Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Aficionado tricolor se tatúa a Alexis Vega llorando en Tokio 2020 en la pierna Video: ¿Karol G se quedó con el celular de un fanático? Esto fue lo que pasó en Alemania Robert Pattinson haría remake de ‘Posesión’, película de terror de los ochenta “Lo que le hicieron a Siboldi, me lo hicieron a mí”: ‘Tuca’ Ferreti habla de los tratos en Tigres Al alza, fraudes inmobiliarios en destinos de playa del País

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

El modelo Tania: nuevos conflictos donde no los hay; ¿es el modelo Morena por excelencia en Coahuila?

Por Luis Carlos Plata

Hace 4 semanas

Entre más corriente, más ambiente. Eso es lo que sucede ahora mismo en Múzquiz, Coahuila, otro Municipio tranquilo y conocido allende las fronteras por el chorizo que ahí se fabrica, y actualmente por los escándalos protagonizados por su Alcaldesa, la morenista que hasta hace unos meses se autodenominaba “la más cercana a Claudia Sheinbaum” en su propaganda por la fallida candidatura al Senado, Tania Vanessa Flores Guerra.

Si antes era un lugar apacible y Pueblo Mágico, hoy es el epicentro del conflicto por excelencia en la entidad.

Un paréntesis, antes de entrar en materia, para recordar lo que debería ser obvio: es responsabilidad de las autoridades la gobernabilidad en el territorio donde tienen jurisdicción. Al empoderarles con el voto, por tanto, asumimos que tendrán un mínimo de control político y el monopolio de la fuerza sobre los grupos de poder, y factores internos a su alcance para crear un clima favorable a la convivencia social entre todos, no sólo aquellos de su partido. Cualquier servidor público debe atajar problemas, no generarlos; máxime donde no los hay.

Sin embargo en el enésimo episodio de degradación pública de la investidura en su trienio municipal, el viernes Tania Flores y su hermana María Elena, la directora del DIF en Múzquiz, acabaron un zafarrancho que duró siete horas y media -transmitido en vivo completamente vía Facebook- lanzando golpes por la espalda en contra de la multitud ahí reunida como testigos y perpetradores de un presunto delito electoral que se cometía en tiempo real. Los esposos de ambas, en horas previas, fueron captados en diversos connatos de trifulca con la Policía Estatal y simpatizantes priístas que llegaron a los empellones.

Si el calor extremo y la época post pandemia por sí mismos provocan cambios en el estado de ánimo, detonando la irritabilidad y la intolerancia a la frustración, la contienda electoral es un factor que potencia bajas pasiones irreflexivas.

Pero acaso hay algo aún más peligroso que no estamos advirtiendo, pues en los tiempos que se viven se da una presunción por cierta: trasmitir en vivo un suceso político es transparentar. Y nada más alejado de la realidad. El fenómeno representa, en todo caso, un reality show, jamás una caja de cristal.

Nadie cuestiona, por ejemplo, por qué las personas actúan irreflexivamente durante siete horas y media, enfocando con su celular a terceros, sin consentimiento ni autorización para grabar un evento a media calle como arma intimidatoria. Aquello se vuelve un festival de vidas privadas que se ofrecen impúdicamente ante los ojos del mundo entero. Se supone que los protagonistas muestran algo grave aunque actúan como si se tratase de un festival musical para Generación Z y Millennials: enfocando el escenario con el objetivo de su aparato móvil para verlo en la pantalla. No están presentes pese a estarlo. Son difusores. Recaudadores de likes a base de mostrar ‘evidencia’.

Es el modelo Tania. El dominio del espacio público digital a través de la exhibición de la intimidad. La construcción de una personalidad primero y una narrativa después. Ser alguien en la mente de un colectivo. “El show del yo” que describe la argentina Paula Sibilia en su libro “La intimidad como espectáculo” (2008) y que parte de una premisa: hoy la megalomanía y excentricidad no padecen la misma demonización que antes, cuando se consideraban enfermedades mentales o desvíos patológicos de la normalidad ejemplar.

Se trata de la exaltación de lo banal, una especie de satisfacción al constatar la mediocridad propia y ajena. La celebración del “yo” en la web.

Cuestión aparte radica en la manipulación del lenguaje y el uso de jerga delincuencial. En ese sentido en Múzquiz existe “La Floriza” (Los hermanos Flores, en imitación a La Chapiza, o la facción así conocida que corresponde a hijos del Chapo Guzmán) versus “Los Contras” (contrarios; adversarios y opositores por definición).

¿En qué momento llegamos a este punto tan primitivo de la involución humana?

Cortita y al pie

Por lo demás, cuántos problemas nos evitaríamos si además de los compromisos de transparencia y fiscalización que están obligados a cumplir los candidatos, como su declaración patrimonial, de intereses o situación fiscal, además de los pactos de no violencia por razón de género ni deudas alimenticias, fuesen examinados estos para determinar su salud mental por un lado, en cuanto a las aptitudes para tomar decisiones públicas que no sean producto de brotes sicóticos, y adicciones en otra prueba por separado, para saber si sus determinaciones pueden en un momento dado estar condicionadas por un estado alterado de conciencia producto del dopaje.

Surge entonces la pregunta: después de pasar ambos filtros, ¿con cuántos representantes de los que actualmente promueve se quedaría Morena en Coahuila?

La última y nos vamos

La intimidad como espectáculo es la decadencia en un Municipio, Múzquiz, de 75 mil habitantes. Una Alcaldesa que sistemáticamente busca la guerra, enalteciendo su apellido materno, aunque siempre termina en la clínica con suero intravenoso luego de cada mental breakdown.

Si esa es “la más cercana a Claudia Sheinbaum”, y no le importan las consecuencias que pueden provocar en ella sus actos, qué sería si fuese una perfecta desconocida.

En la semana sucedió también en Ciudad Acuña, a propósito de la candidata de Morena para la Presidencia Municipal, Paloma de los Santos, quien el miércoles difundió un video en directo de 25 minutos a través de Facebook para despotricar contra su familia sanguínea (por antonomasia dueños de la UDC, partido al cual ella representó en su día).

Es el modelo Tania. Ahora bien, ¿se trata de un asunto particular, o es aplicable a otros —por no decir a la mayoría— como el modelo que Morena ‘vende’ para Coahuila?

 

Notas Relacionadas

Prevalecen trabajos de riesgo para niños; Día Mundial Contra el Trabajo Infantil

Hace 14 horas

Capacita Policía Estatal a agrupamientos de Atención a Violencia Familiar

Hace 15 horas

En la esquina, por favor

Hace 15 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 15 horas

En la esquina, por favor

Hace 15 horas

No vamos a abandonar a la ciudadanía

Hace 15 horas

Reclamos en serio a Laura Velázquez