×
Claudia Pérez
Claudia Pérez
ver +
Periodista y actriz egresada del Centro de Educación Artística de Televisa. Su nombre artístico es Claudia Cervantes, con el que a veces publica. Sus columnas profundizan en temas de la vida cotidiana, enfocados al desarrollo personal y las relaciones humanas. Ha escrito para el periódico El Provincia de Michoacán y la revista 24 x segundo. Dirige su propia empresa Claos Entertainment, dedicada principalmente a la producción de espectáculos. Ha sido conductora de programas como Leyenda Urbana, en Proyecto 40; Espacio Cine 2006 y Guía de Padres, en Televisa. Participó como actriz en las películas Beverlly Hills Chihuahua, El viaje de la Nona y The Air I Breathe; en el musical Anita la Huerfanita y en telenovelas como El Juramento, de Telemundo y Bellezas Indomables, de TV Azteca. Es originaria de Morelia, fue Señorita Michoacán en 1998 y La Modelo del Año en 1996. Entre sus pasiones está viajar, cocinar y bailar. E-mail: [email protected]

" Comentar Imprimir
13 Abril 2009 03:32:37
¿Eres tenaz o necio?
Dicen que la diferencia entre la tenacidad y la necedad es el éxito, esto es cierto en parte, pero hay un punto más importante aún, la salud.

El estrés que generamos física y mentalmente por seguir nuestras obsesiones es brutal y agotador, ¿qué hacer para lograr nuestras metas sin llegar a desequilibrar nuestras emociones?

La actitud con la que afrontas la vida es decisiva para construir tu destino, de esto depende tu estado anímico, tu aspecto físico y el ambiente en el que te desenvuelves. Según tu carácter, reaccionarán las personas que te rodean. Los factores anteriores afectan directamente en tus ganas de continuar con un proyecto o de querer fugarte de ti mismo.

Para ser tenaz es necesario que reconozcamos el origen de la fuerza de voluntad, el deseo de cambiar o lograr lo que mejorará nuestra situación actual. Una vez que decidimos que sí queremos algo, es necesario renunciar con firmeza a todo aquello que sea un obstáculo para alcanzar nuestro objetivo.

A través de la constancia en la aplicación de los nuevos principios planteados como camino hacia el éxito, iremos viendo resultados positivos; así que obstinadamente debemos observar nuestras nuevas reglas para que se conviertan en hábitos, en lugar de sacrificios.

Todo lo que he dicho suena lógico, pero ¿en qué parte del proceso es en donde la mayoría de la gente fracasa? En la falta de disciplina, en la pereza y comodidad de seguir igual que siempre, en la debilidad para imponerse ante las tentaciones o en la misma necedad.

Ésta nos impide ser pacientes porque desistimos de nuestros ideales al no verlos realizados fácil y rápidamente. Una persona necia se cree poseedora de la verdad, por lo tanto, deja de aprender y es incapaz de adaptarse ante nuevas circunstancias, aunque haya argumentos convincentes a su favor.

El equilibrio se vive cuando disfrutamos del resultado de nuestro empeño y no cuando sufrimos la angustia de perder aquello que todavía no termina por satisfacernos. Las personas pacientes saben que la sabiduría la brinda la experiencia, aceptan el presente como parte de su crecimiento; los enfermos que desesperan tardan más en sanar.

Cuando una persona persigue neciamente la perfección, alcanza su propia destrucción. Quien persevera, agradece a sí mismo la virtud que le permitió desarrollarse hasta el punto que mereció lo que antes no hubiera podido valorar de igual manera.

Debemos luchar por nuestros sueños sin ansiedad, abiertos a encontrar algo diferente de lo que creíamos que habría al final. La ansiedad consume nuestro sistema nervioso y una alteración de este tipo puede conducirnos a la decadencia anímica.

Tanto esfuerzo para desperdiciarlo sin mesura ni deleite, es una pérdida de tiempo. Procuremos que nuestros anhelos potencien nuestro ser y que no sean la causa de nuestra perdición. Nada es más importante que nosotros mismos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Abril 2009 03:18:15
Cada quien su tema
¿Qué es lo que más te interesa en la actualidad? Cuando estás reunido con tus familiares, compañeros de trabajo y amigos, ¿de qué platican? ¿Cuál fue la conversación más agradable que tuviste la semana pasada?

