Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Hideki Matsuyama hace historia en el Masters de Augusta En burro, mujeres llevan agua a lugares alejados de la CDMX Morras Chilangas: candidatas de MC prometen acabar con gobiernos machistas Reubican 11 macrokioskos de pruebas covid en CDMX Discutirá INE el martes sentencia de TEPJF por candidaturas de Morena

Zócalo

|

Zocalito

|

Información

< Zocalito

Zocalito

Origami, arte sin fecha de caducidad

Por Grupo Zócalo

Hace 1 mes


Oña dice que la técnica original consiste en elaborar figuras de diferentes tamaño y complejidad con varios doblados.

Ciudad de México.- Hace 10 años, David Flores armaba piezas de papel para relajarse luego de una jornada de clases. Ahora, una década después, se apoya en la práctica del origami para leer a detalle sus planos. “Todo lo imagino en 3D”.

Este estudiante de primer semestre de arquitectura –de 18 años- aprendió a doblar hojas cuando era un niño, tras inscribirse en un curso dirigido por Juan Oña, presidente del Club de Origami Mundo de Papel.

Este arte facilita su aprendizaje porque está estrechamente relacionado con las matemáticas y la geometría. Este 11 de noviembre, esta práctica adquiere relevancia ya que se celebra el Día Internacional del Origami, promovido por organizaciones japonesas.

Flores recuerda que compartió aulas con personas de varias edades y esa es, según Oña, una de las razones por las que el origami trascendió fronteras y se convirtió en una práctica universal. Se requiere de apenas una hoja de papel y un poco de concentración.

ç

Oña es docente y elabora figuras de papel desde hace 30 años. Recuerda que los primeros pasos los dio junto a las alumnas del colegio María Auxiliadora. Lo hizo con el objetivo de mejorar su concentración, estimular su imaginación y activar su memoria.

Por eso, expertos como Amparo Portilla, psicoterapeuta de la Gestalt, sugiere esta práctica para gente con enfermedades neurodegenerativas.

Las clases en el María Auxiliadora rindieron frutos y por eso, 20 años más tarde, Oña fundó el club. En sus cursos han participado niños y personas de la tercera edad. Flores era un alumno destacado. Aunque el arte de doblar papeles se practica desde hace más de 30 años en el país, el origami cobró importancia tras la llegada del covid-19.

Decenas de personas alrededor del mundo empezaron a crear figuras para hacer más llevadero el aislamiento.

A los talleres virtuales de Oña, por ejemplo, se conectaron personas desde diferentes provincias del Ecuador, de España, Francia e Italia.

El arte de doblar papel se originó en China, según Santiago Ponce, expresidente de la Asociación Ecuatoriana de Origami, pero fue en Japón donde cobró protagonismo. A Estados Unidos llegó en la década de 1950 y se popularizó en los años 80. Artistas, docentes, científicos y más han recurrido al origami con diferentes propósitos.

En noviembre del 2019 se fabricaron los primeros ‘robots’ plegables o suaves basados en los principios del origami.

Según la BBC, esas creaciones fueron puestas a prueba en varias aplicaciones, desde la administración de medicamentos hasta misiones de búsqueda y rescate.

El 17 de julio del 2020, en cambio, el arte de doblar papel inspiró la creación del videojuego Paper Mario: The Origami King, la sexta entrega de la saga de Paper Mario. Antes de lanzar el juego, los productores colgaron tutoriales para elaborar diferentes piezas.

Oña dice que la técnica original consiste en elaborar figuras de diferentes tamaño y complejidad con varios doblados.

Ahora, el origami es un arte de fácil acceso. En plataformas digitales se comparten diagramas, patrones de pliegues.

Notas Relacionadas

10 caricaturas que sí deberías ver

Hace 1 dia

Más sobre esta sección Más en Zocalito