Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
Saca la garra por Ormeño Nueve y contando; Munich se proclama campeón de la Temporada Karina se casa en junio Amena velada de cumpleaños Se suman Borja y García Reyes a Bres

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

Arte

Fue el 2020 el año de ansiedad y angustia: Ottessa Moshfegh

Por Christian García

Hace 3 semanas


Moshfagh es una de las escritoras estadunidenses más relevantes.

Saltillo.- “Los seres humanos somos capaces de hacer cosas horribles”, apunta la escritora estadunidense Ottessa Moshfegh, pero también agrega que “somos seres muy complejos”, así que lo agradable o despreciable que pueda ser una persona “depende del día” en el que se le trate.

Esa idea de observar a la especie humana como un ser cuya ambigüedad depende de muchos factores, es la que la ha convertido en un éxito de ventas, primero con su libro Mi Nombre era Eileen y, especialmente, Mi Año de Descanso y Relajación, novelas en las que las narradoras son mujeres inadaptadas que, conforme se ensordecen hacia el exterior, se escuchan a sí mismas y se construyen a través de ellas, cosa que cambia en La Muerte en sus Manos (Alfaguara, 2021), en la que cuenta la historia de Vesta Gul, una mujer que acaba de enviudar y se obsesiona con algo: la muerte de una joven llamada Magda.

A partir de ahí, y a través de sus caminatas acompañada de su perro, Vesta comienza a imaginar sobre los hechos que desencadenaron en el destino fatal de Magda. Un misterio que se crea dentro de la mente sin tener un asidero real en su mundo y con el que inicia la novela: “Se llamaba Magda. Nadie sabrá nunca quién la mató. No fui yo. Este es su cadáver”.

Así, de la misma forma que el personaje recrea escenarios sobre un hecho, Moshfegh hizo lo mismo con ella, con este “personaje muy interesante”, un personaje que fue construyéndose más como un lector que como alguien creado, ya que la autora “no la conocía, no sabía nada de su pasado, ni tampoco sabía cómo iba a ser su trayectoria a lo largo del libro. Cada día que escribía, me mantenía presente a su lado”.

Pero no solo la creación de Vesta fue un descubrimiento en la oscuridad, sino la misma trama de La Muerte en sus Manos, ya que según explicó la escritora en un acercamiento virtual con los medios, se propuso escribir al día mil palabras hasta que llegara al fin en “una especie de improvisación, en la que Vesta podía ir revelándose a sí misma a través de sus pensamientos, su forma de pensar, su narrativa, sus observaciones y en última instancia, también, su investigación sobre este misterio, este asesinato, pero también su vida, su propio pasado”.

En ese desdoblamiento personal, es en donde la novela entreteje dos misterios: quién asesinó, cómo y por qué a Magda, y quién es el personaje que obsesivamente piensa en esas razones y que, casi, se escribió ella misma, razón por la que Moshfegh la considera “una coescritora” del libro que estará a la venta el próximo 20 de julio.

Encierro personal
Los libros e historias de la escritora recobran una relevancia mayor cuando se reflejan en el contexto social actual, ya que muchas de sus creaciones están en un confinamiento personal, como el que ha sobrecaído en el mundo. Eso les da espacio para reflexionar desde sus espacios íntimos sobre lo que sucede con los otros allá afuera.

Para la autora de McGlue esto tiene que ver con la sicología de sus creaciones, ya que cuando “un personaje está aislado, permite que sea el narrador. Y como autor uno tiene una enorme libertad para escribir cómo es el interior de la mente y las emociones de un personaje, pero también las acciones y movimientos, y cómo se relaciona con los demás.

Además de que “el mundo que se crea se hace a través de una personalidad determinada y de cómo esta se refleja en el mundo exterior. Es la idea de que todos somos una isla o que todos somos uno, porque veo que el mundo de mis personajes son una especie de microcosmo del mundo exterior”, y si bien estos son el tipo de perfiles que ha utilizado en sus tres libros, admite que “no me gustaría vivir de estos personajes siempre”.

Esto se convierte, además, es una especie de metáfora del pensamiento contemporáneo en el que hay siempre un ruido mental y en el que “todos estamos un poco atascados en nuestra mente, tratando de conectar con los demás”, especialmente en este 2020 que definió como “el año de la ansiedad y la angustia”.

  • A LEER:
    La Muerte en sus Manos
    Ottessa Moshfegh
    Alfaguara, 2021
    Libro físico: 20 de julio
    Ebook disponible
    159 pesos

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 16 horas

¿Qué es una leyenda?

Hace 17 horas

Bailarines listos para el Encuentro Metropolitano de Danza Contemporánea

Hace 23 horas

Cruza Guatemala raíces creativas del Sur Global

Hace 23 horas

Entona voz de juventud el bel-canto

Hace 23 horas

Revive Teatro Garnica las leyendas de Saltillo

Hace 1 dia

Sigue, pese a denuncia, obra ilegal en Teotihuacán

Hace 1 dia

El Buen vivir: una serie documental hecha por comunidades indígenas

Hace 1 dia

Subastarán imágenes cotidianas e icónicas de la vida de Diego Rivera

Hace 1 dia

‘Brutal’ la caída en exhibición de cine en México durante 2021

Hace 1 dia

Subasta Christie’s de gala con Rufino Tamayo y Fernando Botero

Hace 1 dia

¡Las novedades editoriales de mayo ya están aquí!

Hace 1 dia

Con polémica exposición celebran aniversario luctuoso de Napoleón Bonaparte