¿Por qué fue la más agradable? ¿Con quién fue?; ¿quién inició el tema? ¿Cuál fue la plática más intrascendente que tuviste desde que inició el mes? ¿Por qué fue la más intrascendente? ¿Con quién fue? ¿Quién inició el tema?

¿Te das cuenta de cómo un buen diálogo hace que los momentos sean inolvidables y que es más común gastar las palabras en cosas superficiales?

La importancia de escuchar y ser escuchado es que podemos intercambiar opiniones, así como establecer un punto de vista en común con los demás.

Cuando alguien necesita manifestar sus inquietudes públicamente, ya sean positivas o negativas, aprovecha cualquier oportunidad para contárselo a otra persona; aunque sea a la señora que acaba de conocer en la fila del banco.

Aún las personas introvertidas tienen algo que contar, a veces mucho más profundo de lo que parecen sus necesidades a simple vista.

La gente pregunta diariamente al saludar: “¿Cómo estás?”. Mi pregunta es: ¿Realmente nos sensibilizamos ante el estado emocional de quien responde: “bien y tú”? o es una costumbre automática que si parece que la respuesta será una confesión de amargura, preferimos cambiar de tema.

Otro tipo de casos son los de personas desmotivadas que buscan ser aceptadas socialmente y por la falta de vivencias propias que no se atreven a experimentar por miedo al fracaso, buscan apropiarse de las conversaciones ajenas, sólo que a veces tergiversan la información usurpada.

El origen del chisme es el ocio de quienes por falta de intereses propios, se limitan a criticar lo ajeno y su tema se convierte en el boicot hacia todo lo que envidian en quienes sí logran lo que ellos también desean, pero no hacen nada para merecerlo.

Los mejores temas de conversación son aquellos que sorprenden por los múltiples pensamientos y emociones que nos generan. Si se convierten en polémica, hay muchas mentes que prefieren esquivarlos porque les da pereza encontrar argumentos para entrar en debate y es más cómodo fingir certeza.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Febrero 2009 04:00:36
Conoce a tus socios antes de hacer negocios
Una vez alguien me dijo que la suma de talento logra mayor eficacia
En el ámbito profesional es normal encontrar todo un coctel de personalidades con quienes no necesariamente querríamos trabajar, pero con las que, sin embargo, es necesario intercambiar ideas y pensamientos para lograr realizar un proyecto en común.

La confianza es un tema primordial, una vez que podemos distinguir los valores de nuestros colaboradores o socios, hay dos maneras de otorgarla: sin cortapisas o a prueba.

Depositar tu confianza en el otro con fe ciega es creer en su palabra y actuar con absoluta transparencia, como si jugaras al póquer y enseñaras sin temor tus cartas.

Sólo quienes tienen un alto sentido del honor y la lealtad trabajan sin cuidarse la espalda: cada vez menos personas miran a los ojos y estrechan la mano para cerrar un pacto.

A través del tiempo y la conversación frecuente se puede descubrir la parte más honesta y vulnerable de un ser, pero de principio ésta casi siempre se muestra enmascarada.

Un empresario me impactó al confesar la forma en la que negociaba con sus socios: “Trata a todos como si fueran unos desalmados y si lo son, mejor no los trates...”, esta es una frase perfecta para ejemplificar lo que significa poner la confianza a prueba.

Las personas desconfiadas son más frías al tomar decisiones porque ya han sufrido la frustración de las malas experiencias. Actuarán así hasta que la osadía de alguien rompa sus esquemas y les demuestre que existe la inocencia.

Por eso, reconoce tus ventajas competitivas y también tus carencias. Después investiga quiénes son los mejores en el área en la que necesites apoyo. Búscalos y haz una propuesta de trabajo para realizar un proyecto en común.

Es mejor tardar en desarrollar una idea, pero que sea tuya, dale un valor a tus méritos, compártelos, y, muy importante, no permitas que te subestimen. Recuerda el dicho: “Nadie sabe para quién trabaja”. Al final, todos tus esfuerzos sirven a quien firma la chequera.

Desde los hebreos y romanos existen los contratos. A lo largo de la historia los pactos se han sellado desde con sangre hasta con un beso en la boca, como ocurría en la Edad Media. Hoy, un “besito” lo olvida cualquiera. Los acuerdos pueden hacerse verbalmente pero sugiero concretarlos por medio de algún escrito; de lo contrario los abogados no tendrían armas para defender a las víctimas de un engaño.

