Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Liberan autodefensas vía Victoria-Monterrey tras 24 horas de bloqueo Saraperos de Saltillo pierden serie en el Revolución ante Unión Laguna Investigan relación de Covid-19 con cáncer en Coahuila Cae 2.15% Petróleo mexicano y cierra en 93.08 dólares el barril Android no permitirá habilitar notificaciones de apps de origen desconocido por seguridad

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

Santa Catarina

Por Otto Schober

Hace 1 mes

“Antes de que surgiera el municipio de Ocampo en la historia de Coahuila, la región de San Buenaventura de las Cuatro Ciénegas, que comprendía entonces los terrenos que hoy le pertenecen a Ocampo, fue por muchos años, residencia habitual de los indígenas cabezas, contóntores, cocoyomes y bauzarigames, que pertenecían a la familia de los tobosos, que por muchos años atacaron a los conquistadores y las poblaciones que fundaban. 

En 1674, realizó una breve visita al paraje de Cuatro Ciénegas el alférez real, Fernando del Bosque con un reducido número de soldados, en compañía de fray Juan Larios. El 24 de mayo de 1800 se transforma en villa de Cuatro Ciénegas el antiguo paraje y ex-hacienda de Urdiñola, fecha en donde empieza la historia de Ocampo, al establecerse un pequeño rancho con el nombre de Catarinas, a unos 500 metros al noreste del lugar en donde hoy esta la cabecera del municipio de Ocampo. Los fundadores fueron Alejandro Estrada, Desiderio Tamez y Rafael Vázquez. En el sitio de su fundación, cerca del lugar llamado Los Ojitos, se encuentran unas casas en ruinas que ocupó la ranchería. 

En Los Ojitos brota un manantial de agua permanente y ahora es un barrio de la villa, que en aquel entonces fue abandonado al poco tiempo por causas que se ignoran y los tres fundadores en compañía de Pedro González, Joaquín, Pedro y Vidal Garza, Nicolás Alvarado, José Ma. Tovar y Antonio Guajardo, se instalaron de manera permanente y definitiva en un día indeterminado de 1828, en el sitio donde se encuentra la villa de Ocampo. Pronto este nuevo centro rural fue adquiriendo importancia con el aumento de sus habitantes y se transformó en congregación con el nombre de Santa Catarina, dependiendo en los aspectos político y administrativo del municipio de Cuatro Ciénegas. Se distribuyeron los solares e iniciaron de inmediato la construcción de las casas. Se señaló el sitio en donde estaría la plaza de armas y la iglesia. Una de las primeras casas construidas fue la de don Narciso Anaya al norte de la plaza, en donde hoy se encuentra la presidencia municipal. 

En la parte posterior de la primera manzana al occidente de la plaza principal, estuvo la casa llamada el avispero, que tenía unas ventanas pequeñas en la parte superior de los muros, para que sus dueños pudieran defenderse de los ataques de los indios. El 3 de julio de 1890, se signó el decreto que eleva a la categoría de villa a la congregación de Santa Catarina con el nombre de Ocampo”. (Tomado de “Las Cosas de Coahuila”, columna periodística de Álvaro Canales Santos)

Notas Relacionadas

Crisis que va en aumento 

Hace 22 horas

El PRI o coalición deben blindar la elección a gobernador

Hace 22 horas

Sucesión acelerada

Hace 22 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 22 horas

Crisis que va en aumento 

Hace 22 horas

El PRI o coalición deben blindar la elección a gobernador

Hace 22 horas

Sucesión acelerada