Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Piden ayuda para localizar a Ceci Flores, líder de las Madres Buscadoras de Sonora Emilio Lozoya demanda ante tribunal la devolución de su casa que disputa con la FGR México tendrá una cifra récord de mandatarias además de Claudia Sheinbaum VIDEO: Santa Fe Klan sorprende al cantar ‘Ni parientes somos’ en concierto de Los Tigres del Norte Se esperan fuertes lluvias en Coahuila a partir del miércoles

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Nacional

Apuntes sobre la belleza femenina

Por Federico Muller

Hace 7 meses

Su clase la impartía por la mañana de lunes a viernes, comenzaba su disertación puntualmente a las 7:00 horas, si no escribía en el pizarrón de madera color verde militar, y lo llenaba tres veces, no lo hacía ninguna. Así, lo hizo durante varios años, el viejo maestro de estadística, el más odiado de la escuela, sentimiento que se agudizaba cuando trataba de explicar las “insondables” demostraciones de la estadística bayesiana. Tenía por costumbre decirles a sus alumnos, al inicio de cada curso, después de haberse fumado el primer cigarrillo del día. Que existen en la vida dos grandes mentiras: La primera de ellas, lo que muestran las estadísticas, y la otra no menos contundente, lo que nos dicen las mujeres. Es probable que el profesor se haya referido a los juramentos que le hace la fémina al hombre en una relación sentimental, al amparo de un amorío. Que sin duda le despertó en su interior una animadversión a las palabras de mujer. Afortunadamente existe el certamen Miss Universo, que al menos por unos momentos ayuda a distraerse de las penas de amor, porque exaltan la hermosura de la mujer, y por qué no decirlo, también: “el liderazgo, la elegancia, la personalidad, el porte, la pose, la comunicación, la seguridad, y el activismo social”.

Al pergeñar estas líneas se pretende revisar muy brevemente la belleza en: la historia, la economía y los concursos Miss Universo. Es precisamente el filósofo italiano Umberto Eco (1932-2016), quien la describe y analiza en un texto, que acompaña de grabados y fotografías, para así mejor ilustrarla; la belleza desde la concepción que tenían los antiguos griegos de ella, hasta la de consumo, modelada y difundida por los medios de comunicación del siglo 20, que es la que priva actualmente en el ideario de la sociedad occidental. La cual, la ha adaptado a cuerpos femeninos altos y esbeltos de proporciones simétricas y armónicas, que al verlos alegran la mirada y la mente.

Aunque el pensador italiano dice que el concepto de belleza no es absoluto y menos inmutable, sino que se adapta a cada época por la que ha transcurrido la humanidad. Sin embargo, se presenta una constante que ha trascendido clases sociales, ideologías y la mano inmisericorde del tiempo: el arreglo femenino. Las doncellas de la antigua civilización egipcia se acicalaban el rostro y cuerpo; pendientes, diademas, brazaletes, anillos y cinturones hechos de metales preciosos engalanaban su porte, sin pasar desapercibido las sombras en el contorno de los ojos y la depilación en cejas. Las de menores posibilidades económicas recurrían a las plantas y minerales del campo para embellecerse. Posteriormente a la civilización de los Faraones, en El Cantar de los Cantares, se exaltan los atributos de la Sulamita, el autor de ese libro bíblico (El Rey Salomón) parece que conocía algo de los encantos femeninos. La proveeduría de productos y servicios de belleza, es uno de los encantos que tiene la economía capitalista, al menos para los dueños de la industria de los cosméticos y un sector de la población femenina “cautiva” del cuidado y apariencia del cuerpo.

Las principales marcas de cremas, fragancias, maquillajes y tintes se concentran en cinco países del planeta, y controlan alrededor del 60% de la producción mundial de esa industria, que en 2021 alcanzaba 527 mil millones de dólares; en México se estima que al finalizar 2023, llegue a 8.83 mil millones de dólares, generado por SPA, estéticas, establecimientos de cuidados de la piel, uñas, maquillaje, bronceo, etcétera.

Una de las ventajas de esa industria es la facilidad que le brinda a la mujer que busca emprender un negocio propio en su hogar, y que quiere combinar una actividad remunerativa con la crianza de sus hijos. Los costos de producción son mínimos y le exige una no muy larga capacitación para aprender el oficio de atender los cuidados corporales de las damas.

Miss Universo 2023. El evento se llevará a cabo el 18 de este mes en la ciudad de San Salvador, la capital del país centroamericano, en el cual participará la michoacana Melissa Flores Godínez (25 años), quien además de ser modelo cuenta con un pregrado en sicología y estudios en cosmetología. Tres mexicanas se han llevado el título de Miss Universo, Lupita Jones lo consiguió en 1991, el triunfo en el certamen le abrió las puertas del éxito; y pronto llegó a la dirección de la organización: Nuestra Belleza México, que se encarga de capacitar a las chicas que participarán en competencias internacionales de belleza. En más de 20 años que tiene al frente de la empresa dos mexicanas han logrado el máximo galardón universal; combina sus actividades de empresaria con la de escritora, uno de sus libros es autobiográfico, y también tuvo una breve incursión en la política de su estado natal Baja California. Jimena Navarrete Rosete lo obtuvo en 2010, y 10 años después de ella (2020), el titulo fue para Andrea Meza Carmona. Las dos últimas ganadoras hasta antes de su participación en la competencia se dedicaban al modelaje, y habían estudiado una carrera universitaria. Desde luego que hay voces que tildan a los concursos de belleza de represores a las mujeres. Porque les imponen estereotipos que coartan su acceso a algunos sectores de la economía, al exigirles veladamente o abiertamente que cumplan con determinado perfil corporal. Además, los consideran frívolos en virtud de que sólo valoran la parte física, minimizando la evaluación intelectual de las competidoras. Esa corriente de pensamiento “miss-fóbica”, sigue creyéndose el mito, de que cuando una mujer es agraciada físicamente, tiene un desarrollo intelectual inferior, al de otra con menos atributos corporales.

 

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 10 horas

Curar con votos

Hace 10 horas

¡Golpe de Estado por decreto y encuesta!

Hace 10 horas

Paternidad responsable