Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Sin copa para Luis Suárez; cae ante Atlético Goianiense de Brasil Alimentos en China suben de precio; se registra la peor inflación en años Bloquean carreteras en Guerrero tras detención de Bruno Plácido VIDEO: Incendian autos y comercios en municipios de Guanajuato ‘Howard’ se debilita a tormenta tropical cerca de Cabo San Lucas

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

Arte

María Izquierdo, la artista que escapó de Saltillo a San Carlos

Por Agencia Reforma

Hace 5 dias


Conoce el trabajo de la artista que sorprendió a Diego Rivera.

Ciudad de México.- De todas las luchas que libró la artista mexicana María Izquierdo (San Juan de los Lagos, 1902- CDMX, 1955) en su vida, la que más le duró fue la de ser mujer.

Comenzó cuando era adolescente y sus padres la casaron en Coahuila, con un militar, ella tenía 14 años de edad. Después de varios años, y ya con dos hijos, dejó Saltillo y se mudó a la Ciudad de México.

Desde niña había estado cerca de las expresiones artísticas y en 1929 ingresó a la antigua Academia de San Carlos.

En torno a su figura se cuentan muchas historias, una de ellas que durante una exhibición de arte de los compañeros de clase, -donde Izquierdo era prácticamente la única mujer – Diego Rivera dijo que la obra de un tal “Izquierdo” era la mejor, aunque se rumora que cuando se enteró de que se tratara de una mujer, se retractó.

Otras versiones dicen que sus compañeros, enojados porque habían elegido a una mujer como la mejor de su generación, la acosaron hasta que ella terminó por abandonar la Academia.

Sin embargo, esa guerra, que inspiró su célebre frase “Es un delito nacer mujer. Es un delito aún mayor ser mujer y tener talento”, apenas empezaba.

El mural que no fue

En 1945, Javier Rojo Gómez, entonces jefe del Departamento Central del Distrito Federal, comisionó a María Izquierdo a realizar un mural para la escalera del Palacio del Ayuntamiento.

Ella comenzó a crear los bocetos preparatorios con el tema de la historia y el progreso de la Ciudad de México para los muros verticales y alegorías de las artes para los plafones del techo. Paralelamente contrató a sus asistentes y se dispuso a armar los andamios.

Tras varias excusas y dilaciones, el contrato fue cancelado definitivamente.

Se cree que por consejo de Rivera y Siqueiros, que en ese momento habían conformado un comité de pintura mural, se recomendó cambiarle la comisión a un edificio menos importante, como un mercado o una escuela”, explica la doctora Dina Comisarenco, investigadora especialista en muralismo mexicano hecho por mujeres.

Recordemos que Rivera ya había sacado de la jugada a Guerrero, de la Cueva y Charlot en la SEP y que dichos espacios no gubernamentales eran donde normalmente se permitía el trabajo de los artistas más jóvenes y/o de las muralistas mujeres, alegando que Izquierdo no tenía la suficiente experiencia. Vale la pena recordar que tampoco la tenían los ‘tres grandes’ cuando comenzaron su carrera como muralistas”, advierte la doctora en Historia del Arte por la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey.

Habría pintado una obra monumental, en una superficie total de 154.86 metros cuadrados, con un costo total de 34 mil 843 pesos de la época.

Izquierdo, furiosa, decidió entonces defenderse de la cancelación de su contrato y comenzó a difundir artículos en la prensa.

En 1947 publicó en El Nacional un texto titulado “Maria Izquierdo vs. los tres grandes”, en el que con gran claridad denunciaba al movimiento muralista como “el monopolio” masculino de Rivera, Siqueiros y Orozco.

Izquierdo sufrió mucho a raíz de este dramático incidente, pero tuvo la claridad y la valentía necesarias para analizar y denunciar lo que en efecto estaba sucediendo con el movimiento muralista, que inició con gran idealismo como un movimiento que buscaba democratizar la experiencia artística ampliando el público de arte y dejando fuera las consideraciones mercantiles, pero que en lo que hace a los mismos artistas, no siempre resultó tan incluyente, ni tampoco tan abierto a otros estilos y concepciones artísticas como hubiéramos deseado”, puntualiza Comisarenco, autora del libro Eclipse de Siete Lunas, sobre las mujeres muralistas en México.

Notas Relacionadas

Festival Nacional de Rondallas Saltillo 2022 ‘sigue siendo el rey’

Hace 9 horas

Fallece a los 84 años el diseñador japonés Issey Miyake

Hace 16 horas

Suma Secretaría de Cultura piezas de dos acervos privados

Hace 21 horas

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 21 horas

Devuelve Estados Unidos 30 piezas arqueológicas a Camboya

Hace 21 horas

Fallece el historiador David McCullough

Hace 21 horas

Va mexicano a Colombia para narrar cuentos

Hace 21 horas

Muestra Ramírez Luengo palabra del nuevo mundo

Hace 21 horas

Desembarcan cómics desde aguas atlánticas

Hace 21 horas

Miran de cerca a la tabla periódica de los elementos ‘el ADN del universo’

Hace 1 dia

Así Nació el Diablo narra cómo la corrupción incuba criminales en México

Hace 1 dia

Expondrá en MoMA al Pinocchio de Del Toro

Hace 1 dia

Llega Alfonso Castañón, el ‘caballero alfonsino’ a los 70

Hace 1 dia

Se apaga la letra de Ana Luisa Amaral

Hace 1 dia

Relatan 32 arqueólogos sus historias sobrenaturales

Hace 1 dia

Señalan cineastas nulos pagos de Secretaría de Cultura