×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, Presidente del Comité Municipal del PRI, Presidente Municipal de Piedras Negras Administración 2018. Actualmente Subsecretaria de Coordinación Interinstitucional en Materia de Seguridad.

" Comentar Imprimir
12 Octubre 2019 04:00:00
¿Y si mañana muero?
Durante los últimos días, la noticia que más ha acaparado la atención de todos los medios de comunicación y las redes sociales, es el morbo que rodea el lamentable fallecimiento del principe de la canción, José José y el revuelo de opiniones que ha despertado su hija Sarita.

Desde el momento en que se dió a conocer la noticia -por la forma en que sucedió- Sarita se ha conviertido en la villana de nuestro país, la “enemiga” del pueblo, la adversaria de México.

Desde el principio todo fue en caos, primero porque no informó de inmediato a sus hermanos de la muerte de su padre, luego circuló la incógnita sobre dónde se encontraba el cuerpo del cantante, a nadie le pareció justo que sus hermanos mexicanos recorríeran Miami con el apoyo de medios de comunicación para buscar el cuerpo de su padre, mientras ella daba entrevistas de televisión.

El rechazo creció de inmediado, las imágenes y memes no se hicieron esperar, el ingenio mexicano plasmó la comparación de Sarita con Catalina Creel, Luisito Rey, las y los villanos más populares de la televisión. Sus redes sociales tuvieron numerosos mensajes agresivos debido a la controversia que ella misma desató.

Las cenizas de José José llegaron después de una larga espera pero no arribaron completas, sus restos quedarán divididos entre México y Estados Unidos al igual que su familia. Es triste, pero la muerte del “Príncipe de la Canción” parece el inicio de una serie cuyo trama es un pleito entre sus herederos que incluye desavenencias en televisión nacional e internacional, con un misterioso, lujoso y vacío ataúd.

Sin duda, la partida del artista será recordada no solo por su maravilloso talento, sino por el conflicto que tomó tintes de un problema binacional en el que intervinieron las máximas autoridades mexicanas como el canciller Marcelo Ebrard y el presidente Andrés Manuel, quién no dudó en utilizar un avión de la fuerza aérea para trasladar la mitad de sus restos.

Confieso que para mi fue sorprendente ver su despedida por las calles de la ciudad de México, la gente aplaudia y cantaba sus canciones en orden, levantaban sus fotos entre lágrimas expresando un gran amor y respeto, no hubo necesidad de “cinturones de paz”, nadie vandalizó edificios, vehículos, ni monumentos, como siempre los mexicanos sabemos responder acertivamente ante un interés común.

Nadie sabe cuando va a morir, pero si mañana muero y llega lo inevitable, me propongo desde hoy tener en orden mis asuntos.

Es importante hacer un testamento con reparto de bienes si acaso los tenemos, llevar nuestra vida sentimental y familiar lo más equilibrada posible, sin heridas, sin resentimientos, buscando siempre la unidad para dejar en claro lo que queremos después de nuestra partida. Sería muy triste que llegado el momento se ocuparan más de pleitos legales, económicos, o de cualquier tipo…al final, ninguno tiene sentido. Y tú…¿qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65