Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
VIDEO: Golpea a hombre en plena calle hasta dejarlo medio muerto y nadie hace nada ¡Cuidado!: Confunden viruela del mono con ETS y varicela Alito habría tramado golpear a Clara Luz en Nuevo León, según nuevo AUDIO México reporta 10 mil 752 nuevos contagios de COVID-19 y 62 muertes en 24 horas Rebasados, sistemas de transporte tipo Metrobús: AMTM

Zócalo

|

Nacional

|

Información

< Nacional

| Misa de cuerpo presente para los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora en el templo del Sagrado Corazón de Jesús de la capital de Chihuahua. Foto: Jesús Estrada / La Jornada

Nacional

Jesuitas rompen diálogo con gobierno de Chihuahua; ‘no tiene sentido hablar si no se resuelven los problemas’

Por La Jornada

Hace 1 mes


Carece de sentido si no resuelve problemas: Javier Ávila. Sin solución, el caso de comunidad desplazada por el crimen en Creel

Ciudad de México.- Desde hace varias semanas, el jesuita Javier Ávila Aguirre, director de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (Cosydhac), mantenía un diálogo con el gobierno del estado de Chihuahua urgiendo por una solución al desplazamiento de una comunidad cercana a Creel, ocupada en su totalidad por una banda delincuencial. Hoy, declara a La Jornada, “rompo ese diálogo, no tiene sentido seguir hablando si no se resuelven los problemas”.

Estos días recientes, en medio del impacto y el dolor por el asesinato de sus hermanos sacerdotes de Cerocahui Javier Campos y Joaquín Mora, recibió la llamada de una madre desesperada. Horas antes de que los hombres de José Noriel Portillo, “El Chueco”, llegaran a la parroquia donde cometieron el triple homicidio, pasaron por la casa de otra familia con la que habían tenido problemas. Mataron a Raúl Osvaldo Berrellesa (22 años) enfrente de su esposa, secuestraron a su hermano y quemaron la casa.

Hoy corto cualquier diálogo con el gobierno del estado de Chihuahua, hasta que no aparezcan estos jóvenes. Su madre clama por ellos. Ya pasaron ocho días. A mis hermanos Javier Campos y Joaquín Mora los encontraron en 72 horas y lo agradezco de corazón. Pero a estos muchachos, ¿por qué no? ¿Por qué no salió en la prensa? ¿Por qué no fue una bomba internacional como lo de los jesuitas? ¿Quieren colgarse la medallita de que son muy efectivos?”

Es como la papa caliente

En los sermones que ha pronunciado en las misas de Chihuahua y Creel, el sábado y ayer domingo, Ávila apeló a la responsabilidad de los gobiernos federal y estatal. Pero después de reflexionar, comenta a este diario, “caí en cuenta de algo que no dije en la misa en Chihuahua. Es sobre la responsabilidad, o la irresponsabilidad, del gobierno del estado. Es como una papa caliente, todos se la avientan, voltean para otro lado y nadie acaba por asumir lo que le toca”.

El sacerdote precisa que “este gobierno no puede seguir alegando que antes no los buscaban. ¿Dónde está el proceso serio, de búsqueda, que a ellos les corresponde? Es a ellos, a los de ahora, a quienes les exigimos respuestas. ¡Cuánta apatía e indiferencia!”

Nutea, para el buen camino de los difuntos

Poco antes de esta conversación telefónica, frente a la parroquia de Creel, el padre Ávila, conocido como Pato, despidió el cortejo fúnebre con incienso, agua bendita y los giros ceremoniales que se acostumbran en ese universo. Así partieron los féretros de los dos sacerdotes –Javier Gallo Campos, de 79 años, y Joaquín Mora, Morita, de 81– que emprendían el sinuoso camino entre valles, montañas y barrancas hacia Cerocahui.

En el templo de Creel se celebró la nutea, un ritual de despedida. Una pareja de ancianos rarámuris, Jesús Manuel Chu Nel Palma y su esposa, hicieron las últimas recomendaciones a las almas para que no se vayan tristes, para encomendarlos al Onoruame (dios), los animaron a irse con alegría, para que nada los distraiga, que no tengan miedo en el trayecto y que no tropiecen con ninguna piedra. “Es muy raro que los rarámuri lloren. Pero ahí lloramos todos”.

