×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
11 Agosto 2020 04:00:00
¿Y si cancelamos las escuelas?
Escuchar Nota
En solo dos semanas regresarán a clases los alumnos en México. Nomás que eso de “regresar a clases” es un decir, pues en realidad van a quedarse en sus casas y las clases serán a través de la televisión y del radio.

El broncón que se le viene a las familias es enorme, creo que nunca en México hemos tenido un problema de este tamaño. Porque, por ejemplo, un sismo por más devastador que sea, tiene efectos en una región específica y la recuperación es más o menos o rápida. Además, cada vez estamos mejor preparados para un desastre de ese tipo.

Pero el desastre educativo que está viviendo el país por el coronavirus, seguimos sin saber bien a bien cómo enfrentarlo. ¿No te pasa que cada dos semanas piensas ya se va a acabar esto y dos semanas después te das cuenta que todo sigue igual? Creo que ahí es donde más ha fallado el Gobierno: en guiar a la gente a adaptarse a la nueva realidad.

Si seguimos creyendo que “un día” se va a acabar la pandemia, nos vamos a quedar esperando como mi tía Queta. Pero, bueno, a lo que iba: en cuestión educativa la bronca es mayúscula y, para variar, el Gobierno nos avienta la bolita y que cada quien se las arregle cómo pueda. Vaya, sé que no hay una solución mágica y que, tal vez, eso de dar clases por televisión sea la opción menos mala, pero eso no significa que sea buena y, sobre todo, nada garantiza que será efectiva.

A ver, piensa en cuando ibas a la escuela: ¿realmente estabas tooodo el tiempo poniendo atención al frente sin siquiera pestañear? ¡Obvio no! Lo usual en cualquier salón de México (y del mundo) es que entre los chamacos haya un Dan T. chiquito que esté jodiendo a los demás; también hay una que se está comiendo una torta a escondidas; hay un Andrés Manuelito que nomás está pensando en cómo hacerse pato con la tarea; no falta el Ricky Riquín Canallín que está jugando con el celular carísimo que le regaló su papi; y hay por lo menos dos que, literalmente, se están comiendo los mocos.

Si eso pasa en el aula con la o el maestro parado ahí enfrente, ¿qué se puede esperar si los niños van a estar en sus casas, en pijama, frente a la televisión? Yo quiero ver que un chamaco, uno solo, aguante toda la jornada escolar pegado a la tele, poniendo atención, tomando notas y haciendo los ejercicios. Los adultos que hemos tenido que trabajar desde casa, después de una videoconferencia de una hora, ¡solo una hora!, terminamos más cansados que “justiciero de combi” después de leerle sus derechos a un ratero.

Hasta los de Netflix que viven de que vivas pegado a la televisión, después de cierto tiempo de estar viendo series o películas te dicen: “¿No crees que es momento de un descanso?”. Puestas así las cosas, ¿qué tanto van a aprender los niños con un sistema a distancia más bien improvisado? Porque el problema no solo es que no se puede ir a las escuelas por la pandemia, sino que se va a trabajar como le gusta a este Gobierno: al ahí se va.

Todo indica que todo el año escolar tendrá que ser a distancia, porque no se ve en el futuro cercano una solución para frenar los contagios de coronavirus. Entonces, ¿qué caso tiene que los estudiantes cursen un año escolar que no tendrá la más mínima calidad? Porque van a trabajar sin nadie que los oriente, que les resuelva sus dudas, que los corrija, que les ponga tantita atención.

¿No sería mejor cancelar el año escolar y retomar todo el próximo año? Si ya de todas maneras se van a quedar en su casa, ¿por que no mejor empezamos de cero en 2021 en lugar de andar haciéndole al tío Lolo?

Imprimir
COMENTARIOS