Analicemos la filosofía de un narcotraficante: “Morir joven, pero vivir como rey.” Alguien que cree esto, ¿a qué le puede temer? Todos sabemos que hay redes criminales organizadas en las calles y que no respetan la ley pero que obtienen grandes beneficios económicos a cambio de vivir amenazados y perseguidos.

Podríamos aprender a formar redes independientes que las contrarresten y que, a pesar de la malicia, fomenten la organización y el bienestar social.
18 Noviembre 2008 04:00:08
Aprendiendo de las hormigas
Al observar una foto de una hormiga expuesta artísticamente al microscopio junto a un grano de azúcar, tomada por Raúl González, reflexioné sobre la importancia que tiene admirar la naturaleza. El ecosistema oculta la sabiduría que los seres humanos adquirimos a través del tiempo y develaríamos si contempláramos el comportamiento del microcosmos que nos rodea.

Subestimamos a los insectos porque parecen diminutos ante nuestros ojos; sin embargo, su fortaleza, a veces nos supera.

En Proverbios 6 6:8, libro sapiensal de la Biblia, dice:

El perezoso y la hormiga: “Acércate a la hormiga, perezoso, observa su conducta y aprende. Aunque no tiene jefe, ni capataz, ni dueño, asegura su alimento en el verano y recoge su comida en tiempo de siega”.

La crisis mundial que tanto atemoriza a los mercados y a las familias es una etapa de cambio, porque si fuera permanente, acabaría con cualquier esperanza para seguir luchando.

Este momento es el mejor para demostrar de qué madera estás hecho. Todo obstáculo requiere mayores esfuerzos y un objetivo importante por el cual aumente el deseo de seguir adelante y no darse por vencido.

¿Alguna vez has visto un hormiguero en crisis? A pesar de las catástrofes naturales, siempre guardan provisiones de alimento y organizadamente rastrean un camino que colectivamente recorren para sobrevivir.

Curiosamente las colonias de hormigas obreras están conformadas por hembras y la reina se resguarda para cumplir con su tarea reproductora.

El verdadero cometido de los machos es la fecundación de futuras reinas.

Esto nos lleva a crear una metáfora y pensar en que el derecho que tiene el género femenino es la maternidad y su obligación es preservar la vida en armonía a costa de cualquier amenaza.

Pero más allá del machismo y el feminismo, complementando las virtudes de cada sexo es la manera en la que seremos una sociedad eficiente para enfrentar los tiempos difíciles.
04 Noviembre 2008 05:00:32
Entre Halloween y Día de Muertos
Renacer cada instante es la forma de sentirse vivo; la posibilidad de la muerte siempre está presente, es invisible como el aire que respiramos; simultánea como el día y la noche. El pasado fin de semana, 140 mil turistas visitaron Morelia, Michoacán, de donde a menos de una hora se encuentra Pátzcuaro, famoso internacionalmente por la celebración del Día de Muertos.

Peregrinaciones de cabalgantes con estandartes de la virgen atrajeron la atención de quienes iban en camino a pueblos cercanos como Quiroga y Tzin Tzun Tzan.

Exótico espectáculo para quien mira con ojos de extranjero, tradicional para quien lo vive desde pequeño. Incluso quien teme estar parado frente a una tumba es contagiado de alegría cuando contempla el colorido sabor de esta fiesta: guares caminando con su faldón y reboso, peinadas con listones entrelazados con sus largos cabellos oscuros; familias reunidas rezan, cantan, bailan, descansan y beben.

Festejar a los muertos es parte de la cultura mexicana, incluso se hace con humor, contrario a los velorios y entierros en donde las lágrimas de quienes nos quedamos en este mundo son inevitables, como las de un bebé cuando nace y los demás ríen.

Duele la idea de no volver a ver a quienes con una sonrisa iluminaron nuestra existencia y dejaron huella en nuestra memoria. Pero el tiempo logra transformar la melancolía en aceptación, misma que ayuda a hacernos más fuertes después del duelo.

No es mi intención explicar el origen de la costumbre que tienen los niños de salir a la calle disfrazados de monstruos populares o grotescos para pedir dulces de casa en casa porque no es un ritual nacido en México; sin embargo, se practica por una cuestión de mercadotecnia.

Mientras el verdadero significado de cada símbolo sea conocido por quien le da un valor, la autenticidad perdurará a través de las generaciones.

Algo similar sucede en Navidad, mientras rezamos por el nacimiento del niño Jesús, esperamos los regalos de Santaclós.

El sincretismo permite fomentar la convivencia, pero también le resta esencia a lo que por no ser material, tiene un valor mayor.

