Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Uno de cada 5 usuarios de las redes sociales será hackeado antes de mañana La ONU pide justicia para los migrantes muertos en un tráiler en Texas Racionan la venta de píldoras del día después en EU tras la sentencia sobre el aborto Despega con Chuchuy / 29 de junio de 2022 Se dispara demanda de pruebas; preocupa a saltillenses quinta ola Covid

Zócalo

|

Acuña

|

Información

| Doña Chayito aquí con sus hijos Guillermina Piña, Rosario Torres, María del Consuelo Piña, Juan, Aurelio y Sergio Piña González.

Acuña

No hay peor dolor que perder un hijo

Por Sandra Cisneros

Hace 1 mes


Poco a poco fue superándolo y doña Chayito salió adelante

Acuña, Coah.- No hay dolor más grande en la vida de una mujer que perder a un hijo. Esto es lo que vivió María del Rosario González de Piña, “Chayito”, cuando sintió que un pedazo de su corazón se moría, al fallecer su hijo mayor José Antonio Piña a consecuencia de un paro cardiaco.

Su reloj se detuvo para siempre a la edad de 43 años, y con ello parte de la cordura de esa madre de 8 hijos, que no podía creer lo que la vida le deparaba, al ver sin vida a su primer hijo, al que se espera con mucho amor y que su llegada la convierte en madre por primera vez.

Yo no sabía de mí… estaba totalmente ida. También me quería morir. Me la pasaba dormida. A veces me salía a caminar, caminaba y caminaba, sin saber a dónde iba, y mis otros hijos me encontraban para regresarme a casa. Pero era, algo fuera de mí… no lo podía controlar.

Un día, un médico vino a verme y habló conmigo, diciéndome que le echara ganas, que tenía a mis otros hijos por quiénes vivir, a mi esposo, a gente que me quería. Pero yo seguía igual, en un sopor muy extraño.

Una noche en que estaba profundamente dormida, mi hijo vino a despedirse y hablar conmigo, me dijo -mamá, yo estoy bien. No te preocupes por mí-. Al despertar fue como si el alma volviera a mi cuerpo. Una paz, una tranquilidad. Y de ahí, empecé a hacer mis quehaceres, poco a poco. A integrarme otra vez a mi familia. No fue fácil, pero después de soñarlo es como si algo muy pesado por fin me fuera quitado de encima”.

Pasaron los años, y volvió a pasar… su hijo Jesús Piña González de 40 años, su segunda pérdida y también a consecuencia de un infarto. Dos hijos que están en el cielo y a quienes extraña muchísimo, un dolor con el que se aprende a vivir.

Notas Relacionadas

Aumentan extracciones a la presa ‘La Amistad’

Hace 3 horas

Instalan puntos de vacunación en centros comerciales

Hace 3 horas

Contratan personal en brigadas municipales

Hace 3 horas

Más sobre esta sección Más en Ciudades

Hace 3 horas

Contratará gente franquicia en las oficinas del SNE

Hace 3 horas

Afectaría comercio local llegada de más migrantes

Hace 3 horas

Velan los restos mortales de la joven Alexa Torres

Hace 3 horas

Resguarda la Pronnif a 4 menores violentados

Hace 1 dia

Confían en que controlen caravanas de migrantes

Hace 1 dia

Restablecen en vialidades circulación a doble sentido

Hace 1 dia

Transmite en video narración de testigo de fatal choque

Hace 1 dia

Llevan brigada a plantel rural

Hace 1 dia

Hay probabilidad de lluvias para este día

Hace 1 dia

Se cumplen 68 años de la gran inundación

Hace 1 dia

Invitan a participar en reciclado de PET

Hace 1 dia

Por vencer registro a programas del DIF