Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Tele Zócalo Matutino / 18 de mayo de 2024 app Darán Tigres del Norte otro zarpazo musical; regresan a Saltillo Llega Guts, ‘El Espadachín Negro’ de Berserk, a Saltillo; estrenarán tráiler en Otakufest Trasciende Diana Salazar hasta el siglo 21; le dan formato de serie Destapa CTM más corrupción con auditoría

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

Un Alcalde, cinco regidores, y la tamaleada dominical en Saltillo

Por Luis Carlos Plata

Hace 1 mes

Para dimensionar: en el mejor de los escenarios y siendo muy generosos, cuatro de cada 100 saltillenses vieron el llamado “debate” entre los seis candidatos a Alcalde de su municipio, a juzgar por las visitas contabilizadas en la transmisión en vivo del Instituto Electoral de Coahuila, organizador del evento y único difusor.

Interesante sería saber, del total, cuántos habitantes de la capital en realidad sabían de su programación en domingo a las 6 de la tarde. Un horario que, si no es para ver el Super Bowl, no motiva otras actividades.

De acuerdo con el último censo, con datos de 2020, hay 879 mil 958 habitantes en Saltillo (cantidad que a la fecha es mucho mayor y puede alcanzar siete cifras con la oleada migratoria que ha traído la pandemia), así que, desglosando los registros (31 mil observadores en Facebook y 14 mil más en YouTube 24 horas después del ejercicio) habría que determinar, gracias a la dirección IP de las conexiones, cuántos de estos corresponden a la ciudad, considerando que al tratarse de una señal abierta se podía acceder desde cualquier lugar del mundo.

También cabría preguntarse si al mismo tiempo un solo usuario pudo establecer conexión a través de ambas plataformas, pero contabilizando dos vistas para efectos prácticos.

El caso es que se trató de una edición única; no habrá otros debates más, ni simulados ni en estricto sentido, salvo que algún interesado se ofreciese a organizar alguno y todos los candidatos estuviesen dispuestos a participar en él, algo que se antoja remoto a estas alturas.

No hubo un comunicador popular como moderador, a diferencia de procesos anteriores, y ningún medio de comunicación transmitió en vivo. Tampoco hubo espacio para contrapuntear planteamientos y puntos de vista, mucho menos propuestas a profundidad, ni alusiones personales (aunque se dieron habilidad para introducir algunas).

Durante 2 horas, los candidatos a la Presidencia Municipal de Saltillo presentaron lo que, en ese momento, día 15 de campaña (de 60 posibles) les pareció lo mejor para venderse, o simplemente lo justo para cumplir con el requisito y seguir adelante, en pos de la regiduría plurinominal.

Y aquí llegamos al quid de la cuestión: salvo Javier Díaz, el abanderado de la coalición PRI-UDC-PRD, quien ya perdió en 2017 la diputación local por el Distrito 14 de Saltillo (ojo), el resto de competidores con obtener 3% de votación válida emitida entrará como regidor al Cabildo, tienen un lugar, si no asegurado, a tiro de piedra, situación que condiciona su interés.

Dicho de otra forma: la elección fue previamente tamaleada. Por ello ante los temas de gobernanza filtrados anticipadamente por el IEC para que se preparasen, la respuesta fueron lugares comunes, ocurrencias, referencias erróneas, verdades a medias y crítica superficial.

Afortunadamente nadie habló lenguaje “incluyente”. La candidata del Partido Verde, afectada de afasia, tuvo que leer hasta su nombre y no pasó del “buenas tardes” en su primera intervención, la cual sólo se trataba de presentarse.

Nadie plantea soluciones de fondo a los problemas históricos: deficiente movilidad y nulo transporte público. No hubo mención para los migrantes, cuando la ciudad forma parte de la ruta hacia la frontera y estos forman un colectivo que requiere tomarse en cuenta en las políticas públicas, y tampoco una sola palabra acerca del expansivo aumento de personas en condición de calle, indigencia y mendicidad que distinguen a la zona urbana.

Nos admiramos de los regios, quienes en la boleta para Monterrey tienen a Patricio “Pato” Zambrano, Adalberto Madero “Madedito” y Mariana Rodríguez “La Chavacana”, cuando acá tenemos a “La Abogada del Pueblo”, una presunta “influencer”, y a “Lady Fashion”.

 

Cortita y al pie

Resulta curioso el reiterado enfoque de Javier Díaz con la “prepotencia gubernamental”, existente al interior de la Presidencia Municipal, como ha expuesto a manera de diagnóstico desde su arranque de campaña.

¿A quién se refiere, exactamente, cuando en la silla principal a la que aspira sólo han estado sus correligionarios del PRI, y sus familiares políticos del PAN?

 

La última y nos vamos

A falta de debate, el mejor desempeño en oratoria –por mucho– lo tuvo Mitchel Márquez, de Movimiento Ciudadano (gracias a las dotes de comunicador) y el peor Elisa Villalobos del Partido Verde (por la misma razón, en sentido inverso).

Javier Díaz y Alejandra Salazar, por su parte, acudieron bien preparados en su rol: uno aguanta como yunque, pues cuida la ventaja en preferencia que representa ser arropado por el emblema del PRI, y la otra golpea como mazo, con la expectativa de generar con ello voto opositor entre desencantados, resentidos y extraviados.

Amal Esper y Diana Hernández (originarias de Guadalajara y Ciudad de México, del PAN y PT respectivamente) fungieron como animadoras de la contienda en el extremo ideológico del espectro político una de otra.

Cuatro mujeres como candidatas por primera vez en una elección municipal. ¿Hacen diferencia?

Por lo demás, para un municipio en expansión y competitivo, lo ahí tratado significó una oferta política muy pobre. Paupérrima.

En resumen: nos tienen contentos –conformes, por lo menos– con muy poco.

Notas Relacionadas

Latente impacto de nueva ola de calor; cálida semana en Coahuila

Hace 3 horas

Vinculan a empresa coahuilense con Nahle; exhiben imperio gasolinero en el noreste

Hace 3 horas

Sera al poniente

Hace 3 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 3 horas

Sera al poniente

Hace 3 horas

Empleo, inversiones y crecimiento

Hace 3 horas

Adultos desamparados