×
NOTAS MATUTINAS MÁS LEÍDAS
hace 8 años
[ESPECIAL]

Pioneros de la madre de las cabalgatas

Fabiola Ferrer

Hoy 15 de septiembre y año del Bicentenario, Jacinto Rodríguez, José Luis Vázquez y Regulo Zapata...



Sabinas, Coah.- En un cálido lugar, acompañado de tres copas, muchas fotografías, una guitarra y tres hombres que hicieron una gran pauta en la historia de Sabinas, nos remontamos a revivir la historia de la madre de las cabalgatas, pero esta vez, contada por sus orgullosos pioneros: Jacinto Rodríguez, José Luis Vázquez y el anfitrión Regulo Zapata Jaime.

Era el año de 1992, siendo el gobernador del Estado Eliseo Mendoza Berrueto y el presidente municipal David Yutani, cuando Sabinas celebraba 50 años de haberse convertido en ciudad.

Es en ese momento cuando el licenciado Regulo Zapata Jaime en aquel entonces director de Simas, le sugiere a Jacinto Rodríguez regidor municipal en esas épocas y un gran amigo de él, que sería un bello gesto celebrar los festejos con un homenaje a los fundadores de Sabinas, pues de manera directa o indirecta, muchos de ellos eran descendientes y qué mejor manera de honrarlos, que realizando su mismo recorrido desde Santo Domingo hasta Sabinas, a caballo e imitando exactamente la misma odisea de la fundación de esta bella ciudad.
En esa conversación también estuvo presente el Presidente Municipal, que les dio carta abierta para la que sería la mejor aventura de su vida.

La primer junta para aterrizar la idea fue en la casa de Donato Arizpe y tuvo una gran convocatoria, asistieron alrededor de 90 interesados, Regulo Zapata viajó en tren para checar las distancias entre las estaciones y donde podían encontrar agua para abastecer a sus caballos.

Pero a la hora de la verdad, sólo ocho sabinenses de corazón emprendieron el recorrido de 320 km a caballo, Regulo Zapata, Jacinto Rodríguez, José Luis Vázquez, Donato Arizpe Cepeda, Gustavo Martínez, Pablo Medina Reyna, Emanuel Gentilione “el italiano” (+), el último en adherirse al equipo Jorge Guajardo y su cocinero de oro Tino Madrid.

Guiados por las vías del tren al llegar a Monclova se perdieron, tenían como referencia el rastro, pero las personas al verlos con caballos les daban la dirección equivocada por que pensaban que ivan a matar a los caballos, por fortuna se atravesó un paletero al que la acabaron todo su carrito de paletas, pues la sed era insaciable.

Cada uno recordó entre risas y nostalgia innumerables anécdotas, por ejemplo José Luis no puede olvidar que estuvo a punto de ser mordido por una víbora de cascabel, Regulo Zapata, que se pasó gran parte del recorrido caminando, porque su montura tenía tanto bordado que era sumamente incomodo permanecer mucho tiempo sentado, Jacinto que en una parada a descansar se les desamarraron los caballos y los encontraron hasta el siguiente poblado, o que hubo unos buenos samaritanos que les obsequiaron tres cervezas calientes, por que en su tierra la cerveza se la toman caliente, o que el caballo de Jorge Guajardo no estaba herrado y sólo aguantó de Santo Domingo a Paredón y una yegua que le prestaron de paredón a Espinazo, por lo que tuvieron que mandarlo en un armón, tantas desavenencias que se olvidaron al ser recibidos por cientos de Sabinenses y habitantes de la Región Carbonífera desde el Sauz, y acompañándolos al son del mariachi desde el edificio de Pemex, un recibimiento que los convenció que había valido la pena hasta el último minuto de su recorrido.

En la segunda cabalgata, perfeccionaron muchísimo sus técnicas y extremaron precauciones “pues ya se sabían el caminito”, establecieron un reglamento que tenía como prioridad llevar a todos los caballos herrados, pues son su principal herramienta en esta experiencia.

Tanto fue el furor y el éxito de la cabalgata de Sabinas, que en 1996, llegaron a un máximo de 700 cabalgantes, se ha convertido en un sello distintivo de Sabinas para el mundo, pues nacionales y extranjeros se han sumado a la aventura.

Santo Domingo cada año se viste de gala para recibir a los cabalgantes y las cientos de personas que conforman este gran festejo.

Cabe resaltar que nuestros entrevistados han tenido la fortuna de participar ininterrumpidamente en las 19 cabalgatas, privilegio que le agradecen primeramente a Dios y a la vida, pues han visto para creer y han creído para ver, ya que la cabalgata de Sabinas ha tenido de todo, bodas, bautizos y sucesos que la han convertido en la reina de las cabalgatas.

Para los pioneros es un honor y una bendición ver a los pequeñitos de los jardínes de niños hacer sus mini-cabalgatas en caballitos de madera, por que en unos años ellos continuarán esta tradición, pero con caballos reales.

El impacto no sólo ha sido cultural y político, también económico, pues el comercio se ve ampliamente beneficiado esta época del año.

Actualmente nuestros cabalgantes son acompañados por un veterinario y desde hace tres años por un sacerdote, además de sus fieles grupos que año con año no le fallan a este hermoso espectáculo, digno de presumirse en todas partes.

Para estos pioneros su mayor prueba fue el temor que generó la pasada contingencia, pues pensaron que por primera vez este magno evento tendría que ser suspendido, pero con el permiso del Divino Creador siguieron su tradición saliendo airosos de esta prueba, pues en cada paso ponen el corazón y el alma, porque este no es un proyecto generado por un partido político o una asociación, es sueño de Sabinenses para la gente de Sabinas y del mundo entero y no importa que participen más personas en unos años y en otros menos, lo importante es que los que estén ahí se consideren dignos y orgullosos de representar a Sabinas, pues es una traidición que nunca morirá mientras quede una sola familia sabinense.

Por eso, su mensaje a todos los lectores es que transmitan a su familia el amor por las tradiciones de su tierra, pues a ellos mientras les quede vida y fuerza siempre formarán parte de la cabalgata de Sabinas.
TAGS RELACIONADOS:
te puede interesar
similares