Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
No estará Arámbula en serie de Luis Miguel Anuncian dueto Danna y Bisbal Pide el autor saltillense Livio Ávila donadores Vive primavera teatral en Foro Amapola con Los Últimos Cinco Años Denuncian empleados de Fonca pagos nulos

Zócalo

|

Arte

|

Información

< Arte

Arte

Invitan a coloquio virtual internacional: Arte, Política y Contracultura

Por Christian García

Hace 1 semana


Francisco Carballo, Lizzie Sells y José Pacho invitaron a expertos, artistas, activistas, académicos y pensadores al ciclo virtual de charlas Arte, Política y Contracultura, que inició ayer y se mantendrá hasta el próximo 18 de mayo en las redes sociales del Museo del Chopo.

Saltillo, Coah.- “Las certezas a las que nos aferramos durante los últimos 20 o 30 años están desintegrándose, son una especie de cascarón vacío y están cayéndose”, así define Francisco Carballo, director del Centro de Estudios Postcoloniales de Londres, los tiempos que cruza ahora la humanidad.

Entre ellos el clima político y social que ha explotado en movimientos ciudadanos por hechos como el asesinato de George Floyd en Estados Unidos, en Chile en 2019. Pero también las cuestiones medioambientales que demuestran “los últimos estertores del capitalismo, sus patadas de ahogado”, tiempos de los que la actual pandemia de Covid-19 es una señal que motiva a preguntarse tres cosas: “qué está pasando ahora, hacia dónde vamos y pensar hacia dónde queremos ir”.

Para explorar las posibilidades que encierran esas cuestiones, Carballo, Lizzie Sells y José Pacho invitaron a más de una veintena de expertos, artistas, activistas, académicos y pensadores al ciclo virtual de charlas Arte, Política y Contracultura, que inició ayer y se mantendrá hasta el próximo 18 de mayo en las redes sociales del Museo del Chopo.

 


Entre los ponentes están los argentinos Rita Segato y Walter Mignolo; los colombianos Francia Márquez y Hernando Chindoy, y los mexicanos Mauricio Montiel, Anne Boudreau, Adriana Lara, así como el colectivo GeoBrujas. Y lo que se busca es que “desde nuestros puntos de vista, que están en los márgenes y las periferias, conocer cómo se ve el mundo”, uno que está cruzado por tres líneas principales: el feminismo, la deconolización y el cambio medioambiental.

Porque para Carballo “no podemos pensar futuros sino pensamos en el feminismo, porque es clave para entender las revoluciones de nuestro momento”, mientras que mirar la desconolización, permite preguntarse “por qué después de 500 años hay una herida colonial que sigue abierta y sigue generando dolores”.

 

Encuentro de lenguajes
Dentro de este contexto de análisis, hay una disciplina que tendrá una relevancia central: el arte. Ya que esta permite “imaginar nuevos futuros, abre posibilidades”, y es necesario “pensar cuál es el papel del arte y de los artistas en el mundo que nos está tocando vivir. Porque da la impresión de que si todo se va a redescubrir, el arte y lo que los artistas representan en la sociedad debe de reinventarse. Eso es lo que también queremos ver: hablar con los artistas y saber cómo están repensando su propia práctica”, comentó a Zócalo en entrevista.

De esta forma, el panel se complementa con el alemán Tino Sehgal; los estadunidenses Andreas Petrossiants, Mark Dery, Greil Marcus, y Naief Yehya; los italianos Franco “Bifo” Berardi y Michelangelo Miccolis; así como los ingleses Ulrich Obrist, Lizzie Sells, y el venezolano Iki Yos Piña, el israelí Mauricio Diamnt, la boliviana María Galindo, el irlandés Oisín Monaghan, y los españoles Juan Carlos Monedero y Paul Preciado.

