×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
13 Diciembre 2018 04:00:00
Ya no soy una señora
Justo cuando pretendía convertirme en una mujer decente, la picaresca se pone de moda.

Apenas Germán Dehesa inauguró espacios mediáticos en donde estaba permitido el sarcasmo. Descartando los casos literarios, el periódico trataba de asuntos serios; los columnistas repensaban la realidad social y aportaban soluciones, en el mejor de los casos o atisbaban derroteros terribles, en su mayoría.

Hace diez años tuve la ocurrencia de hacer “Ordenando el caos” para publicaciones diarias, leídas por el común de los mortales a quienes las amenazas macroeconómicas los tienen sin cuidado en tanto sus preocupaciones radican en pagar la siguiente tanda. Eso parecía muy loco.

Eventualmente, en el sajón sentido de la palabra, me he puesto seria y abordé los asuntos desde perspectivas académicas y profundísimas reflexiones sociales, pero resulta que ahora, lo de hoy, es el sarcasmo y la ironía aderezados con toda clase de cerezas altisonantes.

En la educación me pasó lo mismo. Di mi primera clase hace 30 años, y esta consistió en hacer pasear a los alumnos por un jardín a fin de que buscaran, entre los bichos más pequeños, al personaje principal de lo que sería su gran obra literaria. Eso fue muy loco, tanto que, al siguiente día, cuatro padres de familia hicieron reclamos formales respecto de la mala reputación que les generaría el hecho de que sus hijos hablaran sobre larvas y gusanos durante la comida. ¿Acaso eso había sido lo más relevante que la escuela les ofreció ese día?

En estos días, resulta, que los más serios comunicadoras en el ámbito educativo dan conferencias para el mundo salpicadas con chascarrillos y anécdotas personales; además, les aplauden.

Decidí, por salud mental, convencerme de que mis ideas nunca fueron tan malas como las calificaron en su tiempo, solamente fue que nací en el año equivocado.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65