Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Despiden a hombre de su trabajo porque sus jefes descubrieron que su esposa es una estrella porno Suspenden al boxeador Hassan Nurdie por tatuajes nazis Frida Sofía dedica emotivo video a su difunta hermana, Natasha Moctezuma Ricardo Salinas reacciona a video de una familia que pone un cabello en la comida para no pagar la cuenta Thauvin envió un regalo a sus dos más fieles seguidoras en Francia

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

| Ser campanero tiene sus recompensas, como apreciar vistas inigualables de la Ciudad

Arte

Campanero: un oficio en extinción, pero pago con las mejores vistas

Por Agencia Reforma

Hace 1 mes


Ser campanero tiene sus recompensas, como apreciar vistas inigualables de la Ciudad, pero apenas quedan cerca de 30 ellos en Guadalajara

Guadalajara.- Ser campanero tiene sus recompensas, como apreciar vistas inigualables de la Ciudad, pero apenas quedan cerca de 30 ellos en la Ciudad.

Oswaldo Sánchez es un enamorado de las campanas de iglesia desde que tenía 15 años. Nadie lo obligó, ni fue un gusto heredado. Todo fue al azar.

Hace cinco años era monaguillo en la iglesia de San Pedro Tlaquepaque y el día de las fiestas de la Virgen de la Soledad, el padre le instó a tocar las campanas.

Yo no sabía nada, me subí y toqué como Dios me dio a entender. Fue muy divertido, me gustó y desde entonces me enamoré, no lo he dejado de hacer.

Puedo ser y hacer muchas cosas en mi vida, pero no dejaré las campanas, porque éstas son voces vivas que alguien escuchó hace cientos de años, porque son el sentimiento de una comunidad, no sólo la voz de Dios que llama a la oración”, resalta el joven de 20 años, que estudiará Derecho.

Pero no es fácil ser campanero: hay riesgos de lesión auditiva, hay que subir más de 100 escalones y tener una buena condición para mover instrumentos de toneladas de peso, pero en cambio se disfrutan las vistas de la Ciudad en campanarios que superan los 50 metros de altura y por tener la satisfacción de hacer un servicio a la comunidad, apunta Oswaldo, quien tañe las campanas de la Catedral Metropolitana y la Basílica de Zapopan.

Durante el Virreinato este trabajo fue de vital importancia -porque convocaba a misa, velorios, bautizos y bodas y advertía sobre peligros- pero ahora se ha olvidado, las parroquias ya no tienen campaneros de cabecera y la gente desconoce su labor.

Se ha perdido mucho el interés, la figura del campanero parece distante y es lamentable, a veces no hay suficiente gente para tocar todas las campanas de Catedral”, lamenta Oswaldo.

 

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 5 horas

Acusa Conacyt campaña de desinformación en redes y medios

Hace 5 horas

Mario Vargas Llosa llama a defender la democracia en Latinoamérica

Hace 12 horas

Viaja Adolfo Castañón a la región más transparente; platicará de Visión de Anáhuac

Hace 12 horas

Une Salvador Hernández a la ciencia y la filosofía

Hace 12 horas

Presenta Seminario Amparán en la FILC dos de sus antologías recientes

Hace 12 horas

Analizan las estrategias del populismo político

Hace 12 horas

Homenajean trayectoria a Alfonso Vázquez Sotelo en la FILC

Hace 16 horas

Estos grandes maestros del arte también procrastinaron, como tú

Hace 16 horas

Subastarán cuadro de Frida Kahlo valorado en 30 millones de dólares

Hace 1 dia

Celebrarán Consumación de la Independencia con exposición artística

Hace 1 dia

¿La has escrito mal? Ésta es la única palabra del español que se puede decir, pero no escribir

Hace 1 dia

Revela Geney Beltrán secretos: ‘La palabra puede etiquetar y rebajar la identidad del otro’