Mazapil, Zacatecas.- Corrupción y abuso de la empresa canadiense Gold Corp denunciaron cientos de familias que ayer a más de 3 mil trabajadores del complejo minero El Peñasquito, entre ellos a varias decenas de saltillenses que ahí laboran.

Se trata de los yacimientos de oro más importantes en el mundo, enclavados en el ejido Cedros, en Zacatecas, a 200 kilómetros de Saltillo, donde la miseria agobia a los campesinos de la zona aledaña al tajo donde –paradójicamente– se generan miles de millones de dólares por la extracción de minerales.

Desde el miércoles, 435 ejidatarios con sus familias decidieron por segunda ocasión, en un mes, “plantarse” frente a la minera impidiendo el paso, con el fin de reclamar el abuso y exigir un pago justo por la explotación que están haciendo de sus tierras.

El Peñasquito procesa diariamente 50 mil toneladas de oro, plata, zinc y cobre a costillas de las posesiones de los ejidatarios.

“Abusaron de nuestra ignorancia y nuestra jodidez”, comenta Lauro Herrera, representante de los campesinos, quien dice que la empresa les pagó 50 centavos de renta por metro cuadrado de las tierras, en un contrato de 30 años... y apenas van tres.

Son casi 6 mil hectáreas las que GoldCorp está explotando de manera indebida, dejando sin trabajo a los ejidatarios, llenando el lugar con 3 mil trabajadores de otras partes del país.

El Gobierno, encabezado por la gobernadora Amalia García, ha ignorado esta situación, que involucra desde contaminación del ambiente hasta la violación a la Ley Minera de México.

AGOBIANTE MISERIA EN EJIDO DE ‘ORO’

El oro se encuentra tan cerca de sus manos, que es difícil de creer. Los ejidatarios de Cedros aún no conciben haber sido víctimas de un abuso millonario perpetrado a base de engaños.

“Ellos nos prometieron el cielo y las estrellas y no hicieron más que destruir nuestras tierras, porque ya no va a servir por nada; no sacaremos ya nada de ellas”, comentó Lauro Herrera Fuentes, representante de los ejidatarios que rentaron sus terrenos a Gold Corp, una empresa canadiense que ya cuenta con su “minita de oro” en México y que se lleva miles de millones de dólares de ricos materiales, principalmente oro.

De las casi 6 mil hectáreas que 435 ejidatarios rentaron para establecer el complejo minero Peñasquito, cada familia recibió tan sólo 50 mil pesos por rentar sus “terrenitos de oro” durante 30 años, con vistas a extender la renta por otros 30 más.

Las familias, al ver las ganancias estratosféricas de la empresa trasnacional y las grandes excavaciones que dejan los terrenos inservibles, aparte de las muertes de su ganado por los químicos que utilizan para hacer las explotaciones, comenzaron a manifestar su malestar y a exigir un pago más justo.

“Es una burla lo que han hecho con nosotros. Queremos una renegociación que ya pedimos desde hace un mes y no nos han cumplido. Dicen que estamos locos, pero ni trabajo nos quieren dar”, indicó José Hernández.

El 19 de abril más de mil lugareños hicieron un plantón en la entrada del Peñasquito, impidiendo el paso a cualquier persona. Ante dicha medida la empresa firmó un convenio en el que se comprometió a pagar proyectos y dar mejores ganancias a los arrendadores.

Se le dieron tres semanas a Gold Corp para responder, pero como la empresa ignoró las peticiones, se volvió a realizar el plantón el pasado miércoles en la noche, con la amenaza de no despejar la entrada hasta obtener una negociación.

Estas medidas provocaron que el pasado lunes 25 de mayo se acabara el alimento que se proporcionaba a los tres mil trabajadores de la empresa, por lo que la tuvieron que desalojar hasta nuevo aviso, regresando a diversos estados de la República a los empleados.

