×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 9 años
[Atentado en Mo

Morelia recuerda… y llora

Redacción

Lucía Pérez se dio cuenta de que una docena de esquirlas se le habían enterrado en las piernas cuando quiso correr

Leopoldo Ramos | Enviado

Morelia, Mich.- Lucía Pérez se dio cuenta de que una docena de esquirlas se le habían enterrado en las piernas cuando quiso correr y el dolor la derribó.

El estallido de la granada la aturdió por segundos y las imágenes más recurrentes que tiene de ese momento son las de una mujer tendida sobre la banqueta con las vísceras expuestas y el cuerpo ensangrentado, y la de varias personas heridas que fueron expulsadas por la explosión y quedaron una encima de la otra.

Este viernes, la muchacha morena, de 20 años de edad, que va en el séptimo semestre de Contaduría en la Universidad Michoacana, regresó al lugar donde hace casi un año cayó abatida por los proyectiles de una granada de fragmentación que presuntos narcotraficantes lanzaron en contra de la multitud reunida en la plaza Melchor Ocampo, frente al Palacio de Gobierno, para celebrar el Grito de Independencia.

El saldo mortal del atentado de esa noche fue de ocho víctimas, una de ellas menor de edad, y más de 130 lesionados, quienes estaban ubicados en un perímetro no mayor a 10 metros.

COMO AQUEL DÍA

Es mediodía y las nubes densas y negras no han dejado que el sol se asome por la capital michoacana, como también ocurrió aquel 15 de septiembre del 2008.

“Yo caí ahí”, señala Lucía hacia el costado de una jardinera de la plaza pública. Tiene presente cada detalle de aquella noche y relata los hechos con fluidez, pero de repente su mirada se pierde, como si la atrapara el recuerdo del horror.

“Escuché la explosión y me quedé parada, después quise correr y ya no pude, me caí, me arrastré unos metros y me quedé aturdida, no sabía qué estaba pasando. Luego escuché gritos, vi gente tirada en el piso, había niños asustados que lloraban y gritaban de dolor y recuerdo muy bien haber visto a una mujer con las vísceras de fuera. Ella no se movía. Estaba muerta”.

Lucía estuvo a un metro de la detonación y tuvo heridas en ambas piernas que le impidieron caminar durante un mes, pero dentro de todo tuvo suerte y quedó con vida.

En el atentado terrorista que ocurrió la noche del 15 de septiembre pasado en esta ciudad, ocho personas murieron, tres de ellas de manera instantánea y el resto en el hospital civil a donde fueron llevadas, como ocurrió también con los 130 lesionados que dejó el ataque.

DÍA DE FIESTA

Aquel lunes Morelia estaba de fiesta. Las calles del Centro Histórico estuvieron cerradas desde temprano. Hubo una verbena y a media tarde un concurso de bandas de guerra. La música en vivo animó a la gente a concentrarse en la plaza y esperar a que el gobernador perredista Leonel Godoy apareciera en el balcón principal del antiguo edificio gubernamental para lanzar a su modo la arenga del Grito de Dolores.

El Mandatario terminó de pronunciar las vivas a México reglamentarios de la ceremonia, dejó de accionar la campana, también incluida en el protocolo, y el umbral del Himno Nacional que se escuchó por el sonido dispuesto para el evento se distorsionó por la detonación de la granada.

“Fue un ruido tremendo, yo pensé que había sido uno de esos cuetones, de la pirotecnia que hay en estas ceremonias que estallan en el cielo y despliegan luces. Pensé que tal vez había tronado abajo. Supe que en realidad había explotado una granada hasta que estaba en el hospital”, cuenta Ricardo Figueroa Martínez, otro de los sobrevivientes.

DOS GRANADAS

Los agresores lanzaron dos granadas en contra de la población. La primera en la plaza Melchor Ocampo, poco después de las 23:00 horas, y la segunda minutos después, a tres cuadras de distancia, en la esquina de las calles Madero y León Guzmán, frente a la iglesia Virgen de la Merced, donde se encontraba estacionada una patrulla de la Policía Estatal.

La primera detonación mató al instante a dos personas y otras cinco murieron mientras eran atendidas por los médicos. Producto del segundo estallido perdió la vida un individuo que pasaba por el lugar, de acuerdo con la averiguación previa (AP/PGR/MICH/M-I/637/2008) que la Procuraduría General de la República realizó sobre los hechos, de los cuales los periódicos locales pudieron dar cuenta hasta el tercer día, pues cuando ocurrieron ya habían cerrado edición.

A SANGRE FRÍA

El 24 de septiembre del 2008, una semana después del atentado, policías federales detuvieron en Apatzingán, Michoacán (200 kilómetros al sureste de Morelia) a tres sujetos que confesaron haber sido los autores materiales del ataque.

