Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Anuncia López Obrador visita de Biden y Trudeau a México por el T-MEC Ambulancia es arrastrada por corriente de Agua por las lluvias en CDMX Wimbledon es multado con cifra millonaria por excluir a tenistas rusos Propone AMLO quitar Estatua de Libertad si EU castiga a Julian Assange México y Corea del Sur fortalecen lazos en 60 aniversario de relación bilateral

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

| El artista escénico se mudará en breve a Califonia.

Arte

Aprovecha Isaac Hernández su plenitud, dirá adiós a Inglaterra

Por Grupo Zócalo

Hace 1 mes


Habla el reputado bailarín de su próxima llegada al Ballet de San Francisco

Ciudad de México.-Isaac Hernández no puede quitarle los ojos de encima al Bosque de Chapultepec, que se extiende, imponente y frondoso, casi tanto como abarca la vista desde el ventanal de la suite de lujo en la que se hospeda.

Con la serenidad de quien se sabe realizado y pleno, se apresura a comentar el paisaje con cualquiera que entra a su cuarto: “Es como de Vittorio Storaro”, dice, en referencia al director de fotografía italiano, que bien pudo iluminar, con ese cálido naranja del atardecer, a las copas de los árboles que se miran desde las alturas.

Más allá de la vista y la hora, Hernández, destacado practicante de una profesión que es, a partes iguales, la de un artista y la de un atleta de alto rendimiento, exhibe una calma difícil de compaginar con el despliegue escénico, enérgico y contundente, por el que se le reconoce internacionalmente.

A pocos días de cumplir 32 años –cuando sucedió esta entrevista el pasado abril–, al bailarín principal del Ballet Nacional de Inglaterra se le mira, desde luego, con la vitalidad propia de su arte, pero también con la templanza de la experiencia.

El día anterior, en una conferencia de prensa para anunciar su gala internacional de estrellas, Despertares, hizo una declaración que dejó fríos a muchos: “Si tengo suerte y las cosas salen bien, tengo seis años de buen ballet en el escenario y quiero aprovecharlo”.

Lo dije y probablemente me lo van a recordar dentro de seis años cuando quiera seguir bailando al máximo nivel, pero siento que quiero aprovechar este momento, que es la plenitud del bailarín clásico, de los 30 a los 38 años y, entonces, quiero bailar para mi público en mi mejor momento”, redobla.

No se trata, explica, de una apreciación meramente personal, o subjetiva, sino de un camino que ya ha sido trazado por otros grandes de la danza.

Se ha visto en las diferentes carreras de los bailarines más emblemáticos cómo llegas a una madurez física, una madurez técnica, una madurez artística, donde cada vez que entras al escenario, entras con cierta tranquilidad, cierto dominio, que te permite crear algo especial”, explica.

 

Toma el control

Hay una mística, y una buena historia, que acompaña a Isaac Hernández a cada escenario que pisa: la del niño que comenzó su entrenamiento a los 8 años, en el patio de su casa de Guadalajara, bajo la tutela de sus padres, los bailarines Héctor Hernández y Laura Fernández.

Siempre hay algo de ese muchacho tapatío en el bailarín profesional que ha sido ovacionado en Londres, París, Moscú y Roma, pero ahora, como reflexiona él mismo, radicalmente cambiado por el trayecto andado.

(A cierta edad) tienes la experiencia suficiente para manejar cualquier situación que pueda salir y, al mismo tiempo, puedes estar presente, procesar la adrenalina de una manera más constructiva.

 

Cuando eres joven, igual la adrenalina, los nervios, muchas veces toman el control, y ahora todas esas cosas se pueden canalizar de una manera más eficiente”, explica.

Ganador en el 2018 del Premio Benois de la Danse, el más prestigioso para un bailarín en el mundo, y habiendo conquistado, como bailarín principal, el Ballet Nacional de Londres y el Ballet Nacional de Holanda, todavía no llega el día en el que la ambición de Isaac Hernández se agote.

 

El cambio

El próximo 11 de junio, en la Brooklyn Academy of Music de Nueva York, Hernández se despedirá del Ballet Nacional de Inglaterra con el rol de Albrecht en la versión del ballet Giselle que el reconocido coreógrafo Akram Khan creó para la compañía y que, según algunos críticos, es ya una obra maestra de la danza clásica del siglo 21.

El mexicano, en quien Khan se inspiró también para su ballet Creature, emprende una suerte de vuelta al origen, pues llegará en julio al San Francisco Ballet, la compañía que vio nacer su carrera profesional.

Ahora tengo un gran proyecto que empiezo en San Francisco, parte de una transición después de haber tenido un director por 37 años, una nueva visión artística. Me gusta hacer esas cosas con mi carrera, aportar mi trabajo, aportar mi talento para que estas transiciones pasen”, relata.

Después de casi siete años en Londres, que fungió como un puente al resto de Europa, el bailarín volverá a ponerse bajo las órdenes de Helgi Tomasson, el director que, desde 1985, encabeza la compañía, y quien lo recibió en el cuerpo de baile cuando tenía 18 años.

Tenía la intención, no la certeza, de regresar. Nunca sabes cómo va a ir la vida”, cuenta.

Notas Relacionadas

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 7 horas

Hablará Damiela Eltit sobre literatura

Hace 7 horas

Dominan con paisajes de cuerdas al Fernando Soler

Hace 7 horas

Despierta Isaac Hernandez los sueños de sus bailarines

Hace 7 horas

Muestran evolución de José Clemente Orozco

Hace 7 horas

Dialogan El Greco y Picasso

Hace 7 horas

Van artistas americanas a expo Toro

Hace 19 horas

Inaugura coahuila el XXVI Festival Internacional de Guitarra de México

Hace 20 horas

Descubrimientos arqueológicos antes del INAH: El hallazgo del ídolo en Tlaxmalac

Hace 21 horas

Muere a los 97 años Peter Brook, la leyenda del teatro

Hace 1 dia

Museo arqueológico de UANL mostrará recopilación única

Hace 2 dias

Recupera Cecuvar obra de Scaccioni; inauguran exposición

Hace 2 dias

Dice Julieta Fierro falta apoyo para científicas, señala inequidad en la academia