Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
¡Ludovico ya no aguanta otro infarto! Eugenio Derbez amenaza al Cruz Azul con dejarlos de apoyar si pierden la final contra el América Empatan Cruz Azul y América en la ida de la Final de la Liga Mx The Boys: México está a punto de cancelarse Responsabiliza Xóchitl Gálvez a AMLO por muerte de menor Emiliano en Tabasco Jeremy Renner no sabía si iba a regresar a actuar

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Nacional

¡Tren Maya, ‘error humano’ de robar!

Por Ricardo Alemán

Hace 1 mes

Sólo era cuestión de tiempo.

Sí, sólo debía entrar en operación regular, para que aparecieran las fallas en el llamado Tren Maya.

Fallas que son visibles en todo el trazo, en todos los tramos y que tarde o temprano provocarán un colapso mayor.

Y es que lo que ocurrió el pasado lunes en el citado Tren Maya sólo es el principio.

¿Por qué? Porque según expertos, la obra está tan mal diseñada, calculada, proyectada y realizada, que en pocos meses resultará inservible y miles de millones de pesos se habrán tirado a los bolsillos de quién sabe quién.

Sí, un saqueo y una deficiencia endémicos en todas las obras faraónicas de Obrador; obras que también colapsarán en cualquier momento y que de igual forma no han sido más que barriles sin fondo de la depredación sexenal.

Pero también por primera ocasión aquí le damos la razón al presidente López Obrador.

¿Por qué? Porque a su mejor estilo mentiroso y cínico, el Mandatario encontró y acuñó el mejor sinónimo para el delito de “robo”.

Sí, resulta que, según los caprichos discursivos y propagandistas de Obrador, el delito de “robo” debe ser interpretado “como un error humano”, no como aquella sanción que condenan hasta las Leyes Divinas.

Y es que, si partimos de la interpretación del Mandatario mexicano sobre el delito de robo, no existe duda de que el descarrilamiento del Tren Maya “fue un error humano”.

Sí, error humano de hijos del Presidente, de los amigos de los hijos del Mandatario y de toda la claque del primer círculo presidencial, quienes se han enriquecido hasta a náuseas de las llamadas obras prioritarias de la 4T.

Pero vamos por partes. El pasado lunes –y en medio de la implacable censura oficial-, algunos medios documentaron un peligroso descarrilamiento ocurrido en un tramo del Tren Maya, transporte bautizado en distintas partes del mundo como “El Tren de la Muerte”.

Resulta que una obra nueva, con pocas semanas de haber sido inaugurada y que supuestamente fue supervisada por los “expertos militares” que la construyeron, se descarriló de manera inexplicable.

¿Qué fue lo que pasó…? Se preguntaron propios y extraños.

Así lo respondió el Presidente en su mañanera de ayer martes 26 de marzo del 2024: “Hubo en la estación un error humano, no hubo un cambio de vía… en un aparato de vía… y se está buscando para ver si fue algo intencional o fue un error de los responsables del manejo de las vías…

“Y sí, tiene un sistema el tren, de seguridad, que funcionó y por eso afortunadamente no hubieron heridos y desgracias lamentables. Se está haciendo la investigación y vamos a ver qué cosa fue lo que pasó”.

Sin embargo, López Obrador olvida que apenas en días pasados, Latinus y Carlos Loret dieron a conocer un audio en el que los hijos del Presidente y sus socios en la construcción del Tren Maya, reconocen que la obra podrá colapsar en cualquier momento, pero en tono burlón dicen que, en su momento, ya verán cómo lo resuelven.

Todo se dio a conocer en un reportaje que revela el riesgo de que el Tren Maya descarrile, ya que las empresas de los hijos del Presidente y de sus socios habrían sobornado a los especialistas en avalar la calidad de los materiales de la obra.

Participan en el escándalo de corrupción –perdón, en “el error humano”-, el empresario Amílcar Olán, además de Andrés y Gonzalo López Beltrán, hijos del Presidente.

El trabajo periodístico reveló un audio entre Amílcar Olán con Pedro y Osterlen Salazar Beltrán, primos de los hijos de AMLO, en donde hablan sobre cómo se entregaron miles de metros cúbicos de balasto -la piedra sobre la que se colocan las vías del tren- para el Tren Maya sin certificaciones de calidad. Para ello, habrían sobornado al laboratorio que realizó las pruebas.

En la grabación se escucha la cantidad de dinero que entregaron a dicho laboratorio para que el material no fuera sometida al control de calidad.

“¡Ya cuando se descarrile va a ser otro pedo!”, dice en torno burlón Pedro Salazar, luego de explicar que cada 3 mil metros cúbicos, el balasto se debe de someter a una pruebas de calidad para garantizar su seguridad.

Y sí, más temprano que tarde descarriló el Tren Maya y la corrupción que lo provocó fue calificada por López Obrador como “error humano”.

Sí, el “error humano de robar”. Al tiempo.

 

EN EL CAMINO

Por el feriado de Semana Santa, el Itinerario Político estará de vuelta el lunes 1 de abril del 2024.

 

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 18 horas

A una semana… ¿qué tan cocido está el arroz?

Hace 18 horas

Efecto rebaño

Hace 18 horas

¿No que no?