×
Iván Marquez Morales
Iván Marquez Morales
ver +
Maestría en Promoción y Gestión Cultural y Lic. En Ciencias de la Cominicación de la UA de C coordinador editorial de más de 30 libros, ex Director General del Instituto de Cultura de Saltillo, ex Director de Vinculación y Programas Federales del ICOCULT, Consejero Editotrial, estudios en temas fronterizos y rescate de tradiciones y cultura popular.

" Comentar Imprimir
12 Diciembre 2014 04:00:49
Roberto Gómez Bolaños ‘Chespirito’ y su servidor
Cuando niño, era casi un premio encender el televisor y disfrutar de la serie semanal de “El Chavo del 8”. Se trataba de un momento familiar, un punto de reunión de mis padres y hermanos, así como un motivo de gran valor para disfrutar en la sala de la casa de los personajes de este programa televisivo que marcó para nosotros toda una época de diversión y entretenimiento.

Al paso de los años, tuve la oportunidad de estudiar la carrera de Comunicación en la Universidad Autónoma de Coahuila. Al segundo día de clases me sentía en un mundo nuevo, con tantas ilusiones a cuestas. En ese momento me topé con mi primera tarea: el maestro nos pidió preparar un discurso de cuartilla y media para leerlo ante el grupo al día siguiente. El reto al que me enfrenté fue el de redactar el texto, con toda la inexperiencia de un recién egresado de bachillerato. Quería ser el mejor, pero tenía poco tiempo y la clase era muy temprano; en el camino a casa decidí y elaboré en mi mente parte del trabajo.

Después de escuchar la participación de algunos de mis compañeros llegó mi turno, respiré profundo y leí en voz alta. Me presenté ante el público y pronuncié el nombre de mi discurso: “Sin querer queriendo, el entrañable “Chespirito”. Inicié hablando sobre su vida, obra, carrera, reconocimientos y de cómo yo fui creciendo a la par de sus personajes.

Casi al terminar, pasó por mi mente la imagen de mi familia viendo el programa. Me emocioné como cuando recuerdas a quien quieres tanto, hice una pausa, volví a tomar aire y terminé diciendo: “Toda mi vida he admirado a este personaje, porque lejos de esconderse en un barril y de ser tantos personajes y uno a la vez, da cuenta de uno de los hombres más polifacéticos que han nacido en este mundo y de un niño que habita no sólo en el barril sino en nuestros corazones”. Con eso concluí y gané uno de mis grandes premios: el aplauso de mis compañeros y una felicitación de mi maestro. (Por cierto, la clase era a las ocho, otra coincidencia).

Don Roberto Gómez Bolaños es una figura imprescindible de la cultura popular de México. Es el creador de televisión más importante de Latinoamérica y uno de los más influyentes de Iberoamérica. Escribió, diseñó y cuidó a cada uno de sus personajes. Buscó en todo momento dar lo mejor de sí, quizá uno de sus mayores logros fue el casting para elegir a un extraordinario grupo de actores, que trascenderían en la historia de la televisión mundial.

Don Ramón, La Chilindrina, Doña Florinda, Kiko, Ñoño, El Señor Barriga, Jaimito el Cartero, Doña Cleotilde (La Bruja del 71) y el coahuilense Rubén Aguirre, alias El Profesor Jirafales, fueron personajes sencillos, inigualables, un espejo de la realidad social. Por ello se convirtieron en parte de nuestras familias, cada uno tenía características y cualidades particulares. Sin querer queriendo, Don Roberto Gómez Bolaños, creó un nuevo idioma muy característico que enriqueció a la lengua española.

Principió ganando 350 pesos en la Agencia D´Arcy. Su primera actividad laboral fue aprendiz de escritor: ayudaba a elaborar los libretos de los programas “Estudio Raleigh de Pedro Vargas” y “Galería Musical”. De igual forma, lo que sería su paso a la televisión: los exitosos guiones de los cómicos del momento, Viruta y Capulina, lo que en corto tiempo le dio su pasaporte de la estación de radio XEW La Voz de la América Latina desde México al naciente Canal de Televisión 8, fusión de Televisión Independiente de México y los Estudios San Ángel Inn.

Así nació el ícono de la televisión, que en corto tiempo se había convertido en el escritor de casi la totalidad de los programas más exitosos. Pasó de escribir textos cómicos y canciones del mayor rating en ese momento, a atreverse a crear personajes, algunos de los cuales él mismo interpretó: El ciudadano Gómez, El Doctor Chapatín, Chaparrón Bonaparte, Vicente Chambón y los programas La Chicharra y Los Súper Genios de la mesa cuadrada.

En 1971 nace el mundialmente conocido “Chapulín Colorado”, y el 20 de junio del mismo año se transmitió el primer capítulo de “El Chavo del 8”, titulado así debido a que se transmitía inicialmente en el canal de ese número: 8. Esta serie pionera le daría la vuelta al mundo con gran rating en Latinoamérica y en países como China, Rusia, Italia, Tailandia, Brasil…

En su mejor momento era visto por 350 millones de telespectadores. De esta serie se hicieron 290 programas y su popularidad logró que fuera traducida a más de 50 idiomas.

Esta semana no contábamos con la astucia de “Chespirito”. Partió de este mundo terrenal para convertirse en un referente de la televisión internacional. Pasó de habitar en una vecindad a ser ciudadano del mundo, pero, como lo sospeché desde un principio, todo es parte de su genialidad y si lo tomamos por el lado amable, sus más de 6.5 millones de seguidores en twitter y sus casi 100 millones que mantenían vigente la serie en el mundo, me dan pie a admirar y agradecer a este buen mexicano que nos heredó una infancia inigualable. Una infancia transcurrida al calor de la familia en mí natal Sabinas.

@talivan01


" Comentar Imprimir
columnistas