Saltillo|Monclova|Piedras Negras|Acuña|Carbonífera|Monterrey|Ciudad De MéxicoEdición Impresa
¿Cuánto dura cada síntoma tras contagio de Ómicron, variante de covid-19? Va Roberto Palazuelos por gubernatura de Quintana Roo con Movimiento Ciudadano Suman dos canadienses muertos en ataque en hotel Xcaret ¡Cuanto sentimiento! Loros cantan canción de Jesse y Joy Mujer deja su carro en el taller y un mes después lo encuentra en centro comercial

Zócalo

|

     

Opinión

|

Información

< Opinión

 

Coahuila

Los triunfos y las derrotas deberían manejarse con la misma connotación

Por Ramón Rocamontes

Hace 1 mes

Amigo lector, se ha preguntado que hace un atleta de alta competencia, un equipo de la NFL o de la Liga Premier de soccer, cuando ganan y cuando pierden?.

Me parece una pregunta detonante de inicio muy interesante, por todo lo que mencionaré a continuación.

Los atletas y equipos de elite, han saboreado las mieles del triunfo, pero también la amargura de una derrota, que jamás deberá ser un fracaso, si lo vemos desde el punto de vista que el que está allí, en el centro de la competencia o juego, es un ganador; porque solo el que no hace nada no se equivoca.

Un claro ejemplo: ¿Que sucede con los atletas que no llegan a Juegos Olímpicos? ¿Son fracasados? ¡No! ¡Por supuesto que no! Son ganadores, que en su intento, se quedaron en el camino. Pero vuelven a iniciar un ciclo olímpico y a seguir intentándolo.

Lamentablemente, los medios de comunicación, la afición o incluso la misma organización del equipo o la familia, magnifica una derrota, como el peor de los fracasos, que lo llevan como un pecado capital o al grado que serán excomulgados de su comunidad. Y es que en el deporte profesional se maneja dinero y desde luego intereses.

Ojo amigo, gane o pierda su equipo predilecto, boxeador preferido, el techo de su casa, no se caerá, no va a dejar de vivir, al menos que haya apostado una lana y haya perdido. Con todo lo anterior, no va a dejar de fluir el tráfico, ni las 24 horas del día, tampoco los mil 440 minutos y los 86 mil 400 segundos del día y las 168 horas de la semana, van a dejar de caminar. La vida seguirá estimado amigo.

Hay dos cosas importantes que debemos entender; no podemos hacer nada para cambiar lo que ya pasó, ni está en nuestras manos, lo que sucederá mañana, es decir, que debemos vivir en el día más importante de nuestra vida, que es HOY.

No piense usted que solamente, cuando sus equipos ganan, se van a hacer una carne asada o a festejar y hacen una gran algarabía, por este triunfo. Por supuesto que disfrutan su triunfo, pero hasta ahí, así debería ser. El sinónimo de triunfo es compromiso.

Cuanta gente vive de los triunfos de ayer y se desenfocan en lo que viven en el día a día, es por eso la importancia, de darle una connotación especial al triunfo y manejarlo como es, una victoria que se logró por el esfuerzo, disfrutarlo, pero hasta ahí. No es más que el resultado por el que se trabajó, pero tampoco es más que las personas que lo lograron. Y de inmediato enfocarse en lo que sigue. Así de frío es, pero mucha gente no le da esa importancia a este punto tan sencillo, pero que hace diferencias.

En contra parte tampoco cuando no se da el triunfo, apoco el jugador o el equipo se esconde y se deprime. Tiene que ver para adelante y seguir viviendo, se supone. Obviamente duele perder, a nadie le gusta sucumbir, sin embargo para ganar, hay que saber perder.

Quien no ha ganado, que no haya saboreado los triunfos y las derrotas, lo que aprende al ganar, es igual de importante como cualquiera de sus compañero, aunque el resto de la gente lo vea de otra manera, y es que gane o pierda, aunque sea profesional o amateur; jamás perderá su valor de persona.

Para todo lo anterior, es importante contar con una fortaleza mental, que es y será sin duda, uno de los requisitos más importantes y quizá que debería estar presente en toda la actividad deportiva.

Si llega a faltar la fortaleza mental, muy difícilmente se podrá hablar de un atleta o deportista exitoso a pesar de una buena técnica o preparación física, pero lamentablemente no todos se mantienen en un nivel siempre; y es que un deportista promedio, en ocasiones es bueno y en otras no.

Por eso fundamentalmente trabajar la preparación psicológica, sobre todo en la élite, ya que la preparación técnica o la manera de entrenar es similar, pero el que hace una mejor preparación de la mente, es el que destaca con el triunfo.

