20 es común tener algunas opiniones a priori y gran parte de estas son negativas, y quizás existan ejemplos que nos den la razón, pero también existen valiosas excepciones, como por ejemplo Wolfgang Rihm.

Este músico alemán, que nació el 13 de marzo de 1952, se convirtió en una figura a respetar con apenas 22 años, con una obra de nombre Morphonie.

Su obra es numerosa y abarca los más diversos géneros de la música académica. Y aún cuando en su formación a pasado por distintas etapas, su obra pudiera percibirse como una antítesis al vanguardismo de su época.

En los años en que Luigi Nono, Luciano Berio, Pierre Boulez y Stockhausen, por ejemplo, realizan en el IRCAM y otros centros de investigación sonora, obras musicales de exploración técnica y de frecuencias, Wolfgang Rihm se aparta de estos arriesgados límites y se centra en la música postromántica de Schönberg o Mahler.

Por supuesto que Rihm tiene influencias de numerosos músicos, incluso de los vanguardistas como Nono o Feldman, podemos notarlo en su obra orquestal o de cámara, sin embargo es la intensa emotividad de Mahler lo que podemos apreciar en su obra con mayor frecuencia.

Así que no podríamos hablar de una franca negativa a lo vanguardista de los compositores mencionados más arriba, pero sí una autonomía en su búsqueda musical.

Su obra es catalogada dentro de la llamada Nueva Simplicidad, que se desarrolla en los setentas y ochentas en Alemania principalmente y que buscaban un retorno a la tonalidad, pero con una mirada ya transformada por las aportaciones que el siglo 20 trajo consigo.

Su sinfonía Nähe fern, dividida en cinco movimientos es un claro ejemplo de cómo las sinfonías de Gustav Mahler y La Noche Transfigurada, de Arnold Schönberg dejan una profunda impresión en el compositor y lo influyen grandemente.

El lenguaje es grandilocuente y lleno de emociones con un uso de orquesta grande que permite una amalgama sonora densa y profunda. Pero también Max Reger y sin duda Olivier Messiaen, se perciben entre las partituras de Rihm, como por ejemplo en sus Tres Fantasías para Órgano que son disfrutables de principio a fin.

Las influencias en Wolfgang son variadas como podemos ver, pero no por ello su música carece de carácter propio, sino todo lo contrario: es este conocimiento de la literatura musical lo que le permite tener un lenguaje rico en colores y expresiones para poder crear toda su música.

Imprimir
COMENTARIOS