Dedicamos un día especial del año para valorar nuestro paso por este planeta, intrascendente o efímero, pero finalmente fugaz.

Las acciones dan cuerpo al cuerpo, hacen que un retrato despierte el deseo de volverlo a mirar. Evocar las cualidades o defectos de las personas proviene de anécdotas compartidas y no del color de la piel que tenemos.

Cada jornada tiene un propósito, lo que ignoras no sucederá mañana porque al siguiente amanecer tendrás otra cosa que hacer.

Acumular tesoros no sirve de nada porque nadie puede llevárselos al panteón, la experiencia es lo único que enriquece realmente al ser humano, el mérito de sus logros, el desarrollo de sus talentos; los trofeos son la materialización que limita un hecho para ser recordado.
16 Septiembre 2008 04:00:00
¿Quién te conoce?
Era perceptible el trayecto silencioso que sus miradas recorrían desde el vacío hasta la nostalgia; en 10 segundos cambiaba el semblante de su rostro, sus ojos proyectaban sorpresa, satisfacción o soledad. Los amigos se confirman con el tiempo.

Es suficiente que un ser humano nos comprenda para sentirnos acompañados en este mundo maravilloso y cruel. Quien dedica un instante de su día para interesarse en nuestro estado de ánimo, también tiene necesidad de sentirse querido. Corresponder a sentimientos verdaderos es intuitivo, previo a nuestra voluntad.

No te fíes de la gente ambigua, pues puede ser la más peligrosa. Los oportunistas te hacen creer que les importan tus ideales, pero sólo mantienen tu amistad por conveniencia; los explotadores prometen recompensarte si trabajas gratis para ellos y tú lo haces a cambio de una oportunidad para realizar tus sueños.

¿Has sentido el deseo de hablar con alguien en especial cada vez que sucede algo importante o trascendente en tu vida? Afortunados son quienes, entre tanta gente, reconocieron un espíritu afín al suyo. Compartirán instantes de dicha, se fortalecerán cuando fundan sus pasiones y permanecerán conectados de por vida. No importa de quién se trate, ni la edad, religión o sexo, sino la sensación de plenitud que fluye naturalmente entre sus almas.

Poca gente a nuestro alrededor capta nuestra esencia desde diferentes perspectivas. Entre padres e hijos hay conversaciones sobre la vida, consejos, regaños, reproches, culpas y la responsabilidad moral de procurarse bienestar entre ambos. Pero la mayoría de estos ocultan secretos de los cuales sólo son cómplices los sacerdotes, compadres o sicoterapeutas, quienes quizá desconozcan el resto del rompecabezas.

¿Sabes cuáles son los valores que rigen las acciones de quienes te rodean? ¿Tienes idea de lo que otras personas piensan de ti? ¿Conoces realmente a tu familia, vecinos, pareja, compañeros de trabajo o la escuela? Ni todas las personas que amamos nos corresponden ni todo el que nos ama es correspondido. Valoremos los detalles que provienen de un corazón conmovido y no reprimamos los gestos inspirados por quienes admiramos.

El amor no toca la puerta, entra cuando la encuentra abierta.
15 Septiembre 2008 03:58:01
¿Quién te conoce?
¿Cuántas personas realmente te conocen? Hice esta pregunta a desconocidos, familiares y amigos. Todos tardaron en responder

Era perceptible el trayecto silencioso que sus miradas recorrían desde el vacío hasta la nostalgia; en diez segundos cambiaba el semblante de su rostro, sus ojos proyectaban sorpresa, satisfacción o soledad. Los amigos se confirman con el tiempo.

Es suficiente que un ser humano nos comprenda para sentirnos acompañados en este mundo maravilloso y cruel. Quien dedica un instante de su día para interesarse en nuestro estado de ánimo, también tiene necesidad de sentirse querido. Corresponder a sentimientos verdaderos es intuitivo, previo a nuestra voluntad.

No te fíes de la gente ambigua, pues puede ser la más peligrosa. Los oportunistas te hacen creer que les importan tus ideales pero sólo mantienen tu amistad por conveniencia; los explotadores prometen recompensarte si trabajas gratis para ellos y tú lo haces a cambio de una oportunidad para realizar tus sueños.

¿Has sentido el deseo de hablar con alguien en especial cada vez que sucede algo importante o trascendente en tu vida? Afortunados son quienes, entre tanta gente, reconocieron un espíritu afín al suyo. Compartirán instantes de dicha, se fortalecerán cuando fundan sus pasiones y permanecerán conectados de por vida. No importa de quien se trate, ni la edad, religión o sexo, sino la sensación de plenitud que fluye naturalmente entre sus almas.

