Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Renuncia Miguel Ángel Rincón, secretario ejecutivo de la CRE Guanajuato: primer lugar de homicidios dolosos de todo México en lo que va del año Angelique Boyer y Sebastián Rulli lucen cuerpazos en la celebración de sus 7 años de noviazgo Alejandro González Iñárritu finaliza grabación de su nueva película en Ciudad de México La Final de Concachampions entre Rayados y América ya tiene fecha

Zócalo

|

Sociedad

|

Información

< Sociedad

Sociedad

Poema: UNA VISITA DE SAN NICOLÁS

Por Suplemento Zocalito

Hace 9 años


Era la noche antes de Navidad .. entonces alguien lo vio subiendo entregando regalos por las chimeneas y volando con sus renos

UNA VISITA DE SAN NICOLÁS
Autor: Clement Clarke Moore

Era la noche antes de Navidad, cuando en toda la casa
ninguna criatura se movía, ni siquiera un ratón.
Las medias fueron colgadas por la chimenea con cuidado,
la esperanza de que San Nicolás pronto estuviera allí.

Ya niños se encuentran todos cómodamente en sus camas,
mientras que las visiones de confites bailaban en sus cabezas;
y mamá en su pañuelo, y yo en mi gorra,
se había establecido apenas abajo de la siesta de un invierno largo.

Cuando en el jardín surgió como un ruido,
salté de la cama para ver qué ocurría.
Hacia la ventana volé como un flash,
rasgó las persianas y quité la banda.

La luna en el pecho de la nieve recién caída
dio el brillo de medio día a los objetos de abajo,
cuando, lo que a mis ojos, preguntándose debe aparecer,
sin embargo, un trineo en miniatura, y ocho renos pequeños,
con un conductor poco viejo, tan viva y rápida,
sabía que en un momento en que debe ser San Nicolás.

Más rápido que águilas sus corceles vinieron,
y él silbó, y gritó, y los llamó por su nombre:
“Ahora, Dasher! Ahora, Bailarín! Ahora, Prancer y Vixen!
En el Cometa! En Cupido! En, Donder y Blitzen!
!Para la parte superior de la terraza! ¡a la parte superior de la pared!
!Ahora el tablero de distancia! ¡tablero de distancia! ¡tablero lejos de todo!”.

Como hojas secas que antes de la salvaje volar huracán,
cuando se encuentran con un obstáculo, montaje al cielo,
así que hasta la azotea, los corceles volaban,
con el trineo lleno de juguetes, y San Nicolás también.

Y luego, en un instante, oí en el techo
El Cabriolas y pateando de cada pezuña poco.
como señalé en mi cabeza, y fue dando la vuelta,
por la chimenea de San Nicolás llegó de un salto.

Estaba vestido todo de piel, desde la cabeza hasta sus pies,
y su ropa estaba manchada con todas las cenizas y el hollín.
Un montón de juguetes que había lanzado sobre su espalda,
y que se parecía a un vendedor ambulante con sólo abrir su paquete.

Sus ojos –la forma en que brillaron– sus hoyuelos ¡cómo feliz!
Sus mejillas eran como rosas, su nariz ¡como una cereza!
Su boca graciosa poco se ha elaborado como un arco,
y la barba de su barbilla era tan blanca como la nieve.

El tronco de un tubo que tenía apretado entre los dientes,
y el humo que rodeaba su cabeza como una corona de flores.
Tenía una cara ancha y un vientre redondo,
que sacudió, cuando se reía, como un tazón de gelatina.

Estaba gordita y rolliza, un derecho duende viejo y alegre,
y yo me reí cuando lo vi, a pesar de mí mismo.
Un guiño de sus ojos y un toque de cabeza,
pronto me dio a conocer que no tenía nada que temer.

No dijo una palabra, sino que fue directamente a su trabajo,
y llenó todas las medias, luego se volvió de un tirón,
y poniendo su dedo a un lado de la nariz,
y dando un guiño, por la chimenea se levantó.

Se levantó de un trineo, a su equipo le dio un silbido,
y lejos de todos ellos volaron como el plumón de un cardo.
Pero le oí exclamar, antes de que él condujo fuera de la vista,
“¡Feliz Navidad a todos y buenas noches a todos!”.

Notas Relacionadas

Más sobre esta sección Más en Sociedad