Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Hideki Matsuyama hace historia en el Masters de Augusta En burro, mujeres llevan agua a lugares alejados de la CDMX Morras Chilangas: candidatas de MC prometen acabar con gobiernos machistas Reubican 11 macrokioskos de pruebas covid en CDMX Discutirá INE el martes sentencia de TEPJF por candidaturas de Morena

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

Arte

‘El amor y la muerte desatan todas las pasiones humanas’

Por Christian García

Hace 3 dias


Debuta el poeta Sergio Pérez Torres en la novela con Los Arcoíris Negros.

Saltillo, Coah.-Para el poeta regiomontano Sergio Pérez Torres “el erotismo y lo mórbido son una especie de yin y yang en la que siempre hay un poco de uno en el otro”. Esas pulsiones son las que “desencadenan las pasiones humanas” más profundas. Así, el amor y la muerte bailan entrelazadas, siempre, en lo profundo del ser humano y son las que desatan la historia que sucede en Los Arcoíris Negros (Editorial De Otro Tipo, 2021), primera novela del escritor, en la que su protagonista relata su vida a través de “momentos clave para él”.

Así, el tiempo se concatena en el presente y el pasado. Momentos que se rodean de asesinatos, suicidios y velorios, así como de las juergas locas en París, dando paso a sexo duro cuyo inicio estuvo en una caminata a través de las catacumbas francesas. Saltos temporales que cartografían un mapa en el que las antípodas son, como señala, la vida y la muerte.

La relación del Eros con el Tanatos va más allá de lo que está viviendo el personaje. Porque me parece que la relación que tiende una tensión muy fuerte es la del amor y la muerte, porque ambos, por más contrarios y contrapuesto que puedan parecer, son los que detonan y desatan todas las pasiones humanas. Nos arrastran sin poder defendernos. Acá se alternan esos momentos de pesadumbre con los de éxtasis, y en otros no queda claro dónde termina uno y empieza otro.

Entonces toda esa carga de la muerte no deja de traer, en sí misma, algo de erotismo, como demuestran las prácticas sexuales del ahogamiento, o el hecho de que los franceses llamen al orgasmo la pequeña muerte. Así el erotismo y lo mórbido son una especie de yin yang en la que siempre hay un poco de uno en el otro”, comentó Pérez Torres a Zócalo en entrevista.

 

Juego de memorias
Los Arcoíris Negros juega con el tiempo y presenta una serie de estampas que permiten al lector imaginar lo que sucede entre una y otra, aunque muchas veces no tengan una concordancia. La novela es un tejido de memorias que se han clavado profundo en la sique del personaje.

Así, la narración en primera persona permite al lector preguntarse qué tanto de esa experiencia realmente sucedió y cuánto se está inventando. Porque “los recuerdos mienten”, según el autor, y son material distinto para el verso y la prosa.

Para escribir esta novela tuve dos cuestiones: la primera es que desconfío mucho de mi memoria. Cualquier experiencia personal, incluso las que están grabadas en video, están sujetas a la interpretación, entonces gran parte de los recuerdos que tenemos me parecen un grado de autoficción.

La segunda es el proceso de escribir esas memorias. Cuando lo he hecho como poeta siempre hubo momentos que me provocaron algo de ansiedad, pesadumbre y melancolía, pero ahora que los trabajé en narrativa fue asombroso, porque descubrí que aunque hablara sobre un velorio, un suicidio o demás, me producía mucha gracia. No conocía el goce de mi escritura, para mí fue redescubrir este proceso creativo al trabajar Los Arcoíris Negros”, comentó.

Pero así como el éxtasis y la agonía son inseparables en el libro, lo son también la mente y el cuerpo. La primera en forma de recuerdos y el segundo como una herramienta para experimentar esas sensaciones, el placer y el dolor, la calma y el caos.

La forma en la que conocemos al mundo, y en la que el personaje interactúa con la muerte de los otros y su propio erotismo,es a través de su cuerpo, en ese sentido creo que tiene que ver con que es el primer escenario en el que leemos este universo, pero más que nada conocernos a nosotros mismos primero que a cualquier otra cosa, eso cuando somos bebés. De adultos, tenemos momentos de quiebre, enfermedad son los que, irónicamente, desde lo corpóreo nos permiten reflexionar sobre los demás, a ver el exterior al estar encerrados en nosotros mismos”, expuso el autor de Museo de Máscaras.

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 13 horas

A casi 2 años del incendio de Notre Dame, así se ve el ‘bosque de andamios’ en la catedral

Hace 1 dia

¿Qué sabemos del hallazgo de mamuts donde se construye el Aeropuerto Felipe Ángeles?

Hace 1 dia

Fallece la fotógrafa June Newton

Hace 1 dia

Carmen Boullosa, entre los 12 finalistas del Premio Vargas Llosa

Hace 1 dia

Destruyen patrimonio arqueológico en Chiapas para construir fraccionamiento

Hace 1 dia

Ferias de arte: regreso inminente tras pandemia

Hace 1 dia

Muerden zombis al sistema neolibera

Hace 1 dia

El jazz es la capacidad de improvisar en la vida

Hace 2 dias

Nigeria recupera antigua escultura de bronce interceptada en México

Hace 2 dias

El canto cardenche, una voz desde las entrañas de Coahuila y Durango

Hace 2 dias

Conacyt deja a su suerte a 11 becarios mexicanos en Reino Unido

Hace 2 dias

Suspenden subasta de un cuadro de mil 500 euros porque podría ser un Caravaggio