×
Eduardo Santos
Eduardo Santos
ver +
Nació el 1 de febrero de 1978 en Saltillo, Coahuila. Eduardosan (Eduardo Santos) es egresado de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC. Es periodista, actor y productor independiente de video. Fue editor de las revistas “Collage Saltillo” y “RecesSo”. Trabajó como editor y reportero en diferentes periódicos de la localidad dentro de las secciones, locales, cultura y espectáculos. Actualmente labora en Zócalo Saltillo. Es productor independiente de videohomes, entre los que destacan: “Ni Pa’l Taxi”, “Circuito Cerrado” y “Mirka Morcón contra su Televisión”. Fue guionista del videohome producido por la Escuela de Ciencias de la Comunicación titulado “Todo por un Juego” y productor de la fotonovela “Mirka Morcón contra su Televisión”. Como actor ha participado en los videohomes “Cuento de Navidad”, “La Fallida Fuga de las Tres”, “Una Pequeña Casa con Grandes Sorpresas”, “El Escusado del Tiempo”, “Ni Pa’l Taxi”, “Circuito Cerrado”, “Mirka Morcón contra su Televisión” y “Bandivas”. En el ámbito teatral ha participado en las puestas: “Como Otelos y Gatos”, “Simplemente Bella Ple”, “Elvira Angélica la Sinventura” y “Al Rescate”. Es autor de la trilogía para teatro titulada “Historias de Ciudad Brinquillo”, compuesta por las obras “Simplemente Bella Ple”, “Mirka Morcón contra su Televisión y “La Venganza de una Alvírez”.

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2009 04:00:01
Zulumba, la loca
Mirka Morcón se lamentaba de su vida, ella hubiese querido estudiar para ganar más dinero, sin embargo una idea se metió en la cabeza de su mamá cuando vio en una telenovela que la protagonista “billetera” se casaba con un hombre viejo y enfermo, que se moría y le heredaba toda su fortuna.

Vivía en una telenovela que Isidra, su madre le había creado, pero ella sabía que más triste había sido el caso de su hermana Zulumba internada en el manicomio por 10 años sólo por buscar a unos hijos que ella creía perdidos.

Un día como cualquiera Mirka sale a la calle a esperar a Zulumba, quien sería dada de alta ese día y por fin, regresaría a casa.

—¿Y tú qué? ¿A dónde vas? —Preguntó Daniel, el hermano mayor de la familia Morcón, un bueno para nada que se la pasaba sentadote en la sala viendo los programas de Valeria Queso.

—Voy a ver si ya viene Zulumba —contestó Mirka.

Daniel quien había hablado con Jorge Garañón, uno de los jóvenes más codiciados de la cuadra, porque tenía un vocho con llantas deportivas, estaba seguro que sería el novio perfecto para Mirka.

—¿Qué has pensado de lo que te dijo mi amigo Jorge? —inquirió Daniel, con la esperanza de que su hermana ya madurara la idea de casarse.

—No tengo nada qué pensar, está muy reciente lo de Carlos Federico del Rostro —respondió Mirka y con eso provocó la ira de su hermano mayor.

—¿Cómo puedes seguir enamorada de ese imbécil, perro infeliz, sátiro animal? —dijo Daniel.

Mirka de inmediato reaccionó, pues aunque Carlos Federico del Rostro la había cambiado por su hermana Urgenia, sus sentimientos no iban a tornarse de la noche a la mañana.

—¡No lo insultes, perro infeliz, sátiro animal! Luego luego insultas a la gente, ¿qué no puedes hablar sin insultos idiota?

Con el fin de terminar la discusión Daniel entró a la casa y dejó a Mirka esperando a Zulumba quien estaba en camino con su psiquiatra, la doctora Lurias.

—Doctora Lurias, mucho gusto le agradezco que se haya tomado la molestia de traer a mi hermana hasta la casa.

—Un loco más o un loco menos— respondió la psiquiatra quien comenzó a tener un comportamiento extraño, pues no dejó de hablar con un canario.

La doctora Lurias dejó la casa, aunque le tuvieron que regalar al canario para que se fuera;Zulumba no quería ir a la cocina en donde le ofrecerían jugo de naranja, bebida con la que Catalina Creel mataba a sus víctimas.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5