Ojo, el que mejor preparado está en la parte mental, aunque tenga menores aptitudes o capacidades físicas, podrá superar a su contrincante. Comprobadísimo.

En éste aspecto se puede decir, que la variable más importante es la autoconfianza, ya que un deportista o atleta que no tiene confianza en sí mismo, no podrá rendir su verdadero potencial.

La confianza que se tenga uno, es fundamental en el desempeño deportivo del deportista o atleta.

Dicha variable debe estar desarrollada de tal manera que no sólo se tenga confianza, sino que pueda mantenerla o recuperarla, a pesar de que las cosas no salgan como uno quiere; incluso si tiene el marcador adverso o situaciones diversas.

Siempre deberá de creer en sí mismo y en sus posibilidades sin importar que tan complicadas sean las circunstancias, pero eso se entrena.

No hay nada más seguro para incrementar la confianza que los triunfos y para disminuirla, las derrotas, es por eso, que el deportista o atleta, debe trabajar, desde pequeñas y metas para tener pequeños triunfos cada día y así incrementarlas paulatinamente.

Es importante que el entrenador, desarrolle esta habilidad, que cobra tal relevancia, porque es uno de los personajes más significativos del atleta y en la persona que confía. Y para poder entrar en el entorno del deportista, se debe de convencer al entrenador, con lo que se generará mucha confianza, ya que a través de él, es con el que se trabaja.

Es así como con el entrenador se trabaja, para asesorarle y optimizar el trabajo conjunto. Así como de manera separada, para poder consolidar su habilidad psicológica, o igual en el momento que disminuya su confianza.

En todo este contexto, es importante el manejo adecuado de los triunfos, que deben de tener un mismo trato que las derrotas, y aunque te dejan grandes aprendizajes, te dan experiencias, que te servirán en los triunfos.

Amigo lector, pregúntele a George Foreman, cuando tenía 21 años y que sucumbió ante Mohammed Ali, en 1974; cuando era favorito para ganar a éste último, por su juventud, con más de 10 años menor que Ali.

Pero al final perdió por la falta de fortaleza mental, aunque físicamente estaba en excelentes condiciones, lo que se pensaba que le daría la victoria, pero no, quizá con un adecuado trabajo psicológico, las cosas, hubieran sido diferentes, y como consecuencia, esto le arrastró muchos tropiezos, que superó después de años de una prometedora carrera.

En contra parte, otro caso, que te puedo comentar, es el del brasileño, Vanderlei da Lima, quien en el maratón de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, corría en primer lugar con una extraordinaria ventaja, pero tristemente, fue interceptado por un aficionado, que lo sacó de la carrera, lo que le hizo perder tiempo, y momentos después, se recuperó y aunque no ganó el oro.

Se pudo haber quedado a reclamarle al aficionado, pero regresó y se quedó con un valioso bronce; que de igual manera lo hizo muy feliz. Mostró una gran fortaleza mental para recuperarse de una adversidad que no se ve todos los días, para superar, la frustración, el malestar y enojo, para luego reincorporarse y subir al podio.

Lo bueno de la fortaleza mental, así como todos los aspectos del trabajo psicológico con deportistas, es que se pueden trabajar y desarrollar habilidades.

Las habilidades mentales se trabajan y se mejoran, así cómo se hace con la parte física, eso es lo bueno de la psicología deportiva, que brinda soluciones reales y prácticas.

Muchos deportistas o atletas, han tenido la madurez y sencillez, de acercarse al psicológico del deporte en busca de apoyo, lo que les ayuda a encontrar soluciones a los problemas que ha tenido. Lo que les ha llevado a disfrutar de las mieles del triunfo, y superar, gracias a un trabajo metodológico, pero también a manejar adecuadamente las derrotas, que no han sido y no dejarán de ser, enseñanzas y experiencias para ser mejor deportista o atleta, que a la larga te dejarán grandes enseñanzas para la vida. Hasta la próxima!.

Notas Relacionadas

Revisión a los transportistas urbanos 

Hace 15 horas

Los yacimientos de carbón más importantes del mundo están en la Carbonífera… ¿Y luego?

Hace 15 horas

Los hermanos de Maximiliano

Hace 15 horas

Más sobre esta sección Más en Coahuila

Hace 15 horas

Revisión a los transportistas urbanos 

Hace 15 horas

Los yacimientos de carbón más importantes del mundo están en la Carbonífera… ¿Y luego?

Hace 15 horas

Los hermanos de Maximiliano