“Decidimos no levantarnos de aquí hasta tener una solución. No nos han cumplido, sólo se han burlado de nosotros y ni quién les diga nada”.


DE LAS AUTORIDADES NI SUS LUCES

La inconformidad de los campesinos comenzó cuando las autoridades no les dieron asesoría para hacer el trato con la empresa canadiense, que amenazó con quitarles sus tierras si recibían una negativa de renta, por lo que los ejidatarios aceptaron 50 centavos por metro cuadrado.

Con el paso del tiempo, ni el Presidente Municipal de Mazapil, Gregorio Macías, ni la Gobernadora de Zacatecas, Amalia García, han podido extender una mano a los marginados campesinos, a quienes no sólo se les ha negado el empleo en el tajo abierto, sino que hasta han sido afectados en sus tomas de agua, que han sido contaminadas por cianuro, y con la muerte de su ganado.

Hace algunos días el secretario de Gobierno de Zacatecas, Carlos Pinto, dijo que los ejidatarios tenían derecho a “hacer su luchita”, pero no dio ningún apoyo.

“Hemos estado haciendo llamados. Incluso le hacemos uno al Gobierno de Coahuila, porque sabemos que (Humberto) Moreira es una persona realmente solidaria, no como la Gobernadora de aquí. Yo le pediría de favor que hablara con nuestro gobierno, porque no es posible que esté pasando esto”, señaló el coordinador de los ejidatarios, Lauro Herrera Fuentes.

La negativa de sus autoridades a involucrarse con el problema hace pensar a los afectados que su gobierno está siendo corrompido por Gold Corp, o tiene algún tipo de alianza que no le permite presionarlos para “hacer justicia” a favor de los ejidatarios.

“Nuestro gobierno nos dio la espalda porque no nos asesoró, posiblemente porque hay intereses de por medio. Nosotros nos organizamos solos, estamos desamparados, lo vemos de una forma arbitraria. Son la minera más rica de oro en el mundo”, añadió otro de los afectados.

“Que se fije más en su gente, porque cuando andan de candidatos es cuando se fijan en la gente. Pero ya cuando están en el cargo es cuando tienen que ver cómo estamos sufriendo ahorita con la mina”.


AFECTACIONES AMBIENTALES

Además de la posibilidad de que se esté extrayendo uranio, un material peligroso y que causa grandes efectos dañinos para la salud, existen evidencias de la utilización de químicos y otros materiales como el cianuro, que están afectando el medio ambiente de los ejidos cercanos.

“Se nos están muriendo las vacas, ¿y ésas quién nos las paga?. También, el agua que utilizan varios ejidos cercanos, de esas afectaciones quién se hace responsable de lo que pasa, hasta conejos encontramos muertos”, comentó Lucía García, madre preocupada por la contaminación que está causando el complejo minero.

Lo que más lastima a los arrendadores es que las casi 6 mil hectáres rentadas son terrenos que quedarán inservibles para cuando terminen las excavaciones. “Si ya con lo que llevan ahorita no podemos hacer nada con la tierra...”

En las tardes también se perciben olores extraños en el ambiente, y desconocen a qué se debe. Lo que sí aseguran es que han aumentado las enfermedades de las vías respiratorias desde que se comenzó a explotar el tajo.


POR PROMESAS SIN CUMPLIR

“Ellos prometieron muchas cosas: empleo para nuestros esposos, seguro, una carretera y no han hecho nada, sólo nos han venido a fregar. Esas personas nos vinieron a prometer una vida de lujo y no hemos visto nada, eso ha sido para otras personas”, comentó una madre desesperada, quien con todo e hijos no deja de asistir a diario al plantón, incluso quedándose a dormir con su esposo en la entrada del complejo minero.

El sentir de la población es devastador, desde pensar que no son nadie para sus autoridades hasta tener rencor de que una empresa de otro país saque a diario millones de dólares que no se quedan en México, “robando lo que tenemos aquí, nuestra riqueza”.

