Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Jóvenes se llevan publicidad de ‘Intensamente’ de cine en Ciudad Juárez Visions of Mana llegaría a Nintendo Switch 2 Dos jovenes sufren volcadura en la carretera Allende – Villa Unión Argentina supera 508 mil casos de dengue en lo que va del 2024 Lo matan a tiros frente a negocio en Montemorelos, Nuevo León

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Nacional

Engañar con curules

Por Sergio Sarmiento

Hace 5 dias

“Permitir una sobrerrepresentación por encima del límite constitucional, para construir artificial y tramposamente una mayoría calificada en la Cámara de Diputados, puede ser la antesala de la demolición del orden constitucional vigente”.
Ciro Murayama

 

Los partidos del Gobierno, Morena, PT y PVEM, obtuvieron 48.5% del voto popular en la elección para diputados de la Ciudad de México. Los de oposición, PAN, PRI y Morena, con Movimiento Ciudadano, sumaron 47.5 por ciento.

Ganaron los oficialistas, pero por un punto porcentual apenas. Sin embargo, el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) otorgó a los partidos de Gobierno 43 diputados, 65% en un Congreso de 66, un voto menos que la mayoría absoluta, y a la oposición sólo 23, o sea, 35 por ciento.

Los partidos oficialistas acumularon así una sobrerrepresentación de 16.5 puntos porcentuales, mientras que los de oposición se quedaron con una subrepresentación de 12.5 puntos.

Una elección cerrada en el voto ciudadano se convirtió, por la asignación de diputados plurinominales, en una victoria apabullante para el Gobierno.

El sistema electoral mexicano ha regresado a los tiempos de enorme sobrerrepresentación legislativa que la Constitución limitó en 1996 a 8% “por cada partido”.

En este 2022, a nivel federal, los tres partidos del Gobierno obtuvieron 54.71% en el voto para el Congreso, pero recibieron 373 diputados, 74.6 por ciento.

La sobrerrepresentación de la coalición es de 20 puntos porcentuales, aunque ninguno de los tres partidos rebase los 8 puntos del límite constitucional.

El exconsejero electoral, Ciro Murayama, afirma que esto es inconstitucional, que el límite de 8% para los partidos debe aplicarse también a una coalición.

El especialista electoral, Jorge Alcocer Villanueva, apunta que la tesis LII/2002 del Tribunal Electoral estableció que la asignación de legisladores por representación proporcional debe hacerse “por cada partido político o coalición” y los límites constitucionales deben aplicarse así también.

Cuando menos algunos consejeros del INE actual tienen otros datos: “No se vale reclamar que no hay proporcionalidad directa cuando PAN y PRI pudieron haberla establecido en la Constitución desde el año 2000 y no lo hicieron”, ha declarado Uuc-Kib Espadas.

El tema llegará al Tribunal Electoral, al que le faltan dos magistrados porque el Gobierno no ha permitido su nombramiento, y que tiene una mayoría de tres magistrados cercanos al Gobierno contra dos que no lo son. Es difícil pensar que este Tribunal Electoral le quitaría diputados a la alianza oficialista.

En el Congreso de la Ciudad de México, lo que vimos fue la validación de una abierta ilegalidad. En un principio el IECM adjudicó 38 curules a los diputados del Gobierno, 58% del total, lo cual representaba ya una sobrerrepresentación de casi 10 puntos porcentuales.

Sin embargo, siete diputados de mayoría relativa de Morena presentaron escritos para cambiarse a las bancadas de sus aliados y así permitir a Morena tener más legisladores de lista.

El IECM entró en una larga pausa y después simplemente subió el número de diputados del Gobierno de 38 a 44.

La sobrerrepresentación de los partidos de Gobierno en la CDMX quedó en 16.5 puntos porcentuales, a pesar de que sólo tuvieron una ventaja del 1% en el voto popular. El pleno del IECM lo decidió en un voto de cinco a dos.

La consejera Erika Estrada, que votó en contra, me dijo ayer: “Estamos modificando las reglas del juego una vez que conocemos el resultado. Eso me parece que no abona a la certeza ni a la legalidad y, sobre todo, (el IECM) está otorgándole una sobrerrepresentación ficticia a uno de los partidos políticos para evadir las reglas del juego”.

 

Representación

La representación proporcional fue una exigencia de los partidos de oposición, entre ellos los de izquierda, para evitar los abusos de un partido hegemónico, el PRI. Hoy, Morena la utiliza para obtener legisladores que no consiguió en las urnas y convertirse en un nuevo partido hegemónico.

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 17 horas

¿Por qué se votó a favor de Claudia?

Hace 17 horas

El tamaño de la elección judicial

Hace 17 horas

Acusan empresarios corrupción en el SAT