×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
27 Septiembre 2018 04:00:00
¿Y dónde está el chef?
La ley de la oferta y la demanda no siempre aplica de manera irremediable y baste preguntar a un cocinero o chef en la plaza cuánto le pagan para saber algunas de las respuestas a la mala atención que se tiene en algunos restaurantes de Saltillo.

Un establecimiento necesita de al menos dos chefs o dos cocineros que atiendan un par de turnos y que son los responsables de la sazón, presentación, emplatado, condimentación y temperaturas de cada uno de los alimentos que salen de su cocina. Sin embargo, su remuneración económica no va conforme a la responsabilidad que tienen.

¿Sabe usted cuánto gana un chef con experiencia? Bueno, uno bien pagado obtiene alrededor de 9 mil pesos mensuales, mientras que un chef principiante está en los 6 mil pesos al mes y un cocinero experimentado gana de 4 mil 800 a 5 mil 200 pesos.

La industria restaurantera en Saltillo enfrenta una crisis de carencia de personal preparado, capacitado y con experiencia porque la industria manufacturera se llevó el recurso humano disponible.

Un restaurante de la cadena Alsea en esta ciudad tiene a sus vendedoras o meseras preparando los alimentos que los comensales solicitan, pero es tan poco su personal que limitan las áreas en donde no servirán y su atención es deficiente, y no porque quieran, sino porque no tienen trabajadores suficientes.

Un restaurante bar ubicado en la calle Rufino Tamayo cuenta con un chef, pero no se da abasto y el administrador habilitó una mesera como ayudante de cocina, es decir, lava los trastos y cocina también cuando el chef toma un descanso, de ahí que una pizza tarde 45 o 50 minutos en llegar a la mesa.

Y es que en Saltillo no sólo hay crecimiento industrial, pues el negocio de los restaurantes y alimentos condimentados también tiene un elevado grado de inversión. En este momento se tienen más de 300 restaurantes en la capital del estado de acuerdo, con cifras de la Canirac. Y la cifra seguirá en aumento por las plazas comerciales que están por abrir y que en promedio tienen cada una más de 10 locales que también absorberán personal.

Al observar el comportamiento de la industria restaurantera en la plaza, es sencillo darse cuenta de que no ha reaccionado como lo hizo el serctor comercio, que aunque ha dado aumentos mínimos en las remuneraciones, debió moverse en la dirección correcta para contar con personal, ajuste que los restaurantes no han hecho. Ellos se escudan en las propinas.

Y bajo esta situación, el servicio que los establecimientos ofrecen es cada vez más deficiente porque se tardan en servir 30 y hasta 45 minutos los alimentos solicitados, es decir, si usted pide de desayunar, le servirán de comer, y si pide de comer, le traerán la cena.

Veamos el caso de Los Bisquets de Obregón, franquicia de reciente apertura en la ciudad pero que retrasó dos meses y medio sus operaciones porque no lograba reunir el equipo completo de personal.

Caso similar vivió la cafetería Punta del Cielo, segunda que se abrió en Saltillo, la cual enfrentó retos importantes en la integración de su equipo de servicio al público y abrió su punto de venta después de lo planeado. Y es que durante meses tuvo un anuncio de solicitud de personal sobre el bulevar Musa de León.

Hoy se preparan más aperturas de restaurantes en la ciudad, pero el gran problema es la carencia de recursos humanos, por lo que para el comensal que acuda a los diferentes negocios no tendrá una buena experiencia y enfrentará un mal servicio del restaurante al que acuda a desayunar, comer o cenar. ¡Bon appétit!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5