Las familias se han mantenido unidas, teniendo un campamento en la entrada de Peñasquito, donde a diario hacen de comer para las más de mil personas que se encuentran en el plantón donde los niños ya han tomado como lugar de juego la manifestación.

Las cazuelas de comida alimentaron hasta a los trabajadores de la mina, pues al acabarse el alimento adentro se les ofreció un plato de asado como muestra de amistad. “Nosotros no tenemos problemas con ellos, ellos no tienen la culpa, sólo la empresa”, indicaron los manifestantes.

Uniéndose, con gran esfuerzo se han mantenido pese a que las lluvias los han amenazado en estos días, así como las altas temperaturas que deja sin sombra a muchos.

“Aquí estamos nosotros y no nos vamos a mover hasta que nos den solución, no importa si llueve turne, hasta con nuestros niños, queremos justicia (…) queremos empleo que nos prometieron”, señaló Rocío Espinoza mientras preparaba la comida para todos.


DE REGRESO A CASA

Son más de 3 mil los empleados de Peñasquito de diversos estados del país, que ayer fueron desalojados del lugar, ya que con el plantón se acabaron hasta los alimentos, dejándolos sólo con leche y cereal.

Decenas provenientes de Saltillo y otras ciudades de Coahuila tomaron un descanso obligatorio; no se les dijo cuándo regresarán a sus labores y si se les pagarán estos días inhábiles.

“Sacaron hasta los veladores, no se va a quedar nadie porque ya no hay provisiones. Son muchos compañeros que vienen de muy lejos, pero se regresarán a sus casas hasta que pase esto del plantón, que muchos ni nos habíamos dado cuenta”, comentó Francisco Martínez Salcedo, empleado de Saltillo.

Durante todo el día decenas de autobuses y minivans estuvieron sacando a los trabajadores que regresarían a sus ciudades natales en los estados de Hidalgo, Durango, Sinaloa y pocos a ciudades cercanas en Zacatecas.



DENUNCIAN EN GUERRERO ABUSO DE GOLD CORP

La empresa canadiense no sólo ha abusado de los ejidatarios de Zacatecas, sino también en el estado de Guerrero ejidatarios de las tierras mineras hicieron bloqueos por inconformidades en el pago de la renta de sus terrenos.

En este caso después de 14 horas de bloqueo, la empresa logró acceder a pagar 2.6 onzas de oro por hectárea, lo que se resume a que el ejido recibirá 36 millones de pesos por las mil 150 hectáreas que se rentan a Gold Corp.

Por lo que en su renegociación serán 32 mil 279 pesos por cada mil metros cuadrados de tierra, tomando en cuenta que en este momento el precio de la onza de oro es de 920 dólares, alrededor de 12 mil 700 pesos.

GANANCIAS GENEROSAS:

» Son 13 millones de onzas en reserva de oro, plata y zinc, siendo la segunda más grande del mundo después de Sudáfrica.

» Gold Corp invirtió mil 500 millones de dólares en Peñasquito.

» En una década se espera un proceso diario de 130 mil toneladas de concentrado.

» Peñasquito tiene reservas probadas de 575 millones de onzas de plata y 3.5 millones de toneladas de zinc.

» Sólo en oro se tienen reservas de diez millones de onzas, que podría tener una producción anual de 387 mil 500 onzas.

ALGUNOS DE LOS DAÑOS:

» La explotación se realiza a tajo abierto, utilizando un método de explosivos para remover los terrenos, uno de los sistemas más dañinos para el medio ambiente.

» Con sólo agotar el primer tajo, se dejará un agujero de 600 metros de profundidad y 1.5 kilómetros de diámetro, por lo cual el terreno será inservible para los ejidatarios que rentaron.

» El uranio es un material altamente peligroso para la salud, que incluso es utilizado como activador nuclear, y que en el cuerpo humano tiene gran afectación en su salud.