Camino a la parte alta de la sierra, al cruzar por San Rafael, cabecera municipal de Urique, el convoy se tuvo que detener. La población, los chabochis vestidos de blanco, los rarámuris con su vestimenta tradicional, les salieron al paso. Grupos de mujeres representaron las danzas de los pascoleros y los matachines para bendecir a los difuntos. En la sierra Tarahumara rezar es bailar; se baila para sostener el mundo.

En Cerocahui por la noche continuaron las danzas. Y este lunes, informa Pato Ávila, seguirá la fiesta, porque es una fiesta. Así, hasta el momento en el que se les dé sepultura en el atrio de la iglesia de Cerocahui, ya con los permisos correspondientes del provincial de la Compañía de Jesús. “Quisimos incinerarlos, para que pudieran llevarse las cenizas a las distintas comunidades que van a querer honrarlos. Pero no se pudo. Hay una investigación penal en curso”.

Sin respuestas

Sobre su decisión de romper las conversaciones en curso con las autoridades estatales, Ávila explica: “He estado tratando un conflicto muy serio con las autoridades y no he visto ni una respuesta a ningún nivel“.

El nivel municipal es el más ajeno, ignorante y marginado, que cree que nada tiene que ver. ¿Sabes que en muchos municipios –en el mío, Bocoyna, por ejemplo– no hay policía municipal? Y el presidente me dijo que no, que no va a contratar, porque si los pone, se los matan.”

El caso que está en la mesa es el de una comunidad cercana a Creel (no precisa el lugar por razones de seguridad), donde toda la población está desplazada.

Me dicen en el gobierno: va para allá un operativo. Los operativos no bastan, no sirven. Es como soplarle a las moscas para espantarlas de un pastel. Uno se da la media vuelta y las moscas regresan. Un operativo no sirve si no se arropa el territorio, si no se le protege. En cuanto se retira el operativo, los delincuentes regresan a ocupar el espacio. Me llaman las autoridades y me dicen que ya todo está tranquilo. Y no es verdad”, deplora.

Me hablan los del pueblo y me dicen: ‘Padre, me urge regresar a mi casa, está abierta, huele mal, está llena de perros’. El gobierno estatal responde: ‘vayan a cerrar sus casas’. Qué absurdo. Si regresan, los matan, qué manera tan estúpida de buscar la paz para la gente. Les he propuesto que los operativos estén acompañados por la sociedad civil, que vaya una comisión de las organizaciones para que certifiquen cómo se hacen los operativos, y darle confianza a la gente. No hacen caso. Así, ningún diálogo tiene sentido ni utilidad. Eso quiero decir. Ya no quiero callar.”

 

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 3 horas

Culpan a CFE de accidente en pozo minero de Sabinas

Hace 4 horas

‘Era su segundo día trabajando’: familiares mantienen esperanza de rescatar a mineros

Hace 5 horas

‘Pasajera no quiso usar cubrebocas’; Aeroméxico niega discriminación en vuelo a Oaxaca

Hace 6 horas

Examina SCJN solicitud de Mario Aburto para revisar condena

Hace 6 horas

De Morena no espero justicia, espero venganza, responde Alito al fiscal de Campeche

Hace 7 horas

Mujer saltillense denuncia agresión física por parte de su esposo, empleado del DIF

Hace 7 horas

Niño de Torreón, entre las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez

Hace 8 horas

Hay muchos factores desfavorables para rescate de mineros: Investigadora de la UNAM

Hace 8 horas

SEP elimina grados escolares en primarias y secundarias, ahora serán fases

Hace 8 horas

Advierte presidente de TEPJF sobre actores políticos que cuestionan sistema electoral e incumplen la ley

Hace 9 horas

Fiscal de Campeche pide desafuero de ‘Alito’ Moreno, líder nacional del PRI

Hace 9 horas

Destacan en el Senado trabajo realizado en Coahuila para combatir el crimen organizado