×
Alberto Rojas
Alberto Rojas
ver +

" Comentar Imprimir
26 Enero 2020 03:10:00
¿Ya quedó eso?
Escuchar Nota
Buen día.

¿Hey, ya quedó eso?, preguntó a bordo de su camioneta Suburban la tarde del viernes en Saltillo el presidente Andrés Manuel López Obrador al monclovense Leonardo Rodríguez Cruz, e inmediatamente el mandatario hizo la señal con su brazo derecho para que se acercara y ahí hablaron en privado por alrededor de cuatro minutos.

Se desconoce qué tanto conversaron, pero el Presidente de México sacó un papel y a mano hizo algunos apuntes, tal vez girando instrucciones, todo un misterio el contenido de la redacción que solamente saben AMLO y el funcionario local de la Secretaría del Bienestar.

Lo único cierto es que testigos del episodio registrado al término del evento en el Parque Las Maravillas de la capital coahuilense quedaron “apantallados del cotorreo” que traían el jefe de las instituciones y el duranguense avecindado en Monclova.

¿A qué se habrá referido AMLO cuando en voz alta y desde mediana distancia desde la ventanilla de la Suburban le preguntó a Leo Rodríguez; heyyy, ya quedó eso?. Por supuesto que si alguien le pregunta a Rodríguez Cruz, éste guardará discreción, alguien diría que se trataría de algún asunto político pero discreto como secreto de Estado.

¿Y después qué?

Los muchachos que integran el proyecto “Jóvenes Construyendo el Futuro” merecen mucho más que el salario mínimo, son los aprendices que el día de mañana echarán andar máquinas y herramientas en los diversos sectores de la industria, son los pilares donde descansará el crecimiento de México.

Sin embargo, una vez que para ellos termine el programa; ¿dónde pedirán empleo para poner en práctica lo que aprendieron como becarios aprendices?, cada vez son menos las oportunidades de trabajo, y en su momento la recaudación fiscal se desplomará en caída libre, además a diario miles y miles cumplen 18 años de edad y aspiran a aprendices, lo mismo que adultos de 68 años.

Fracaso total

Los críticos dicen que López Obrador que en toda su vida nunca trabajó, está destruyendo todo cuanto encuentra a su paso, no hay inversión, la economía languidece, no hay consumo ni mercado interno.

“Becarios sí; sicarios no”, suele decir pero México está envuelto en llamas y Estado por Estado las ejecuciones han convertido en infierno el territorio, los inversionistas se alejan, y más aún con su demencial obsesión de la trillada campaña contra la corrupción cuando él los tiene ahí en su propia casa.

Es como cuando regaló 40 millones de dólares en julio pasado a los gobiernos de Honduras y el Salvador, asegurando que con esto ya no habría caravanas, pero él mismo incitó a quienes otra vez invadieron, arrojando pedradas a nuestras autoridades e insultando al país, mancillando el territorio.

El cáncer es AMLO

En redes los usuarios dicen que hay gente que llora por imágenes en redes, periódicos y televisivas del supuesto mal trato de la Guardia Nacional a los invasores hondureños y sus niños, sin embargo les vale pito que hay niños mexicanos llorando devastados por el cáncer porque un senil mantiene estrangulada la compra de medicamento al tiempo que la muerte acecha en cualquier momento.

No únicamente contra el cáncer, sino agravios contra la ciencia, la investigación, la salud, el empleo, la educación, el deporte, y por supuesto que en el infinito cinismo dispara argumentos irracionales para justificar sus crímenes ya calificados como Lesa Humanidad.
Eterna petición

A 29 años de la privatización de Altos Hornos de México y a 14 años de que surgió la inquietud de gestionar una indemnización social a los ex trabajadores sobrevivientes de esa operación, el abogado Fidencio Salas de la Torre, señaló que la esperanza aún continúa para aproximadamente 13 mil posibles beneficiarios.

Es por eso, agregó el profesionista, “contemplamos solicitar la gestoría del gobernador Miguel Riquelme Solís ante la Cámara de Diputados y el Gobierno de la República a efecto que autoricen una partida presupuestal donde cada beneficiario obtenga entre 25 mil y 30 mil pesos por única vez como un acto de justicia social”.
Imprimir
COMENTARIOS