Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
VIDEO: Chofer de transporte público atropella a perro intencionalmente; fuertes imágenes ‘Muy preocupante’ avance de variante delta de Covid-19: Boris Johnson Exigen a gobierno mexicano, relatores de la ONU y la OEA, se celebren en paz próximos comicios ¡Lo capturaron infraganti! Eduardo viola a una niña de 8 años El buró de crédito te puede ayudar a conseguir tu crédito de Infonavit; descubre aquí cómo lograrlo

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

¿4T o neoliberalismo?

Por Gerardo Hernández

Hace 4 semanas

Partidos, gobiernos, medios de comunicación y activistas se hallan enfrascados en las campañas para las votaciones del 6 de junio mientras los ciudadanos de a pie lidian con los problemas cotidianos y tres plagas a la vez: el coronavirus, los spots de los candidatos y la soberbia gubernamental; ahora solo hay vacunas contra la primera.

En un país donde la democracia no goza de cabal salud ni la clase política del mayor aprecio, los aspirantes dicen tener la panacea universal. Sin embargo, los electores ya no caen en el engaño: saben que la incompetencia y la venalidad de las autoridades y de los congresos, sin importar signo partidista u orientación ideológica, agravan los problemas en vez de resolverlos.

Estas serán, sin giros hiperbólicos, las elecciones intermedias de mayor calado, pues, al margen de los 21 mil cargos en disputa, se optará entre dos modelos políticos, económicos y sociales: 1) el de la cuarta transformación, emprendido por un presidente populista como Andrés Manuel López Obrador, quien, a pesar de su estilo personal de gobernar y de los yerros de su administración, cuenta con el respaldo de sectores históricamente ignorados a los cuales entrega subsidios en efectivo y sin burocracia ni “líderes” seccionales, pero también sin transparencia; y 2) el neoliberal, implantado en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, que si bien promovió la apertura económica y la modernización del país, favoreció la concentración de la riqueza, fomentó una enorme corrupción y agravó la desigualdad de ingresos.

El triunfo de López Obrador en 2018 —con la más alta votación después de un par de intentos infructuosos— no fue fortuito, sino una de las consecuencias del modelo neoliberal que puso al mercado por encima del Estado, consintió a las oligarquías, castigó a las empresas y a los trabajadores con reformas inicuas y postergó la justicia social. Los partidos también hicieron su parte: la atonía, falta de liderazgo y pérdida de identidad del PRI, PAN y PRD dejaron el campo libre al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) para convertirse en el catalizador del enfado e indignación nacionales. ¿Qué formación política lo es hoy? Ninguna.

Ver como hándicap la ausencia de AMLO en las boletas puede servir a las oposiciones y a otros agentes sociales, mediáticos y políticos para infundirse ánimo, pero también es una forma de aceptar su incapacidad para neutralizar a un Presidente fuerte, y convertirse en búmeran. El nombre de López Obrador no estará en las papeletas, pero su imagen es omnipresente en el acontecer diario: en las conferencias mañaneras, en el debate político, en los estados, en los medios de comunicación y en las redes sociales, en la vacunación…

Por paradójico que parezca, incluso los peores críticos de la 4T también son propagandistas suyos. “Ponemos demasiada atención en lo que López Obrador dice, y menos en lo que hace”, advierte Jorge Suárez-Vélez (Reforma, “Ineptitud destructiva”, 29.04.21).

AMLO llegará desgastado a las elecciones intermedias por su sobreexposición y sus reyertas con las cúpulas empresariales, los medios de comunicación y los órganos autónomos, pero, sobre todo, por la falta de resultados en temas prioritarios: economía, seguridad, salud y justicia. Los comicios servirán también para saber si la aprobación presidencial en las encuestas y la intención de voto por Morena son reales o simple espejismo. Pero aun sin obtener mayoría absoluta, el partido guinda sería la primera fuerza en la Cámara baja; y como tiene el control del Senado, el ansiado equilibrio entre poderes sería bastante frágil.

Notas Relacionadas

Vacunas Pfizer serán aplicadas a personas de 50 y más en Coahuila

Hace 3 horas

Se cancela vacuna a personal de empresas de 40-49

Hace 5 horas

En Saltillo brilla el arcoíris después del Covid

Hace 7 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 22 horas

Más inversiones en Piedras Negras

Hace 22 horas

Elecciones 2021: Mensajes claros

Hace 22 horas

El Águila de los Fundadores –II parte-