Se trata de Juan Carlos Castro Galeano, Julio César Mondragón Mendoza y Alfredo Rosas Elísea, aunque existen versiones policiacas donde se asegura que habría al menos otros cuatro implicados que se encuentran en libertad.

La PGR dio a conocer que los detenidos forman parte de una organización de narcotraficantes que participa en la disputa territorial de Michoacán por el control de las drogas, y habrían cometido el atentado terrorista como señal de su poderío y disposición criminal hacia las autoridades.

UN HOT DOG

Después de la detención, la misma dependencia difundió una videograbación del interrogatorio que el Ministerio Público realizó a Juan Carlos Castro Galeano, quien sin más reveló que antes de lanzar la primera granada tuvo tiempo para cenar “un hot-dog y una hamburguesa”, en los puestos que estaban alrededor de la plaza.

-¿Por qué aventaron las granadas donde estaba la gente?”.

“Sentía desesperación por deshacerme de ella y ya no saber a dónde tirarla, como que me paniqueó (sic). Me dijeron que tenía que arrojarla como a las 11 y tantito, la tiré como de 40 ó 60 (metros) y corrimos hasta donde quedó la camioneta estacionada”, respondió el detenido, antes de detallar el tipo del artefacto y la forma en que lo lanzó a la multitud.

“Era pequeñita, verde oscuro, como tipo color soldado (…) La tenía en la mano, la apreté, la oculté con mi mano, me dio escalofrío, quité el seguro, el candado y la aventé, vi que cayó, rebotó y ¡bam!

‘se oían gritos’, dice homicida

-¿Te quedaste en algún momento a ver cuál había sido el resultado de la explosión?

“No señor, yo ya estaba así, hecho bolas, no me acerqué (…) con el pánico que había y la multitud de la gente que estaba, que se oían gritos, traía el ruido aquí”, dijo señalando con sus dedos índices sus oídos.

-¿Y qué hiciste antes de aventar la granada?

“Me comí un hot-dog y una hamburguesa”.

Juan Carlos Castro y los otros dos detenidos están presos en la Ciudad de México. En el fuero federal la PGR los acusa de delitos cometidos en contra de la Ley Federal de Armas de Fuego y uso de Explosivos, al mismo tiempo en que la Procuraduría General de Justicia en Michoacán les atribuye el multihomicidio y lesiones.

MORELIA AJUSTA LA SEGURIDAD

» Quienes asistan a los eventos conmemorativos de las fiestas patrias deben acostumbrase a las estrictas medidas de seguridad implementadas por las autoridades y evitar llevar consigo cualquier objeto que pudiera ser utilizado como arma, dijo el secretario de Gobierno de Michoacán, Fidel Calderón Torreblanca.

» Convertido en vocero de la administración para los festejos septembrinos, el funcionario estatal dijo que continúan los preparativos para la ceremonia del Grito de Independencia, pero no están seguros de hacer un acto masivo.

» Los operativos de seguridad ya están listos, para evitar un atentado como el ocurrido el 15 de septiembre de 2008, cuando presuntos sicarios arrojaron granadas de fragmentación a la población civil, con saldo de ocho muertos y más de 100 heridos.

» En Michoacán las fiestas patrias se extienden hasta el 30 de septiembre, con motivo del natalicio de José María Morelos y Pavón, héroe de la Independencia nacido en la capital michoacana.

EL 15 SERÁ DÍA DE LUTO
Notimex

El Gobierno de Michoacán declarará el 15 de septiembre como día de duelo estatal, en recuerdo de las víctimas que dejaron los ataques de hace un año en esta capital, dijo el Mandatario de la entidad, Leonel Godoy Rangel.

En reunión privada con directivos de medios de comunicación, el Gobernador michoacano confirmó ayer la realización de la ceremonia del Grito de Independencia y el desfile cívico-militar los próximos 15 y 16 de septiembre.

Sin embargo, dejó abierta la posibilidad de que se suspendan esos eventos de última hora, en caso de alguna eventualidad.

Confirmó que quedó cancelada la celebración de la tradicional verbena popular que se llevaba a cabo tras el Grito de Independencia y la quema de juegos pirotécnicos.

Además, dijo, el ingreso al primer cuadro de la ciudad para las celebraciones patrias será restringido mediante vallas y arcos detectores de metales, los cuales se colocarán en puntos específicos.

Godoy Rangel mencionó que se tiene garantizada la seguridad para esas fechas, gracias al trabajo coordinado que se tiene con las diferentes autoridades federales en la materia.

Además de la ceremonia del Grito de Independencia y del desfile cívico-militar se llevarán a cabo el acto conmemorativo del 199 Aniversario del inicio de la Independencia de México y un acto al que se le ha denominado “Por la Paz”, en el cual la oradora oficial será la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú.
TAGS RELACIONADOS:
te puede interesar
similares