×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
29 Marzo 2019 03:42:00
¿Y por qué no?
En un acto de patriotismo puro, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en días pasados, solicitó al rey Felipe de España y al papa Francisco que pidan perdón a los pueblos originarios de México por los abusos cometidos durante la Conquista de nuestro país, sucedida exactamente hace 500 años.

“Envié una carta al rey de España y otra carta al Papa para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a los derechos humanos”, dijo el Presidente.

“Hubo matanzas, imposiciones. La llamada Conquista se hizo con la espada y con la cruz”, agregó el mismo, en su cuenta de Facebook.

Ahí también el Mandatario adelantó que pedirá perdón a indios mayas y yaquis, lo anterior por la conducta irracional y represiva del gobierno de Porfirio Díaz, en los años 1872 a 1910, la cual ocasionó la muerte de más de 20 mil Yaquis Sonorenses. “Tenemos que pedir perdón y que el año 2021 sea el año de la reconciliación histórica”, remató el Mandatario.

Por alguna extraña causa, muchos mexicanos fueron quienes más se opusieron a la petición de disculpas que el Presidente de México propuso, los cuales se volcaron en las redes sociales y en las columnas políticas para minimizar la propuesta y hasta para buscar ridiculizarla.

Aquellos que sueñan con convertirse en una real oposición al régimen actual, de inmediato hicieron lo propio a fin de lograr que la solicitud del que nos representa fuera considerada como una estupidez o una inequívoca señal de su falta de lucidez, al punto de pretender que dicha postura se considerara causal suficiente para pedirle su renuncia como primer ministro.

Sin duda el planteamiento del Presidente López Obrador, hasta hace unas semanas era impensable, esto a pesar de que a la fecha, quienes amamos nuestra patria, sentimos incomodidad cuando, por necesidad, debemos remitirnos a los pasajes de la conquista, y es que al hacerlo, invariablemente encontramos monstruosas escenas de barbarie ejecutadas por los conquistadores en nuestros antepasados, lo cual hacían con el único de someterlos y defraudarlos, y sin otro ánimo que hacerles entender que ellos eran superiores a nosotros, conducta que por desgracia ahora mismo y por este tema ha renacido en muchos políticos españoles.

Es precisamente por lo anterior, que la idea de que la corona española pida disculpas a la historia de nuestro país, deba considerarse como estupenda y suficientemente fundada, por lo que quien se oponga a la misma o la considere absurda, debe preguntarse la causa de su negativa, estoy seguro que si asume con sinceridad este planteamiento, llegará a descubrir que se siente poca cosa para motivar, que quien le agravió tan violentamente reconsidere su actuación; o lo peor, quizá esté tan dañado, que piense que lo sucedido a nuestro pueblo original fue lo mejor que nos pudo pasar.

De ser así, entonces déjeme decirle, que el daño que le ha causado el conquistador y el régimen que nos impuso, es mucho más profundo de lo que todos hemos imaginado.

Entonces, claro está que merecemos una disculpa de todo aquel que nos ha agraviado, en cualquier tiempo, y ninguna medida que busque la dignificación de nuestra historia puede considerarse exagerada. O lo que es lo mismo, ¿y por qué no?




Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65