Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
¿Qué necesita Javier Aguirre para salvar al Mallorca del descenso en LaLiga? Xavi reconoce que Lewandowski es ‘una opción’ para reforzar al Barcelona Johan Vásquez y otros mexicanos que vivieron el descenso en Europa Vislumbra Sheinbaum victoria ‘seis de seis’ de Morena en los estados donde se disputarán gubernaturas Tele Zócalo Vespertino / 21 de mayo de 2022 APP

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

Dr. Armando Treviño Flores

Por Otto Schober

Hace 1 semana

Armando Treviño Flores es considerado el primer médico cirujano y partero que hubo en Piedras Negras. Nació en Allende, Coahuila, el 10 de diciembre de 1902, fue hijo de Roberto Treviño y Josefa Flores de Treviño. Sus estudios primarios los realizó en la escuela Benito Juárez de su pueblo natal y los concluyó en la escuela Modelo de Piedras Negras. Su secundaria y preparatoria los cursó en el Ateneo Fuente de Saltillo, Coahuila. Sus estudios universitarios los concluyó en la Escuela Nacional de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

El 26 de septiembre de 1933, presentó su examen profesional con la tesis “Floculaciones de Mattefi en Tuberculosis pulmonar”, lo que le valió las felicitaciones del jurado y su ansiado título, el que trajo consigo en su regreso a Piedras Negras para ejercer su carrera, en el que fue su domicilio durante el resto de sus días. Laboró inicialmente en el Hospital Civil, donde atendió a infinidad de pacientes, con un campo de acción muy amplio a pesar de la falta de transporte, ayudó a los más necesitados, a los que visitaba sin importar las distancias. Improvisó rústicas salas de cirugía, en donde en los tiempos de nuestro verano calcinante, ponía una barra de hielo frente a un ventilador eléctrico para mantener el sitio fresco. Se recuerda que, durante una corrida de toros en Piedras Negras, el matador recibió una severa cornada en la ingle y solicitaron un médico capacitado para atender al herido, el único era Armando Treviño, quien de inmediato se presentó a la plaza de toros para solucionar la emergencia. 

Un galeno que estaba encargado de la plaza México de la capital del país, se trasladó a Piedras Negras para supervisar al herido y pudo constar que la cirugía fue extraordinariamente profesional. En 1945, en compañía de los doctores Rodrigo Andalón del Castillo, Elías Treviño y Manuel Leos, fundaron la clínica hospital que llevó el nombre de Centro Médico del Norte en la esquina de las calles de Ocampo y Terán. Fue un obsesionado por la auto superación y de mantenerse a la vanguardia, pero se enfrentó con la dificultad de que la mayor parte de la literatura disponible estaba en francés, Armando Treviño se los llevaba a su rancho dedicándose a estudiar las ilustraciones para poder luego aplicar el nuevo conocimiento. El 6 de mayo de 1966, Piedras Negras lloró la pérdida de uno de los más ilustres médicos que ejercieron en esta frontera, que no utilizó su carrera para llenar su baúl de riquezas, sino para satisfacer las necesidades médicas de pobres y ricos. En su memoria, sus colegas y amigos acordaron el 1 de mayo de 1971, que la sala de conferencias del Centro Médico del Norte llevara su nombre, como también lo llevan la sala de cirugía del Hospital Civil, una escuela primaria en la colonia Doctores, una calle de esa colonia y el libramiento que conecta Manuel Pérez Treviño con República. 

El Dr. Armando Treviño Flores, podía jactarse de haber traído al mundo a la mayor parte de los recién nacidos de Piedras Negras durante su época vigente como cirujano y partero.

Notas Relacionadas

Listos para caravanas en Eagle Pass

Hace 10 horas

El peligro es permanente

Hace 10 horas

En Cuernavaca, Guanajuato, Querétaro y Orizaba, ‘los nobles’ estaban locos de contentos porque Maximiliano venía

Hace 10 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 10 horas

Listos para caravanas en Eagle Pass

Hace 10 horas

El peligro es permanente

Hace 10 horas

En Cuernavaca, Guanajuato, Querétaro y Orizaba, ‘los nobles’ estaban locos de contentos porque Maximiliano venía