Todos ellos hablarán desde sí mismos y sus puntos de vista, dando paso a una “pluralidad” que permita ver “que en la sociedad hay puntos de contacto pero también enormes diferencias, ya que nos interesa revivir un viejo arte que casi se ha perdido: la conversación, y esta radica, entre otras cosas, en aprender a escuchar al otro, a hacer preguntas que ayuden a que el otro piense en voz alta y después analizar los argumentos que se están haciendo, y hacerlo sobre la marcha, con la urgencia de que tenemos que pensar juntos y hacerlo ahora”.

Así, el intercambio de opiniones, el encuentro con el otro y su pensamiento permite sembrar una relación distinta a las “increíbles polarizaciones” que actualmente reinan en el internet, el principal campo de batalla opinológico de la era moderna y que “son, también, increíblemente infértiles”.

De esta forma Arte, Política y Contracultura es un espacio para “imaginar otros mundos y no jugar a ser policías culturales; de lo que se trata es de tomar, reinventar y reimaginar las posibilidades del pensamiento, de la política y del arte.

Porque “una verdadera decolinización, y estoy convencido de que el verdadero feminismo, son las que, al cuestionar al patriarcado y las formas en que nos organizamos hoy, abre posibilidades para entender qué otra sociedad podemos construir. Entonces esos pleitos en redes sociales no creo que sean, o no deben de ser, de mayor trascendencia”, apuntó.

 

Más que ciencia ficción
Por ello el arte ocupa un lugar central en ese diálogo, puesto que es la herramienta que permite expandir la visión, tanto de sus creadores como sus espectadores, a esas posibilidades que, más que vedadas, estaban ocultas y sin explorar. La formación de nuevos lenguajes que permitan una mejor forma de comunicación es, quizá, uno de los caminos que los artistas deberán crear para, así, llegar al entendimiento con el otro.

“El arte puede abrir la imaginación, los imaginarios y puede construir nuevos lenguajes, así como otras formas de relacionarnos con los otros y con nosotros mismos. Y una de las cosas que sentimos es que el lenguaje de pensar la política –el de los funcionarios, las elecciones las columnas que analizan la actualidad de nuestras sociedades–, está anquilosado; es un lenguaje artrítico, por eso tenemos que ir hacia los márgenes de disciplinas como el arte, que se dedican a pensar lo que no habíamos pensando, para poder encontrar esas soluciones que, si es que aún estamos a tiempo, enderezarán la nave.

“A veces sentimos que estamos en un escenario de la ciencia ficción de la catástrofe, en la que ya no hay demasiado tiempo. A mí me gustaría pensar que todavía queda tiempo, pero para poder hacer algo hay que abrir las posibilidades de lo que podemos concebir”, concluyó el investigador.

Notas Relacionadas

Pide el autor saltillense Livio Ávila donadores

Hace 21 minutos

Vive primavera teatral en Foro Amapola con Los Últimos Cinco Años

Hace 21 minutos

Denuncian empleados de Fonca pagos nulos

Hace 23 minutos

Más sobre esta sección Más en Arte

Hace 23 minutos

Visibiliza MACO con protestas situación de desalojo

Hace 54 minutos

Tenochtitlan, 500 años, cambios y retos en ‘Arquine’

Hace 1 hora

El escritor argentino César Aira gana el Prix Formentor de las Letras 2021

Hace 6 horas

SEP e ilustradores acuerdan mantener trabajo conjunto

Hace 10 horas

Fallece Carlos González Lobo, exponente de la arquitectura social y participativa en México

Hace 18 horas

‘No es viable cerrar el MACO, hay que generar proyectos y recursos’

Hace 23 horas

¿Se impondrán ferias de arte a la realidad postpandemia?

Hace 23 horas

Relata Jaime Mesa la ‘hiperviolencia’

Hace 1 dia

Derechos de autor de la música del Himno Nacional Mexicano pertenecen a un estadounidense

Hace 1 dia

Alianza de Editoriales Independientes cuestiona convocatoria de la SEP

Hace 1 dia

Anuncian auditoría y cierre temporal del MACO, por adeudos a trabajadores

Hace 1 dia

A casi 2 años del incendio de Notre Dame, así se ve el ‘bosque de andamios’ en la catedral