Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
UNAM registra seis puntajes perfectos para estudiar la licenciatura Designan a Eduardo Bailleres como encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad de Acapulco AMLO pide a pobladores de Chiapas no apoyar a cárteles Top Rank habría firmado al mexicano Jaime Munguía, según fuentes FIFA denuncia que ‘algunas ligas europeas actúan con interés comercial e hipocresía’

Zócalo

|

Internacional

|

Información

< Internacional

| Foto :AFP

Internacional

Ucranianas abusadas por soldados rusos rompen el silencio y cuentan su historia

Por Grupo Zócalo

Publicado el miércoles, 19 de junio del 2024 a las 23:51


Cinco mujeres han dado cuenta de sus casos, pero afirman que hay muchas más en la misma situación.

París.- A Daria, unos soldados rusos la violaron reiteradamente en 2022, y a Alissa, un oficial ruso en 2014. Son dos de las ucranianas que se atrevieron a combatir el estigma para que el mundo conozca su caso y animar a otras víctimas a romper el silencio.

Las duras palabras de Daria Zymenko, una ilustradora de 33 años, contrastan con su figura menuda, su tez pálida y semblante reservado. Hace unos días, causó fuerte impresión durante una rueda de prensa organizada en París por la oenegé SEMA Ucrania, que ayuda a mujeres ucranianas víctimas de violaciones cometidas por los soldados rusos.

Cinco mujeres relataron su experiencia, dando cuenta de las torturas y la violencia sexual ejercidas por el ejército ruso entre 2014 —cuando Moscú se anexionó la península ucraniana de Crimea— y 2023, un año después de que Rusia iniciara la invasión de Ucrania.

Calcular el número exacto de violaciones es difícil, pues las oenegés “no tienen acceso a los territorios ocupados”, señaló Iryna Dovgan, una ucraniana de 62 años oriunda de Donetsk, en el este del país, que fundó y dirige la oenegé SEMA Ucrania. Ella también fue violada por soldados rusos en 2014 y, según cuenta, habría “miles” de casos como el suyo.

Sin embargo, las autoridades de Ucrania han creado un registro nacional para documentar los casos de violencia sexual presuntamente cometidos por las fuerzas rusas, informó el miércoles una importante funcionaria judicial a The Associated Press.

La subprocuradora general Viktoriia Litvinova dijo que el registro fue creado a partir de un proyecto piloto que ya ha llevado a las condenas de cinco personas dictadas en ausencia. Rechazó comentar sobre los detalles de los casos.

Solíamos visitar los territorios donde se llevaban a cabo las hostilidades”, comentó. “Pero ahora, la gente —los individuos que han sufrido abuso sexual— nos están buscando para obtener información”.

Litvinova dijo que se han registro 303 casos de violencia sexual relacionada con el conflicto desde el inicio de la invasión rusa a principios de 2022, y 112 casos han involucrado víctimas masculinas, mientras que 191 han involucrado víctimas femeninas. Algunos de ellos han sufrido varios abusos, señaló.

Rusia ha sido acusada de múltiples crímenes de guerra en Ucrania, que niega sistemáticamente.

Es muy doloroso hablar… pero hoy creo que es una necesidad explicar lo que viví, porque Rusia continúa torturando a gente y cometiendo delitos sexuales a diario en Ucrania”, afirmó Daria a AFP.

El 24 de febrero de 2022, cuando se produjeron las primeras explosiones en los suburbios de Kiev, al comienzo de la ofensiva rusa contra Ucrania, Daria corrió a refugiarse en Gavronshchyna, la aldea de sus padres, cerca de la capital. Pero el ejército ruso capturó el pueblo.

Poco después, unos soldados “ebrios y armados con fusiles” irrumpieron en la vivienda familiar y exigieron que Daria los siguiera “para un interrogatorio”. “Mi familia les imploró […] pero ellos nos apuntaron con sus armas, diciendo que si no me iba con ellos, nos matarían”, contó.

El 28 de marzo la llevaron a una casa abandonada y los soldados le pidieron que se desnudara. “Ahí entendí que no se trataba de un interrogatorio: me violaron durante dos horas”.

