Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Despega con Chuchuy / 24 de julio de 2024 ‘Deja’ coahuilense a México por otro país; competirá en París por Dominicana ‘México está petrificado ante sus cárteles, pueden quitar a un presidente en dos minutos’: Donald Trump Vuelve Peso Pluma a Monterrey; traerá su Éxodo Tour Sueltan Beli y Kenia ‘bomba’; alistan colaboración

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Uncategorized

Esos celulares

Por Juan Latapí

Hace 4 meses

Tres flagelos golpean Monclova que no parecen tener fin. Los suicidios van al alza al igual que la brutal proliferación de la adicción a drogas destructivas y la cada vez más común violencia intrafamiliar. Lamentablemente -según el Semáforo Delictivo- en estos tres problemas Coahuila se ubica entre los primeros 10 lugares a nivel nacional.

Y mientras los suicidios aumentan las autoridades se enfocan en atender los efectos y pocas veces las causas. Eventualmente se menciona la influencia de las redes sociales en este problema porque tener un teléfono celular y estar conectado ya es casi indispensable y, aunque se ha convertido en un nuevo tipo de adicción, pocas veces se hace mención a las consecuencias que tienen entre los adolescentes y principalmente en los niños.

En la última Encuesta Nacional de Consumo de Contenido Audiovisual llama la atención que el 82 por ciento de las niñas y niños de entre 7 y 11 años tienen algún tipo de celular para usar internet y el 69 de ellos utilizan alguna red social. De las plataformas más utilizadas por los menores están WhatsApp, con 66 por ciento; YouTube, con 55 por ciento; TikTok, 49 por ciento; y Facebook, 34 por ciento. Menciona esta encuesta que una proporción considerable de niños suelen jugar videojuegos en línea y en la mayoría de los casos interactúan con otras personas de las que no se sabe si son menores o adultos. Así mismo, las redes de YouTube y TikTok de las que hacen uso los niños no siempre están filtradas, exponiéndolos a contenidos inapropiados para su edad.

Está comprobado que el uso de dispositivos electrónicos por parte de los niños afecta su desarrollo cerebral, el sedentarismo ocasiona obesidad, altera el sueño, genera conductas agresivas, crea adicción y provoca déficit de atención disminuyendo la concentración y memoria debido a la gran velocidad de sus contenidos.

Ante esta situación en otros países han empezado a tomar distintas medidas para prevenir el daño que ocasiona el uso desmedido y sin control de los dispositivos digitales entre los niños. Por ejemplo, en España diferentes organismos e instituciones han comenzado a tomar iniciativas legales y judiciales para que las compañías responsables de las redes sociales asuman los efectos nocivos que provocan en los menores y modifiquen su forma de operar.

También en EUA demandaron a TikTok, Meta (Facebook) y YouTube por alimentar la crisis de salud mental juvenil y por el impacto que esto tiene en la salud pública debido al uso de algoritmos cuya finalidad específica es crear adicción, tal cual lo hizo la industria tabaquera al añadir ciertos adictivos a los cigarros. La adicción a las redes entre menores permite explicar el aumento de trastornos como estados de ansiedad, adicción y episodios depresivos que eventualmente conducen al suicidio.

Llevar encima un teléfono celular las 24 horas influye en la conducta de los niños cada vez más, es un problema de salud pública y por ende las autoridades deben tomar cartas en el asunto, así como sucedió con la prohibición del consumo y venta de alcohol a menores. Frente a los crecientes problemas de salud mental por la utilización ilimitada de redes sociales y el acceso a contenidos inapropiados, llevó a un grupo de profesores y padres de familia en España para presentar ante sus diputados una propuesta para prohibir en las escuelas el uso del celular a menores de 16 años, que es la edad a la que se termina de estudiar la Secundaria.

Prohibir los celulares entre menores de 16 años difícilmente soluciona el problema, sin embargo, debe ser labor de los padres de familia controlar y limitar el uso de los celulares entre sus hijos estableciendo los controles parentales que se pueden instalar en los dispositivos para limitar el uso de redes sociales y los contenidos no aptos para menores. Desafortunadamente eso está lejos de suceder ya que la gran mayoría de los padres de familia utilizan las pantallas de los dispositivos como una especie de nana para cuidar y entretener a sus hijos sin importar lo que vean.

Notas Relacionadas

Terapia de acero

Hace 4 horas

Que en AHMSA no sólo se venden vehículos…

Hace 4 horas

Pasa la charola

Hace 4 horas

Más sobre esta sección Más en Uncategorized

Hace 4 horas

Terapia de acero

Hace 4 horas

Que en AHMSA no sólo se venden vehículos…

Hace 4 horas

Pasa la charola