×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
01 Diciembre 2009 04:25:59
Lucha Libre: Que vuelvan los homenajes
¡La Quebradora!
Gabriel Cruz
Agencia El Universal


Es una realidad que no hay mejor homenaje para un luchador que el reconocimiento y el aplauso de los aficionados al pancracio, que su nombre sea coreado en las arenas y a veces hasta recibir dinero como premio por su actuación sobre el ring.

Sin embargo, eso no impide que las empresas les rindan un reconocimiento en vida, los gladiadores son la base de las empresas y como tal deben ser tratados por los dueños de este negocio.

Luchadores del tamaño de Huracán Ramírez y El Cavernario Galindo han recibido homenajes en su memoria, sin duda merecidos, pero qué hay con los estetas que aun están vivos y han desaparecido de la Arena México sin mayor ruido.

Figuras como Cien Caras, El Perro Aguayo y Pierroth Júnior, que ya se han retirado, atascaban de aficionados el coloso de la Doctores, eran garantía de taquilla, pero hasta el momento no han recibido una función en su honor por parte de la empresa donde se hicieron grandes.

Es cierto que estetas como El Faraón o Fishman si han sido homenajeados, pero los reconocimientos deberían volverse una sana costumbre, hay que tener buena memoria y admitir que sin las hazañas de esas figuras el pancracio mexicano no sería considerado como el mejor del mundo.

Recientemente, han sido los empresarios de arena pequeñas los que han tomado esa iniciativa, el legendario Pierroth Júnior recibió una función en homenaje a su gran trayectoria en la arena Isabel de Cuernavaca, Morelos.

Apenas el domingo anterior, El Chacho Herodes se despidió de los cuadrilatéros en una función realizada en el monumental Estadio Monclova, el rudazo que triunfó en la catedral de la lucha libre colgó los arreos de gladiador y lo hizo a lo grande, como su historia lo merecía.

Es momento de que los jerarcas del CMLL se pongan las pilas, ahora que las graderías lucen semivacías semana a semana, las viejas y nuevas generaciones de aficionados podrían volver a ellas para vitorear una vez más a los ídolos que los hicieron vibrar en noches de antología.

Si los programadores de la México no fueron tan grandes como aquéllos en el ring, a quién le importa, tiene que dejar a un lado sus egos y reconocer que si este deporte ha sobrevivido es porque tiene un pasado que lo fortaleció para resistir los malos momentos, el pancracio mexicano atraviesa por una crisis y recordar su historia le ayudaría a regresar a los momentos brillantes de antaño.

¡Buenas luchas!
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5