Al volver a casa de sus padres, el gesto de desesperación que se reflejaba en sus rostros no le pasó desapercibido, y prefirió “callarse”. Un día después, los soldados regresaron “para lo mismo…”, explicó la treintañera, entre suspiros, con los ojos empañados en lágrimas. Al día siguiente, el ejército ucraniano “llegó afortunadamente”.

“¡Quiero que el mundo entero lo sepa, que la gente me vea como a una persona viva y no como a una mera estadística!”, señaló Daria. Para ella, es “extremadamente importante tomar la palabra en nombre de la gente que no puede dar su testimonio”, por estar en territorios ocupados o por temor a ser estigmatizados.

Otra víctima, Alissa Kovalenko, de 36 años, viajó a París desde Kiev para contar su caso. Es miembro de SEMA Ucrania desde su fundación, en 2019. Su mirada seria y su personalidad combativa se iluminan de vez en cuando por su sonrisa sincera.

Alissa, una conocida documentalista ganadora de varios premios internacionales, acaba de terminar su último filme, “Huellas”, sobre las víctimas de violación miembros de la oenegé.

Salía [de la región] en taxi” el 15 de mayo de 2014, “y fue el conductor quien me denunció a los separatistas en un retén, diciendo que poco antes había estado con militares ucranianos”, contó Alissa.

Me sacaron del coche y me interrogaron” durante varias horas, dijo. Incluso la amenazaron con cortarle “las orejas, los dedos”.

Durante tres días, un oficial -ruso, según ella- la retuvo en un apartamento de Kramatorsk. “Me forzó a quitarme la ropa, a entrar en una bañera y luego me violó”, explicó.

Durante años, Alissa no fue capaz de contarle nada a su familia, que se enteró de su violación mucho más tarde.

Según SEMA Ucrania, cada vez más víctimas rompen el silencio en ese país, donde la violencia sexual es un tabú.

En las aldeas donde la asociación ha realizado campañas de sensibilización, antes había “una mentalidad de vergüenza y estigma respecto a las víctimas de violación, pero se están viendo cambios y la gente se ayuda más”, según Iryna Dovgan.

Las mujeres también están accediendo a hablar más porque la agresión rusa no termina […] y otras mujeres corren el riesgo de ser agredidas: es nuestro grito y nuestro pedido de auxilio”, añadió.

Daria indicó que decidió “primero olvidar esa horrible experiencia”, pero los ataques de ansiedad eran frecuentes. Más tarde, obtuvo ayuda psicológica a través de SEMA Ucrania. Presentó una denuncia en el extranjero pero prefirió no decir en qué país.

Alissa tampoco ha contado con ningún tipo de asistencia por parte del Estado ucraniano pero en 2019 conoció a la fundadora de la oenegé y a otras “supervivientes” de violaciones, y entonces fue consciente de “esa mancha oscura, ese trauma que se había quedado dentro de mí”. Interpuso una denuncia ante el fiscal general de Ucrania.

Una no se cura de una experiencia así […], simplemente, puede sentirse mejor”, consideró Alissa, que, según dijo, todavía tiene pesadillas.

Más sobre esta sección Más en Internacional

Hace 2 horas

Detectan tiburones intoxicados con cocaína ‘por primera vez en el mundo’ en Brasil

Hace 2 horas

Joe Biden ‘libra’ Covid-19 y regresa a Washington

Hace 3 horas

Kamala Harris visita Wisconsin, su primer mitin tras salida de Biden de la contienda

Hace 3 horas

Policía de Illinois mata a tiros en su casa a una mujer negra que había pedido ayuda al 911

Hace 3 horas

EU sanciona a dos mexicanos vinculados al CJNG por tráfico de fentanilo y armas

Hace 5 horas

Biden confirma que el miércoles pronunciará un discurso a la nación sobre su renuncia

Hace 5 horas

Biden se despide de Cheatle y promete ‘llegar hasta el fondo’ en atentado contra Trump

Hace 5 horas

La elección de Sheinbaum es ‘una esperanza para América Latina’, asegura Evo Morales

Hace 6 horas

Trump se va contra Biden y Harris tras renuncia de la Directora del Servicio Secreto

Hace 6 horas

Assange reaparece con una foto familiar en la playa mientras se recupera tras su liberación

Hace 6 horas

Partido Demócrata seleccionará a su candidato a las presidenciales antes del 7 de agosto

Hace 6 horas

Deslizamiento de tierra en Etiopía deja cerca de 150 muertos