Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
El 2 de junio nos vemos en el Zócalo para celebrar el triunfo: Claudia Sheinbaum Chocan dos helicópteros en acto de celebración de la Marina Real de Malasia; reportan 10 muertos Aumenta México aranceles a China y países sin tratado hasta en 50% Agencia ONU para refugiados en Gaza tiene problemas de “neutralidad”: informe Declaran juicio nulo al ranchero acusado de matar a un migrante mexicano en la frontera

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

Lo que nos dejan los vacacionistas

Por Guillermo Robles Ramírez

Hace 3 semanas

El flujo turístico durante los períodos vacacionales desde el punto de vista económico deja muy buenos dividendos a varios de nuestros pueblos mágicos de Coahuila, destacando en particular la cabecera municipal de Arteaga y sus alrededores y ejidos cercanos; que gracias a sus áreas boscosas son considerados como el lugar ideal para pasar no solamente un día de asueto, vacaciones cortas o largas, sino también para fines de semana.

Sin embargo, aun cuando en esta ocasión terminó la Semana Santa, hay quienes se despidieron de las zonas boscosas de Arteaga, Coahuila; sino también de sus comunidades cercanas como San Antonio de las Alazanas, El Tunal, Huachichil, Los Lirios, entre otros más.

Pero la recién pasada “Santa” no fue la excepción y autoridades municipales tienen una estimación que tuvieron en pasados días de aproximadamente más de 90 mil visitantes quienes pasaron no uno o más días, sino también algunas horas de relax entre árboles como oyameles, pinos, cedros y otras variedades de vegetación.

Para la mayor parte de los vacacionistas pasarla en la sierra de Arteaga, es lo menos costoso que puede resultar sin faltar los que gastan inmoderadamente, por lo que llevan para comer y beber.

Aunque el mismo domingo de la “Santa” fueron muchos los que retornaron a sus lugares de origen, en particular los avecinados en alguno de los tres municipios de la Región Sureste, o sea Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga, es un hecho que la derrama económica fue de varios millones.

Es difícil hacer un cálculo aproximado si consideramos que muchos vacacionistas, compraron o consumieron sus provisiones en Arteaga y sus pueblos cercanos para pasar un día o más para acampar.

Así es que Arteaga fue el punto de encuentro para muchos visitantes en donde llegaron, dispuestos a gastar; para disfrutar las “chelas” o cervezas, los tequilas y la carne asada, pues no podemos entender un día de campo sin carne asada y las cervezas o dicho coloquialmente “elodias”.

También no faltaron los que llevaron su propia comida preparada desde sus propios hogares, como fueron tortas, lonches, tacos, etc.

Igualmente, es problema conocer la justa cantidad de visitantes, ya que hay vacacionistas que llegaron desde antes de la Semana Santa; unos porque tienen cabaña en la sierra que son los “ricachones” o sea los adinerados y otros porque llegan de “coleros” a casa del pariente o amigos en San Antonio de las Alazanas u otra comunidad ejidal.

Total que las vacaciones tienen diversos aspectos que obliga a revisar y analizar los beneficios reales de estos períodos vacacionales al margen de la derrama económica.

Sin embargo, no todo es felicidad porque al igual que esas visitas de turistas que detonan la económica local, también al igual que cada vez que nos visitan estos vacacionistas dejan toneladas de basura y desperdicios, además de uno que otro conato de incendio forestal, desórdenes, peleas de borrachos y sin faltar los inmorales y exhibicionistas.

En realidad, cuánto le deja a la cabecera municipal de Arteaga “mágico” porque los vacacionistas son locales o de “pise y corre”, ya que el verdadero pueblo mágico se encuentra en la zona urbana de esa comunidad y no precisamente en la sierra.

¿La pregunta es si vale o, no la pena?, si consideramos la erogación de recurso público y humano para la movilización de cientos de voluntarios que ayudan para las brigadas forestales, ya sea para sofocar un incendio controlado, así mismo como la publicidad de concientización y fiscalización de bolsas de carbón para evitar incendios forestales; así recomendaciones entre ellas la más importante de no encender fogatas, el gasto en personal para levantar la basura, ya que es el primer recuerdo que deja la mayor parte de los visitantes haciendo caso omiso a los escasos depósitos de basura en donde pasan desapercibidos dichos contenedores, si es que los hubo.

Son muchos los costos que representa no solo la movilización de los voluntarios, policías, elementos de turismo, sino también son sus alimentos, hospedaje y otros conceptos, así como el gasto que hacen las dependencias oficiales, pero sobre todo la ardua labor de recolección de basura: ¿realmente nos dejan algo bueno y positivo las vacaciones en la Semana Santa?

Tal parece que los vacacionistas, dejan más malos recuerdos que buenos, con tanta basura, y destrozos en nuestras áreas boscosas que goza el municipio de Arteaga, Coahuila. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México, Presea Trayectoria Humberto Gaona Silva) www.intersip.org

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 22 horas

Rumbo a China

Hace 22 horas

Debate no prende

Hace 22 horas

Las tres (peores) caras de la mediocridad: soberbia, envidia e hipocresía