Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|TorreónEdición Impresa
Despega con Chuchuy / 28 de febrero de 2024 Localizan ‘excepcional’ sistema funerario prehispánico al hacer obras para alcantarillado en Nayarit Desaparece joven tras viajar con su novio a Mazatlán; familia pide ayuda para localizarla Sube de tono batalla en arenas de Arrakis; llega Duna: Parte Dos Vuelve en novela a recuerdos de ciudad; regresa AlbertoVillarreal

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Nacional

Cuando el río suena… complot no lleva

Por Carlos Loret de Mola

Hace 2 semanas

No es que se interrumpa su gira para saludar a la mamá del narcotraficante más famoso del mundo. No es que en las mañaneras trate a delincuentes con el respeto que no dispensa a los que considera sus adversarios.

No es que la oposición arme un expediente ante organismos internacionales porque las elecciones de 2021 fueron “narcoelecciones”, mientras él declaraba que la delincuencia organizada “se portó bien”.

No es que un magistrado del Tribunal Electoral declare que la incidencia del crimen organizado en las elecciones mexicanas ha ido creciendo y nadie quiere hablar de ello.

No es que en Guerrero, Zacatecas, Michoacán, Sinaloa y Chiapas los grupos narcotraficantes controlan cada vez más territorios. No es que sean varios los gobernadores morenistas con acusaciones de vínculos con el narco. No es que haya videos de líderes del narco con autoridades obradoristas.

No es que haya declaraciones de morenistas y exmorenistas confesando que el dinero del narco entró a Morena. No es que sea el sexenio con más asesinatos en la historia del país. No es que las denuncias de extorsión estén en niveles récord. No es que las madres buscadoras sigan encontrando fosas clandestinas, y que ya mejor pidan clemencia a los grupos del crimen organizado.

No. Todos los hechos anteriores vistos de manera independiente no son evidencia concreta de que el presidente López Obrador sea un narcopresidente. Pero cuando se ven todos juntos y se analiza qué ha pasado con los cárteles este sexenio –más poder, más territorio–, se entiende por qué un reportaje como el de ProPublica caló tanto.

Uno de los villanos favoritos de la mañanera, Genaro García Luna, fue declarado culpable de estar relacionado con el narco, con base en declaraciones de testigos protegidos.

Hace dos semanas, el reportaje reveló que hay cinco testigos protegidos que declararon a la DEA que el cártel de Sinaloa entregó 2 millones de dólares a la campaña presidencial de AMLO en el 2006.

El Presidente giró la narrativa: las declaraciones de testigos protegidos que antes alababa, hoy reciben contundente descalificación. La doble vara de López Obrador. Nada nuevo en su sexenio.

El Gobierno de Estados Unidos ha sido claro en que el caso está cerrado. No ha dicho que las acusaciones sean falsas ni que López Obrador sea inocente. Sólo que el caso está cerrado.

El Presidente luce descolocado por la penetración del #NarcoPresidente. Sabe que su imagen ante la opinión pública está en juego. La evidencia está a la vista de todos: el crimen organizado opera con cada vez más márgenes en México y el Gobierno, si no es cómplice, da permiso y no combate.

Ese es el problema. Que la propaganda no le está alcanzando al Presidente: la sospecha entre la ciudadanía está presente por todo lo que está a la vista. El río está sonando.

Notas Relacionadas

Sin narcopresidente

Hace 3 horas

¡Misión de Estado: silenciar a Loret!

Hace 3 horas

Pío recibe dinero para AMLO… yo fui al banquillo de los acusados

Hace 3 horas

Más sobre esta sección Más en Nacional

Hace 3 horas

Sin narcopresidente

Hace 3 horas

¡Misión de Estado: silenciar a Loret!

Hace 3 horas

Pío recibe dinero para AMLO… yo fui al banquillo de los acusados