Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
México dona 400 mil 800 vacunas anticovid de AstraZeneca a Guatemala, Honduras y El Salvador Revelan video del momento exacto en que colapsó edificio en Miami AMLO promete que, a más tardar en un año, estará operando de nuevo Línea 12 del Metro ¡Monopoly en la vida real! un bar acepta dinero del juego de mesa AMLO pide a Aureoles que pruebe operación del narco en favor de Morena

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Nacional

El 8 de junio

Por Francisco Martín Moreno

Hace 1 mes

Nunca he creído en las casualidades políticas. Me explico: las próximas elecciones intermedias a llevarse a cabo el 6 de junio, serán críticas no solo de cara a la 4T y a su catastrófica gestión en todos y cada uno de los órdenes de la nación, sino que definirán el futuro de México por tiempo indefinido y con consecuencias imprevisibles.

La afortunada visita de Kamala Harris, vicepresidenta de Estados Unidos, los días 7 y 8 de junio, 24 horas después de los comicios, no puede inscribirse en el contexto del reino mágico de las casualidades, sino dentro del más puro realismo político. Biden descartó, claro estaba, una visita de Estado en Washington o una visita de trabajo en la Casa Blanca o una entrevista en cualquier punto fronterizo con AMLO.

El encuentro se materializaría en Palacio Nacional sin que Biden le hubiera concedido a AMLO la dorada oportunidad de que este explotara, antes de las elecciones, el sentimiento de nacionalismo antiamericano al criticar antes del 6 de junio las políticas domésticas de México que han desquiciado la economía nacional y estimulado la migración humana y de capitales a Estados Unidos y al mundo: AMLO se hubiera hecho de millones de votos denunciando otra alevosa intervención yanqui en México, otra violación de la soberanía de la patria, una jugada previsible para cualquier político demagogo mexicano. La Casa Blanca guardó un prudente silencio hasta el 8 de junio.

Biden desprecia a México en privado, al considerarnos un país podrido por la corrupción. Fue de los últimos senadores en firmar el TLC en diciembre de 1992. Su aversión creció cuando Peña Nieto invitó a Trump a Los Pinos e ignoró a Hillary y, peor aún, cuando AMLO fue a Washington en plena campaña electoral para apoyar a Trump, sin visitar al candidato demócrata ni felicitarlo oportunamente después de haber ganado las elecciones. Imposible olvidar que Biden se levantó sin escuchar el discurso de AMLO en la Cumbre del Día de la Tierra.
¿Harris viene a recordarle a AMLO, que México, a diferencia de Venezuela, es socio de Estados Unidos y que, un desplome de casi -9% del PIB en México, se traducirá en pobreza, la pobreza en migración y en una incapacidad mexicana para importar productos de Estados Unidos? ¿Harris viene a advertirle a AMLO que Biden podría calificar de terroristas a los narcotraficantes mexicanos y de acuerdo a sus leyes patrióticas, podría invadir México en aras de su seguridad nacional? ¿Qué diría el Ejército Mexicano?

¿Harris viene a amenazar a AMLO con una guerra arancelaria o a imponer un gravamen a las gasolinas y al gas que México importa de EU al tenor del 80% o viene a anunciar que las Fuerzas Armadas de México podrían tomar el control del Gobierno federal sin necesidad de un golpe militar, debido al peso que estas ya ejercen dentro y fuera del ámbito de seguridad doméstica?

¿Será necesario recordarle la destitución de Evo Morales? ¿Harris vendrá a exigir la existencia de una frontera segura, porque 40% del territorio nacional se encuentra en manos del crimen organizado? ¿Harris viene a recomendarle a AMLO el respeto de los resultados electorales sin judicializarlas, para que la democracia en México no la determinen los magistrados, sino el electorado? ¿Vendrá a amenazar a AMLO si no reactiva la economía en beneficio común? ¿Harris viene a proponer proyectos para abatir los índices migratorios mediante la creación de empleos, si 13 millones de mexicanos cayeron en la pobreza durante el Gobierno de AMLO y contemplan la posibilidad de migrar a EU al no tolerar tampoco la expansión del crimen organizado?

¿Por qué Biden gastaría 4 billones de dólares para frenar la migración en la región, cuando AMLO destruye la confianza en las instituciones, propicia la fuga de capitales y castiga a los empresarios, los aliados naturales para impedir los procesos migratorios? ¿Si la 4T quebrara los mexicanos huirían a Guatemala, como casi 7 millones de venezolanos “prófugos” de la Revolución Bolivariana huyeron a sus países vecinos?
¿Kamala viene de casualidad a México 24 horas después de las elecciones intermedias? ¿Sí.? Veremos después del 8 de junio.

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 7 horas

Aspirar a ser ‘fifí’

Hace 7 horas

¡Cambios en Gabinete, circo ‘engañabobos’!

Hace 7 horas

AMLO y Reagan