Poca gente a nuestro alrededor capta nuestra esencia desde diferentes perspectivas. Entre padres e hijos hay conversaciones sobre la vida, consejos, regaños, reproches, culpas y la responsabilidad moral de procurarse bienestar entre ambos. Pero la mayoría de estos ocultan secretos de los cuales sólo son cómplices los sacerdotes, compadres o sicoterapeutas, quienes quizá desconozcan el resto del rompecabezas.

¿Sabes cuáles son los valores que rigen las acciones de quienes te rodean? ¿Tienes idea de lo que otras personas piensan de ti? ¿Conoces realmente a tu familia, vecinos, pareja, compañeros de trabajo o la escuela?

Ni todas las personas que amamos nos corresponden ni todo el que nos ama es correspondido. Valoremos los detalles que provienen de un corazón conmovido y no reprimamos los gestos inspirados por quienes admiramos. El amor no toca la puerta, entra cuando la encuentra abierta.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Agosto 2008 04:07:00
Encuentra el camino de la renovación
El tiempo hace que nos acostumbremos a modelos de vida que nos hacen codependientes, tanto de actividades como de personas. Es muy difícil encontrar los límites de la transformación en el camino. Recuerda cómo has cambiado desde que eras un infante que jugaba en la escuela, ¿quiénes eran tus compañeritos?...

¿Quiénes de ellos siguen siendo tus amigos? Si alguno de ellos perdura en tu presente, háblale ahora y agradécele su existencia.

Cada 7 años comenzamos una etapa diferente de crecimiento y transformación, dejamos de ser niños y nos convertimos en adolescentes carentes de identidad pero deseosos de imitar a nuestros ídolos para tenerla. Necesitamos construir nuestras aspiraciones y manifestárselas a nuestros padres para que nos orienten y apoyen en el camino que elegimos. Algunos jóvenes empiezan a distinguir lo que desean hacer para convertirse en quienes les gustaría ser.

Evolucionamos a un grado de madurez, responsabilidad y libertad que vamos ejerciendo para adquirir experiencia con base en errores y aciertos. Conocemos nuestra vocación o alguien nos la impuso, pero adquirimos obligaciones y buscamos formas de participar activamente en nuestra supervivencia.

En el siguiente periodo, asistimos a bodas de la gente más cercana, si no es que somos los protagonistas de la misma. Rápidamente nos asombramos de la cantidad de bebés a los que tenemos que ir a conocer. Ya no cabemos en casa de la familia que nos crió y buscamos un entorno agradable que nos permita desarrollarnos a nivel personal y profesional, todo esto independientemente al éxito que vayamos logrando.

Si todo lo anterior te identifica en algo me alegro, pero debo confesar que me es imposible mencionar las infinitas posibilidades que el destino tiene preparadas para cada ser humano y en distinto orden de tiempo. Sin embargo, en alguna parte de estas etapas, seguramente ya conociste el dolor, presenciaste alguna tragedia, estuviste cerca de la muerte y pensaste que no servías para lo que estabas haciendo.

La buena noticia es que sigues vivo, y aún sabiendo que te vas a morir algún día, que puede ser hoy mismo o dentro de varias décadas más, sigues luchando contigo o contra ti mismo. ¿Qué deseas en este momento? Si alguien fuera capaz de concederte ese deseo, ¿qué pedirías? Quizá no venga un genio salido de una lámpara a cumplirte tus caprichos pero el que tiene fe actúa conforme a ella y eres tú mismo el que con perseverancia verá realizados tus sueños.

Cada vez que tengas dificultades, procura enfrentarlas y entender qué fue lo que te llevó a ellas. Detente antes de seguir sin cambiar algo que tal vez estés haciendo mal. Piensa en si te han hecho ver la realidad, o si lo hicieron y los ignoraste. Destruye metafóricamente todo lo que no está funcionando en tu vida para que tengas un terreno plano en donde comenzar a construir de nuevo. Quizá no sepas lo que quieres edificar en ese espacio pero no te detengas.

Sigue el consejo musical de Julieta Venegas: “el presente es lo único que tengo”, no es conformismo, sino sabiduría y consuelo. Repite cada mañana en voz alta: “¡soy libre!”, varias veces hasta que puedas gritarlo sin temor..

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas